AnálisisXbox One

Dead Age – Análisis Xbox One

Rol y supervivencia zombie

Nos encontramos ante un título que aparece en Xbox One bastante tiempo después de su lanzamiento en Steam allá por julio de 2016. Dead Age es un juego de rol que, por su narrativa y jugabilidad, puede recordar a esos juegos de mesa en los que un “master” nos cuenta los acontecimientos que se van sucediendo y lanzamos dados con la esperanza de obtener el número necesario para salir airosos, salvando las diferencias, claro está.

Este juego no tiene una premisa original, todo hay que decirlo, los apocalipsis zombies han sido explotados hasta la saciedad y los muertos vivientes han perdido ya todo el terror que un día infundieron. Lo que no está tan explotado es hacer un juego con mecánicas nuevas e interesantes que, aunque se vea lastrado por un argumento de lo mas trillado en los últimos tiempos, pueda funcionar y entretener.

Por tanto; ¿es Dead Age un título con mecánicas interesantes que pueden entretener al jugador durante horas? Sí, pero en la práctica todas ellas se quedan a medias por falta de contenido, y esto es una pena porque es un título que realmente apunta a tener mucho potencial.

El juego nos da a elegir entre varios trabajos, y estos se pueden personalizar con diferentes atributos y habilidades; podemos fabricar objetos, armas y municiones de varios tipos, gestionar nuestro campamento de supervivientes, visitar diferentes localizaciones en busca de recursos y misiones, conocer nuevos supervivientes que se añadirán a nuestro grupo, tomar decisiones que cambiarán el transcurso de la partida y un sinfín de cosas más. ¿Qué ocurre? Por ejemplo los trabajos disponibles se pueden contar con los dedos de una mano, la variedad de opciones disponibles a la hora de personalizar nuestros supervivientes se reduce a decidir qué tipo de arma manejarán mejor y cuál será su trabajo, la fabricación de objetos únicamente consiste en reunir materiales de la forma más cansina posible y los eventos aleatorios son unos pocos que se repiten hasta la saciedad, e igual ocurre con los combates. Creo que dicho esto ya sabéis más o menos cuál es el gran problema de este Dead Age.

Dentro de lo que cabria esperar en un juego de rol, hay muy poco dónde elegir. Aquí podemos ver que solo hay cinco trabajos disponibles y muy pocos modos de juego.

La primera vez que nos pongamos a jugar es recomendable realizar el prólogo que nos enseña todo lo necesario para manejarnos en condiciones, se trata de un título que consiste en navegar por menús casi todo el rato así que no resulta muy complicado. Por otro lado, también se nos explica cómo funcionan los combates por turnos contra los zombies, y es en este momento, así como en el menú principal, cuando el juego tiene algo de carga gráfica, mostrando, por cierto, algunos problemas de rendimiento en esta versión de Xbox One.

Una vez sepamos cómo se juega podemos pensar en empezar una partida en “modo casual” para jugar más relajados o en “modo hardcore” para una experiencia más intensa; si no activamos ninguno de esos dos modos, el juego asume por su cuenta que queremos el “modo normal” que es un intermedio entre los dos. También hemos de elegir la clase o “trabajo” de nuestro primer personaje. Conforme avanza la partida será imprescindible que haya diversidad de “trabajos” entre nuestros supervivientes (a partir de ahora utilizaré la palabra “clase”).

Empezamos la partida en nuestro campamento de supervivientes, el campamento, que de cara al jugador no es más que un menú donde seleccionamos qué hacer: si ir a la cantina para hablar con nuestros compañeros de las misiones que nos ofrecen, decidir a dónde será nuestro próximo viaje, ponernos a fabricar lo que sea, consultar los desafíos disponibles… En fin, cosas que se suelen hacer en un campamento.

Lo normal es empezar la partida con dos supervivientes, nuestro personaje y otro que nos asigna el juego. Una vez consultemos las misiones podemos viajar a un lugar disponible, que son muy pocos, y en ellos las realizaremos, además, dependiendo de que lugar sea, tendremos más o menos posibilidades de encontrar objetos y materiales concretos, lo cual cambia también en función de si es de día o de noche.

En primer plano, un dialogo del “narrador” del juego que se dirige directamente hacia nosotros, lo cual en un juego de rol es fundamental para metenernos en la historia. De fondo se puede ver el típico menú que sale entre medias de una misión; nos muestra nuestro avance en ella y con las pestañas de arriba podemos gestionar nuestro inventario.

Las misiones, ya sean buscar un AK-47 perdido en el bosque, ir a la autopista a saquear vehículos accidentados o salir en busca del familiar perdido del superviviente que encontraste hace cinco días, vienen a funcionar siempre de la misma forma; seleccionamos el lugar de viaje requerido para la misión y nos dedicamos a recorrer una media de 20 áreas por misión hasta lograr el objetivo que siempre es salir airoso después de completar todas las áreas.

Cada área es un combate contra un grupo de infectados y de vez en cuando podemos encontrar objetos y materiales o se nos presenta algún evento aleatorio. Estos eventos conllevan decisiones importantes que pueden significar la muerte de un compañero, salvar a otra persona y obtener recompensas o conseguir un nuevo superviviente para nuestro equipo. Otros eventos consisten en la probabilidad de obtener algún beneficio, por ejemplo: estamos por la autopista y hay una ambulancia cerrada, si elegimos abrirla tendremos que seleccionar el personaje más adecuado para ello, es decir, el que tenga mas “astucia” en este caso. Si sale bien obtendremos recursos médicos, si sale mal nos vamos con las manos vacías. En otras ocasiones existirá la posibilidad de que un superviviente salga herido intentando buscar o abrir algo, con lo que es necesario seleccionar quién desempeñará la tarea y si realmente merece la pena arriesgarse.

Este menú es el campamento. Recurrir a esto me ha parecido bastante flojo.

Una vez terminada la misión se acaba un día, los personajes recuperan algo de vida descansando, el juego se guarda automáticamente y comienza el nuevo día con más cosas que hacer. Y así sucesivamente hasta que la partida se acaba

Gestionar los recursos correctamente es la clave de la supervivencia y es en este punto donde el juego comienza a despertar interés. Tenemos que asegurarnos de volver con raciones de comida suficientes para nuestra supervivencia en el campamento; de no ser así nuestros compañeros acaban muriendo de hambre, además también hay que decidir quién se sale del grupo de exploración para dedicarse a fabricar objetos. A la hora de subir de nivel tenemos que tener en cuenta qué es lo que hay que potenciar y lo que falta en nuestro equipo; por ejemplo, salir a un misión sin un médico es bastante arriesgado. Encontrar armas, municiones y kits médicos es realmente difícil por lo que hay que fabricarlos, pero ¿en cuál nos conviene actualmente gastar nuestros materiales? ¿o sería más fácil tratar de comprárselos al mercader?

Salir a una misión sin municiones o suministros médicos significa ir a un viaje sin retorno, o al menos sucede cuando ya han pasado algunos días en el modo normal. Antes he mencionado que las misiones consisten en un combate detrás de otro con algún evento aleatorio por medio. Pues entre combate y combate tendremos que gestionar todo lo que llevamos encima, por ejemplo, equipar un arma distinta o cambiar el tipo de munición, asignar puntos de nivel a los personajes o decidir quién será el afortunado que reciba una cura. Tener algún error en este aspecto será severamente castigado, aquí la muerte es permanente y si nos quedamos sin personajes en mitad de una misión perdemos la partida.

Solos ante el peligro frente a dos zombies hambrientos, se me olvidó fabricar kits médicos pese a tener suministros suficientes, error que pagué con un GAME OVER.

Sin embargo, me parece que en este apartado también faltan cosas, quedaría muy chula una visión en 3D del campamento y ver cómo va creciendo; en resumen, que todo el apartado de la gestión fuera más gráfico en lugar de solo hacer clicks en menús. Por otro lado, lo suyo hubiese sido controlar a los supervivientes por un escenario en 3D o 2D generado aleatoriamente a la hora de hacer misiones, con diferentes caminos a seguir lo que daría más opciones a la hora de pensar que debemos hacer en lugar de combate tras combate.

El juego tiene un sistema de combate por turnos de los de toda la vida en los juegos RPG, pero Dead Age, añade más elementos estratégicos al combate; por ejemplo, para usar alguna habilidad concreta debemos acumular puntos de acción y para ello debemos pasar un turno sin hacer nada con el personaje. También se debe decidir qué armas y equipo llevarán los supervivientes antes de comenzar una pelea contra los zombies, porque hacer esto en mitad de la batalla supone perder un turno y darle una ventaja al enemigo.

Los personajes pueden tener diferentes habilidades según su clase y los atributos que le aumentemos a medida que suben de nivel. Siempre está bien tener a un médico en el grupo, puesto que puede curar a los compañeros si hay suministros médicos disponibles, pero no puede curarse a sí mismo a no ser que disponga de un kit médico al igual que cualquier otro personaje. Se pueden asignar puntos de experiencia a un arma concreta para obtener habilidades con la misma; si subimos puntos al combate con escopeta podremos disparar un perdigonazo que afectará a todos los enemigos, y así con el resto de las armas. Como la munición escasea, también es conveniente tener un personaje que pelee cuerpo a cuerpo, para ello subiremos su atributo correspondiente y conseguirá otras habilidades distintas.

Sin embargo, esto se ve de nuevo lastrado por el gran problema de este título y es que faltan muchas cosas; apenas hay variedad de zombis y el repertorio de habilidades tampoco es para tirar cohetes, y resulta que los enemigos también tienen el mismo problema, porque utilizan habilidades contra nosotros, pero estas son muy típicas; bajar la defensa, aturdir, etc… y tampoco hay mucha variedad.

Estaréis pensando en que quizás Dead Age sea un juego mediocre; bueno, los bugs y los problemas de rendimiento en esta versión de Xbox One es imperativo que se solucionen, porque tener que tomar una decisión sobre “¿qué personaje debería enfrentarse a este peligro?” y que en lugar de los puntos de vida de los supervivientes aparezca “[PLAYER HP]” no es para nada agradable. Pero no llega a ser un juego malo, es más, si sus autores deciden ponerse a introducir mas zombies, armas, habilidades, personajes, mecánicas, eventos aleatorios y todas las cosas que hemos comentado, es posible que termine siendo un juegazo. Por el momento es un juego que puede entretener unas horas hasta que empieza a hacerse repetitivo, a los amantes del rol probablemente les guste mucho más por lo que se lo recomiendo sobre todo a ese público.

Dead Age

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Dead Age es un juego que tiene buenas ideas pero no está muy completo. Seguro que gustará a los fans de los juegos de rol y los zombies, por lo que si eres de esos échale un vistazo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2. Fan de los First Person Shooter clásicos.

Actualidad

Cerrar
X