AnálisisPS4

Labyrinth of Refrain: Coven of Dusk – Análisis PS4

La bruja, el libro y el laberinto

El rol más clásico, la exploración y toneladas de humor cargado de sarcasmo se dan la mano en este JRPG con tintes de Rogue Like. Os traigo el análisis de Labyrinth of Refrain: Coven of Dusk, título desarrollado por Nippon Ichi Software que nos ofrece una experiencia RPG por turnos. En la base funciona con las mecánicas más tradicionales y esenciales del género, pero se atreve a añadir a algunos toques personales. Para bien y para mal.

Saliéndose de lo habitual, no encarnamos a ningún personaje como tal, sino a un libro mágico, el Tractatus de Monstrum. Gracias a este libro podemos controlar a unas marionetas mágicas que serán nuestros brazos ejecutores en el laberinto que debemos explorar; de esta manera podremos recorrerlo sin peligro. Labyrinth of Refrain da un pequeño giro de tuerca a la perspectiva subjetiva. La historia gira en torno a una bruja, su libro mágico y su pequeña aprendiz, Luca. El objetivo de nuestros protagonistas es desentrañar el misterio que se esconde bajo la pequeña ciudad de Refrain. En el centro de la ciudad hay un pozo prohibido, que esconde la entrada al famoso y peligroso laberinto que da nombre al juego.

Nuestra bruja, llamada Dronya, está convencida que dicho laberinto está lleno de poder mágico y riquezas, pero según su libro mágico, escrito por el único hombre capaz de salir con vida del laberinto, quien baje tendrá que enfrentarse con multitud de peligros; desde hordas de criaturas a miasmas venenosas. A medida que avanzamos vamos conociendo nuevos elementos argumentales que enriquecen la trama del juego.

La ciudad va desvelando poco a poco sus misterios más oscuros, y nuevos y perturbadores personajes van uniéndose al reparto. En conjunto, se va conformando una trama con un gran potencial, sin embargo, se topa con un problema : la narrativa puede resultar engorrosa y agotadora. Al carecer de animaciones o escenas dinámicas, el juego deja reposar todo el peso de la trama sobre los diálogos. Por desgracia, estas conversaciones pueden llegar a ser muy aburridas debido a su duración y asiduidad. Cuando hayamos acabado el juego nos habremos pasado horas leyendo líneas de diálogo. Además, estos textos no están traducidos al español.

A pesar de cimentarse en las bases más típicas del género, Labyrinth of Refrain se permite imprimir algo de carácter propio en las mecánicas jugables. Para empezar, el hecho de que no encarnemos a un personaje convencional hace que la experiencia se sienta muy distinta de lo habitual. Al principio puede resultar hasta desconcertante, no sabemos quiénes somos. Como os comentaba hace un momento, no controlamos a la protagonista de la historia, sino a un libro mágico. Este libro contiene un alma encerrada dentro y nosotros somos esa alma, por lo tanto, el libro es nuestra única forma de movernos en el mundo terrenal. A través de esta herramienta controlaremos a un ejército de marionetas mágicas y utilizaremos a estos esbirros para combatir dentro del laberinto. Por lo tanto, tendremos que levearlos y mejorarlos.

Sin embargo, este sistema de marionetas no será la única rareza jugable. Ichi Nippon apostó por una perspectiva subjetiva en primera persona. No vemos a nuestros personajes en pantalla en ningún momento, lo único que tendremos a la vista serán los distintos indicadores de vida, puntos de habilidad y maná. Esto hace que la experiencia jugable durante los combates no tarde en ser monótona y algo desabrida. Solo observaremos a nuestros enemigos mientras elegimos nuestras acciones y vemos las cantidades de daño aparecer en pantalla.

Fuera del combate, en la exploración del laberinto, encontramos lo que probablemente sea la faceta más atractiva del juego. Tendremos que ir descubriendo una extensa red de pasadizos y salas, plagadas de secretos, enemigos y otros peligros. Al igual que durante el combate, jugaremos en primera persona, aunque en este caso la perspectiva subjetiva es más adecuada. A medida que avanzamos iremos registrando el mapeado, que se organiza en casillas cuadriculadas, que simbolizan un paso cada una. Como elemento interesante, cada vez que bajamos al laberinto este habrá cambiado. Aunque el mapeado que hayamos descubierto se mantenga intacto, la disposición de ítems, enemigos y fuentes de maná será totalmente aleatoria. Un interesante añadido roguelike que consigue diferenciar este título del resto del género.

La exploración del laberinto no será solo horizontal, sino que tendremos que ir profundizando en las numerosas plantas del mismo. Con cada piso que descendemos la dificultad se irá incrementando. Una diferencia de una sola planta puede ser una barrera insalvable que nos obligará a mejorar a nuestros personajes.

El sistema de creación y personalización de personajes en Labyrinth of Refrain responde a una premisa bastante interesante. Como os decía anteriormente, nuestra protagonista no será quien se adentre en el laberinto, sino sus esbirros mágicos. Nosotros podremos crear a estas marionetas a nuestro gusto. Para ello necesitaremos dos ingredientes básicos: un cuerpo de marioneta y un alma para animarlo. Ambas piezas las encontraremos explorando el laberinto, sin embargo, nada más empezar nos darán tres de cada una. Así nos podremos crear tres soldados para empezar nuestra aventura.

Cuando creamos a nuestras marionetas podemos elegir entre seis clases distintas con las que conformar nuestro coven o escuadrón. Las seis clases utilizan habilidades muy distintas, pero todas se pueden encuadrar en dos grupos principales: vanguardia o retaguardia, duras y defensivas o de apoyo y ofensivas, respectivamente.

Además de la clase, tendremos que elegir la habilidad especial de cada personaje, su naturaleza y su esquema de crecimiento natural. La naturaleza determina si el personaje es más ofensivo, defensivo o equilibrado. Por otro lado, el crecimiento natural determina qué atributos se potenciarán más o menos cada vez que subimos de nivel. Por desgracia, las habilidades se hacen algo escasas y desembocan en un combate un tanto monótono y aburrido.

En resumen, Labyrinth of Refrain: Coven of Dusk es una experiencia que mezcla las raíces más tradicionales del RPG con algunos toques innovadores. Sin embargo, el desarrollo puede volverse monótono y engorroso, tanto a nivel argumental, con los extensos y repetitivos diálogos, como en el desarrollo del combate. Para acabar, recomendaría este título únicamente a los fans consagrados del género. Si seguís con ganas de más RPG por turnos echadle un ojo a nuestro análisis de Octopath Traveler.

Labyrinth of Refrain: Coven of Dusk

Puntiación Final - 6.5

6.5

Interesante

Una experiencia original dentro del género que resultará interesante para los fans del mismo. Sin embargo, puede resultar algo monótono y repetitivo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

JaviMGarcia

Made in 1992 y pegado al mando de una consola desde del 97. Aspirante a alcalde de Raccoon City, a cazador de Yharnam y a periodista de videojuegos. Si me quieres encontrar busca la consola más cercana.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X