AnálisisPC

Bohemian Killing – Análisis PC

Asesinato y misterio en París durante el siglo XIX con mecánicas jugables que no terminan de cuajar

Ambientado en París durante la década de 1890, Bohemian Killing es un título desarrollado por The Moonwalls y distribuido por Libredia Entertainment que nos pone en la piel de Alfred Ethon, un famoso inventor que acaba de ser acusado del asesinato de una mujer, perpetrado días atrás. La propia introducción del título es toda una declaración de intenciones, al mostrarnos como, efectivamente, días antes del juicio nuestro protagonista acuchilla a sangre fría a su víctima. De vuelta al juicio, el juez nos instará a relatar nuestro testimonio sobre los hechos sucedidos la noche de los autos, y ahí es donde la inventiva y astucia del jugador entran en acción.

El planteamiento de Bohemian Killing parte de una premisa muy sencilla: generar una coartada mediante mentiras y engaños para utilizar como defensa durante el juicio y con el objetivo último de ser declarados inocentes y evadir la pena. En función de lo sólida que sea la coartada y de las decisiones tomadas a lo largo del testimonio de Ethon, el desenlace del juicio variará, mostrándose así un abanico compuesto por nueve desenlaces diferentes. Aunque distintos entre sí, estos finales pueden agruparse en dos grupos bien diferenciados (aquellos en los que el acusado es declarado inocente y los que es declarado culpable, más un final especial).

El juego permite, en primera persona, libertad de movimientos por todo el mapa (compuesto por dos edificios y la calle que los conecta entre ellos, además de varias localizaciones extras como un bar o la celda en la que el protagonista esperará en los interludios del juicio), acercando así la obra a los denominados walking simulator. Al igual que en los títulos de este género, la exploración será clave. En el caso de Bohemian Killing, será imprescindible para localizar todas las posibles evidencias que sirvan de resulten útiles a la hora de confeccionar nuestra defensa, así como descubrir todo el entramado de fondo que ha provocado que el protagonista acabe en la situación en la que se encuentra. Además, hay ciertos objetos y acciones a lo largo del juego que generarán un pequeño diálogo con el juez, lo que alterará la confianza de este sobre el protagonista, tanto mejorándola como empeorándola. Este será otro factor a tener en cuenta a la hora de determinar si nuestro testimonio servirá o no a su propósito.

Medir los tiempos será clave en algunos puntos del juego para evitar crear incongruencias con el resto de evidencias y testimonios del juicio.

Sin embargo, aunque su premisa inicial resulta prometedora y muy atractiva, Bohemian Killing falla en la ejecución. Tras varias partidas consecutivas, puede deducirse que Bohemian Killing basa su trama en una escala de valores, en la que completar la partida con todas las evidencias posibles y realizando cada acción de forma correcta y a tiempo (lo que equivaldría a obtener una puntuación del 100% en el desarrollo del juego) está estrechamente relacionada con obtener el final en el que el protagonista es declarado inocente. Y, teniendo ese como punto de referencia, el resto se distribuyen en función de cómo de alejado está el resultado obtenido de esa partida con el 100% conseguido.

Por lo tanto, mientras que en un juego de toma de decisiones, basados en los antiguos libros de «Crea tu propia Aventura», se espera que la trama se ramifique a medida que se toman decisiones relevantes, dando un esquema en forma de árbol, las decisiones que afectan a la trama de Bohemian Killing se disponen en línea, creando una escala gradual entre cada final, ordenados de mejor a peor, por lo que el efecto de decidir tu propio final se difumina hasta quedar reducido a la obtención de la mejor puntuación posible. Haciendo justicia con el título, sí existen algunos finales que son determinados por realizar una acción en concreto, pero se trata de casos puntuales y que a efectos prácticos son ligeras variaciones del mismo final.

Existen algunas acciones, como reconocer el propio asesinato, que influirán directamente en el veredicto del juicio, pero se trata de una minoría dentro de todas las acciones factibles en el juego.

Aunque Bohemian Killing de la sensación de tener una amplia variedad de desarrollos y finales, la realidad es más bien modesta. Bien es cierto que existen una cierta cantidad de eventos que pueden suceder o no en el transcurso del juego, pero estos no sólo no son un gran número de ellos, sino que al ser simplemente elementos que suman o restan en la escala para determinar el final del juego, carecen de peso a la hora de obtener un final (en la mayoría de los casos) y se convierten en algo totalmente prescindible, lo que empobrece la experiencia.

Otro de los fallos a remarcar de Bohemian Killing es que, en un título de sus características, debería jugar a su favor el hecho de iniciar nuevas partidas para experimentar nuevas decisiones. Sin embargo, al tener un carácter tan lineal, este hecho resulta tedioso e incluso aburrido para quienes se planteen completar la totalidad del juego, por lo que lo que debería ser uno de sus mayores atractivos acaba resultando en una característica que juega en su contra.

Bohemian Killing cuenta con nueve finales diferentes, pero debido a su desarrollo, desbloquearlos todos puede llegar a resultar muy tedioso.

No todo lo que muestra Bohemian Killing lo hace mal. Su ambientación es perfecta, situando el juego en una versión de París de finales de siglo XIX dotada de un ligero toque de steampunk que se observa en los pequeños detalles, como el diseño de la daga plegable del protagonista. Las voces de los personajes, en concreto las del protagonista y el juez (las más escuchadas durante toda la obra) hablan en inglés, pero mantienen el acento y algunas expresiones propias del francés, lo que da un punto extra para sumergirse en la obra. La música, aunque no destaque, cumple su función con creces y acompaña al resto de la ambientación.

Existen otros detalles que rematan el diseño, como por ejemplo los comentarios y pintadas que se pueden observar en las fachadas de los edificios. Los buenos observadores también podrán ver un claro paralelismo plagado de referencias entre el mito griego de Prometeo y la historia que subyace bajo el testimonio de Alfred Ethon.

Existe una gran cantidad de referencias que permiten que la ambientación del juego sea correcta y bien cuidada.

No sería justo decir que Bohemian Killing es un juego ligero o mal elaborado. Su trasfondo y diseño demuestran con creces que ha sido una obra elaborada con el mayor esfuerzo y dedicación posible. Sin embargo, comete un error que si no desmorona toda su estructura, sí la deja bastante tocada. El estudio The Moonwalls ha tratado de crear una obra que aunase tanto elementos más propios del juego como una historia que incitara a la reflexión, pero lo que debería ser su pilar principal no termina de cuajar a la hora de la verdad, por lo que desemboca en una obra que se queda coja desde la primera toma de contacto.

Bohemian Killing

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

Aunque su planteamiento y premisa resultan sumamente interesantes, las mecánicas jugables de Bohemian Killing no terminan de funcionar en la práctica, lo que deja al título con una experiencia de juego totalmente plana y evita que este transmita su mensaje al jugador.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Simone Solitaire

A veces cuento historias cuando todos los demás duermen. Escribo sobre videojuegos cuando me dejan.

Actualidad

Cerrar
X