AnálisisSwitch

Prison Architect – Análisis Switch

Crea tu propia Shawshank

Hace mucho que juego a Prison Architect porque ya sabéis que eso de poder gestionar algo y encima encerrar a la gente en celdas tienen un no sé qué que me chifla. Pero ahora en serio, le he podido echar muchas horas a la versión de PC por puro gusto, así que cuando anunciaron la versión de Switch no dudé en demasiado en querer probarlo. Manejar el conflicto de las bandas, las fugas, la falta de dinero, todo desde la comodidad del sofá tiene que estar bien. O eso es lo que yo pensaba.

En este análisis me centraré en destacar los aspectos del juego que trae la híbrida de Nintendo, ya que Introversion SoftwareDouble Eleven nos trajeron Prison Architect hace ya casi tres años y el estilo de juego va a ser el mismo, aunque para los novatillos en la prisión haré un pequeño repaso.

En Prison Architect tenemos para elegir tres modos distintos que más tarde iré explicando, aunque os recomiendo comenzar por el Modo Historia. Este modo nos servirá prácticamente como tutorial, enseñándonos en cada episodio las diferentes mecánicas con las que podremos encontrarnos más adelante. Ya sea hacernos cargo de la construcción más básica en el primero, hasta la contratación de empleados, cacheos o talleres para los presos más adelante.

No son demasiado largos y cada historia nos llevará a una prisión distinta, por lo que siempre podemos aprender cosas nuevas mientras nos empapamos de historias de capos de la mafia, motines o asesinatos. Es divertido, es entretenido y, lo dicho, es más un tutorial para poder acceder a los otros modos de juego.

Pero la joya de la corona es el Modo Libre, donde poder empezar desde cero tu propia prisión. Al comenzar la partida podemos elegir entre varias opciones, teniendo hasta 16 tipos de alcaides diferentes. Algunos harán que los guardias sean más duros, que la comida sea más barata, que los presos sean más dóciles… Elegir bien tu alcaide puede darte algunos beneficios en tu partida, aunque también tienen sus desventajas. Es un poco lo que le da más de variedad a la partida, ya que si queremos bosque o no, lagos o construcción preexistente no seré tan decisivo.

También podemos elegir la dificultad, siendo que contra más dificultad mayor sea el mapa para construir y mayor número de presos podrás albergar en tu linda cárcel; pero a más presos más problemas. Los comienzos serán duros y puede que haya algunos conceptos que no sepas manejar, pero en realidad todo es bastante intuitivo. La verdadera dificultad será cuanto tengas 100 presos que cuidar, alimentar, vestir y entretener

¿El problema en Nintendo Switch? Los controles. Adaptar un juego de gestión con teclado y ratón donde moverse por menús a un control con el mando de Switch no ha sido demasiado logrado. El panel táctil es inexistente, por lo que tendremos que movernos por el mapa con los joysticks y por los menús con las crucetas, algo que lo hace bastante engorroso, sobre todo si lo que necesitas es rapidez.

El juego dispone de varias velocidades, pero para cambiarla tienes que entrar en el menú, así que o tienes el menú siempre abierto y te quitas media pantalla de la vista y tienes que estar abriendo y cerrando con los diferentes botones de la cruceta. Así que tal vez lo más cómodo es jugar con el modo dock, ya que podrás tener una mayor visión del mapa y de tus presos, quitándole un poco la gracia a que sea una versión portatil.

El siguiente modo del que dispondremos será el Modo de los Alcaides. Aquí, tras un breve registro, podremos acceder a las funcionalidades online del juego y sumarnos al ranking de la comunidad. Contra menos muertos o presos fugados y más calidad tenga tu cárcel más arriba podrás estar. Pero lo verdaderamente importante de este modo es poder construir prisiones para compartirlas con el mundo. ¿Quieres hacer La Roca, un resort de lujo para los criminales o una dura cárcel para tener controladas a las bandas? Desde este modo podrás compartir todas tus creaciones, así como también jugar con las cárceles creadas por otros usuarios.

Lo más llamativo de Prison Architect es su estilo. Unos pequeños monigotes de color naranja (o rojo, según su peligrosidad) que se mueven entre corredores en una pequeña cárcel, pero aún así están realmente detallados, pudiendo distinguirlos por su ligero cambio de tamaño o incluso sus tatuajes. Esto es algo que se agradece en Nintendo Switch, que para mi gusto creo que le va bastante este estilo, e incluso en el modo portátil es fácil de reconocer.

Pero muy gracioso, muy divertido, mucha libertad, ¿pero qué podemos hacer en Prison Architect? No es solo la creación de una cárcel, desde su sistema de electricidad y tuberías hasta la colocación de ventanas. Aquí podremos gestionar a los presos, incluso de forma individual para seguirles la pista; las diferentes salas: un gimnasio, biblioteca, salas de recreo, jardines, máxima seguridad… ; así como los horarios de las comidas o de irse a dormir.

Aunque mi parte favorita son las fugas, porque está claro que habiendo una cárcel van a haber presos que se quieran fugar. Tendremos que hacer controles, tanto dentro como fuera del perímetro, y vigilar los robos o los posibles soplos. Si crees que un preso que se ha apuntado a un taller de carpintería no va a fabricar un muñeco, robar una sierra, abrir un agujero bajo el váter en el cambio de guardia y hacer un túnel hasta el exterior para escapar en el camión de la basura es que estás muy equivocado. Pero bueno, para eso estás tú, para evitarlo.

Prison Architect debería estar en tu biblioteca sí o sí si te gustan los juegos de gestión y de construcción. Es divertido, intuitivo y con un amplísimo modo libre con muchas opciones con las que pasar horas y horas creando la cárcel perfecta. Pero quizás la versión para Nintendo Switch flojea bastante, ya que aunque se ve bastante fluido, el movimiento por los menús lo hace lento y poco eficaz.

Prison Architect

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Prison Architect es un must de los juegos de gestión que has detener en tu biblioteca, pero quizás la versión de Switch no es la más indicada.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Cristina J. Lerena

Filóloga a ratos libres y jugadora casi a tiempo completo. Me gustan los juegos de rol, las aventuras gráficas, los mundos abiertos y las alitas fritas.

Actualidad

Close
X