AnálisisPS4

Yakuza Kiwami 2- Análisis PS4

La fabulosa batalla del Dragón de Kansai contra el Dragón de Dojima

Yakuza Kiwami 2 es el segundo título de la saga que llega a Occidente este año. Además, los dos primeros títulos en la línea cronológica de la saga, Yakuza 0 y Yakuza Kiwami, se lanzaron en PC el mes pasado, abriéndose así a un nuevo y potente mercado. La expansión de la saga Yakuza es imparable, y eso ha sido gracias a la enorme calidad que siempre han atesorado todos sus títulos. Yakuza Kiwami 2 representa la culminación de todos los títulos de la serie a nivel técnico, y para muchos también a nivel jugable.

Utilizando la base de Yakuza 6: The Song of Life, Sega ha conseguido un producto que brilla en todos sus aspectos, un juego que no se siente desfasado como ha ocurrido con otros títulos de la serie que han llegado años después de su lanzamiento japonés. Yakuza Kiwami 2 ha venido a competir de tú a tú con el resto de supreproducciones que estamos recibiendo este año. Si tenemos en cuenta que su argumento es uno de los más sencillos de seguir de toda su historia (sin por ello dejar de ser épico y maravilloso dentro de su universo), y que presenta a casi todos los protagonistas principales del universo Yakuza, puede suponer una puerta de entrada mucho mejor que el anteriormente mencionado Yakuza 6.

Compradlo. Es Yakuza 2 con el motor gráfico Dragon Engine, aquí mucho más refinado que en la sexta entrega, lo que también repercute de forma positiva en la fluidez de los combates. Incluye una minicampaña con Goro Majima y las misiones secundarias siguen siendo increíbles; ah, y puedes utilizar un escudo medieval de arma gracias a la potenciación del uso y almacenamiento de armas, dando más variedad a los ya excelentes combates vistos en Yakuza 6. Como complemento se incluyen dos líneas argumentales en base a dos minijuegos, similar a lo visto con JUSTIS en la última entrega: uno de gestión de un club de huéspedes y otro de gestión de tropas.

Conclusión: Yakuza Kiwami 2 es una de las mejores entregas de la serie al refinar al máximo la fórmula vista todos estos años. En el Olimpo de la saga junto a Yakuza 0 y Yakuza 6.

Si aún así queréis empaparos de los detalles que acompañan a esta entrega, sumergiros en la segunda parte del análisis para conocer más de este magnífico juego

La serie Yakuza siempre se ha jactado de ser casi un género en sí mismo. Utiliza un (semi) mundo abierto con misiones principales y secundarias, pero siempre siguiendo una gran cantidad de reglas propias que lo hacen muy diferente a casi cualquier otro producto el mercado (al igual que ocurre con los Shenmue, con los que comparte esencia y mecánicas). En este (semi) mundo abierto podremos movernos por varios barrios a pie o mediante viaje rápido a través de taxis, ya que no hay conducción de vehículos.

Kiryu Kazuma es un legendario yakuza perteneciente al clan Tojo y que cumple las máximas de conducta y solidaridad propias de esta organización en su concepción, siempre con tiempo para ayudar a aquellos que lo necesiten. A pesar del buen fondo de nuestro protagonista, todas las entregas de la serie cuentan con cruentas historias típicas en las películas basadas en la yakuza, pero llevando la epicidad de sus disputas a cotas casi absurdas. Drama, intriga, comedia y emoción están siempre presentes en estos juegos.

La historia principal enfrenta a Kiryu contra el heredero de los Omi, Ryuji Goda, conocido como el Dragón de Kansai. Su obsesión por ser reconocido como el más poderoso Yakuza le llevará a enfrentarse a Kiryu, el Dragón de Dojima, en una lucha para demostrar quién es el más poderoso, y así evitar la alianza de ambas familias. En esta entrega se presentan varios personajes que tendrán importancia en futuras entregas y conoceremos mejor a otros como Goro Majima o Date; esto unido al extenso prólogo que el juego te ofrece al empezar hace que cualquiera pueda acceder desde aquí a la serie Yakuza muy cómodamente. Además es la entrega con mejor factura técnica y con el combate más refinado (aunque con un único estilo de lucha, a diferencia de lo que pasa en títulos como el primer Kiwami o Yakuza 0).

La gran variedad de historias secundarias siguen siendo uno de los principales alicientes de este Yakuza. Esta saga siempre se ha caracterizado por unas misiones secundarias que apuestan por sorprender al jugador a través de sus historias, ya que la mayoría siempre se resuelven a puñetazo limpio. Están al nivel de calidad visto en otros títulos de la serie, teniendo casi más importancia que la campaña principal en muchas ocasiones gracias a su mezcla de humor y crítica social. Además ahora muchos personajes secundarios de estas subhistorias pueden protagonizar geniales momentos en los combates. Probad a combatir cerca de ellos y veréis…

En cuanto al apartado gráfico, Yakuza Kiwami 2 mejora el rendimiento del Dragon Engine visto en Yakuza 6, ofreciendo las mejores representaciones jamás realizadas de Kamurocho y Sotenbori (impresionantes las texturas del pavimento mojado reflejando las luces de neón), manteniendo la práctica ausencia de tiempos de carga al entrar en edificios y combates, y las excelentes animaciones faciales. Al hacer mejor uso del Dragon Engine el combate se siente mucho más orgánico y sin físicas extrañas, hay nuevos movimientos y finishers y se ha potenciado el combate con armas para dar mayor variedad a la propuesta. Aún así aquellos que vengan de Yakuza 6 encontrarán un sistema de combate casi idéntico, con muy pocos añadidos.

El sistema de progresión se basa en puntos de experiencia que se usan para potenciar parámetros como salud, defensa, ataque… o bien para desbloquear movimientos, ataques finales o habilidades pasivas. Se distribuyen en cinco categorías diferentes que potenciaremos mediante la resolución de combates, eventos aleatorios, misiones y probando diferentes combos de comidas y bebidas.

Una de las principales señas de identidad de la saga siempre ha sido su sencillo y brutal combate. Yakuza nos ofrece un sinfín de combates contra grupos de enemigos en los que tendremos bastantes opciones para defendernos: golpe suave, golpe fuerte, agarres, lanzamientos, bloqueos, contraataques y las combinaciones que hagamos entre ellos conforman un sistema muy fácil de dominar y que no se llega a hacer repetitivo gracias a la gran cantidad de golpes finales contextuales y armas disponibles. Podemos quedarnos las armas que dejan los enemigos para usarlas más tardes, además de adquirir diferente equipamiento que mejora nuestras características básicas, dándole un ligerísimo toque RPG que se agradece.

Los combates funcionan como en un JRPG tradicional: vemos al grupo de enemigos por la calle en tiempo real y si nos alcanzan comienza el combate. Podremos luchar o también huir, o llevar el combate al interior de muchos edificios para que no nos rodeen tan fácilmente, por ejemplo. Es un combate impresionante de ver y tremendamente divertido de jugar a pesar de su falta de complejidad.

Los principales añadidos de esta entrega son una mini campaña protagonizada por Goro Majima (uno de los personajes más perturbados y queridos de la serie) y dos juegos secundarios, pero potencialmente adictivos hasta el punto de suponer experiencias plenas por sí mismas. Cada uno de estos juegos forma parte de una línea argumental que nos llevará varias horas completar al margen de la campaña principal. Eso sí, como casi todo en este juego, es opcional. Tú decides si simplemente quieres disfrutar de la historia principal o prefieres perderte en el resto de experiencias que ofrece el juego.

El primero es la gestión de un club de huéspedes, que son un tipo de negocio muy popular en japón. En ellos dirigiremos a las chicas del local para que hablen con los clientes según una serie de parámetros, como si de un juego de estrategia se tratara.

El otro juego es uno de gestión de tropas en el que manejaremos a un grupo de luchadores que tendrán que defender ciertas propiedades de la empresa constructora de Majima. Es una evolución del juego de gestión de tropas de JUSTIS visto en Yakuza 6 que, aunque ligeramente menos intuitivo que en el que se basa, sigue resultando muy divertido. Además ambos juegos añaden un factor coleccionable al basarse en el reclutamiento de personajes para engrosar nuestras filas, dividiéndolos en rangos de rareza según sus habilidades. En muchas ocasiones me he sentido avergonzado de lo poco que había avanzado en la trama principal debido a las horas que he pasado con estas actividades.

La mini campaña de Goro Majima es un interesante añadido, ya que es una historia inédita de este personaje que transcurre de forma paralela al argumento principal de Kiwami 2, además de explicarnos lo que pasó con el personaje tras la primera entrega. Controlar a Majima con este sistema de lucha es una delicia, a pesar de hacerse ligeramente repetitivo debido a la falta de progresión del personajes a lo largo de los capítulos de su historia.

Y por supuesto ningún Yakuza que se precie carecerá de una amplia gama de minijuegos a nuestra disposición. No solo son realmente entretenidos, sino que es sorprendente lo pulida y compleja que es la jugabilidad de algunos de ellos: desde los más anecdóticos como el mítico karaoke, las máquinas de gancho o el Virtua Fighter 2 hasta el Go y el Shogi, juegos de estrategia tradicionales bastante complejos. Por último, vuelve una característica muy demandada por los fans: El Coliseo, una jaula en la que Kiryu combatirá en emocionantes combates uno contra uno con adversarios clásicos de la franquicia y también con otros que se estrenan en esta ocasión.

Como crítica en este aspecto debo decir que, a pesar de geniales adiciones como los juegos en los que participamos en los urinarios públicos, Sega insiste en sus últimas entregas en que Kiryu participe en actividades bastante discutibles teniendo en cuenta su sentido de la justicia. Por ejemplo, hay una actividad consistente en ver un vídeo erótico de una mujer japonesa real y decirle guarradas mientras Kiryu le hace fotos con cara de enfermo.

Va más allá de si el juego es divertido o no, ya que los personajes protagonizan muy a menudo situaciones absurdas. Es solo que no me pega como algo que realizaría el legendario yakuza; sin embargo tan solo es una apreciación personal de alguien que ha manejado demasiado tiempo a este inspirador personaje. Cada uno debe darle la importancia que considere.

Con un broche final así a la serie Kiwami se nos hace la boca agua pensando en la calidad del recién anunciado Project Judge de Sega, que usará una gran cantidad de elementos de este juego en su aspecto y jugabilidad.

Como suele ser habitual en las aventuras del Dragón de Dojima, todo lo que escribamos se queda corto ante la magnitud de la experiencia jugable que propone esta obra. Minijuegos, mecánicas jugables que podrían ser juegos independientes, historia principal, subhistorias, torneos… y todo ello acompañado de una factura técnica impecable, un doblaje exquisito y una banda sonora acorde a la epicidad que vemos en pantalla. Y además es una entrega que te permite entrar muy fácilmente a una de las mejores series de videojuegos de la actualidad.

Por supuesto tiene fallos: sigue siendo un juego con textos en inglés (esto debe solucionarse de cara al futuro si Sega quiere lanzar definitivamente a su franquicia estrella a la escena mainstream), la selección de minijuegos no es la mejor de la serie y hay muy pocas novedades a nivel jugable (más allá de añadir los juegos de gestión y la atención en el combate con armas), por lo que el que venga de Yakuza 6 puede sentir que se podría haber hecho más hincapié en esto.

Aún así Yakuza Kiwami 2 es un firme candidato a GOTY que no deberíais dejar pasar; lo diferente y variado de su propuesta hará que encuentres en ella algo que te atraiga sin remedio.

Yakuza Kiwami 2

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Yakuza Kiwami 2 supone la culminación de la serie a nivel técnico y jugable. Un firme candidato a GOTY gracias a su firme voluntad de divertir y sorprender al jugador ofreciendo una variedad en su propuesta jugable sin igual.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Cerrar
X