AnálisisPC

Escape: Close Call – Análisis PC

Arranca, acelera, escapa y disfruta de la velocidad y la adrenalina

Escape: Close Call es la experiencia arcade de persecución policial que recuerda a juegos antiguos, quizás demasiado, como Rally-X o más actuales como DCR: Drive Crash Repeat, este último desarrollado al igual que Escape: Close Call por Tarboosh Games.

Supongo que todos nos hemos preguntado alguna vez cómo sería escapar a toda velocidad realizando giros imposibles al volante de una deportivo mientras la policía nos persigue. Pues Escape: Close Call nos permite disfrutar de todo esto sin poner en riesgo nuestra vida. Estamos ante un juego que nos sitúa en medio de una persecución llena de acción donde nos rodean policías y tendremos que escapar de ellos en partidas que duran unos 10 minutos, así como salir de la ciudad y darles esquinazo.

Aunque la premisa es simple, es un juego realmente complicado. Estamos ante un título que no es fácil de dominar, realmente difícil al principio pero muy satisfactorio una vez lo controlamos. Nuestro vehículo no parará de moverse durante toda la partida, nuestro deber es guiarlo para realizas giros imposibles, buscando crear accidentes alucinantes e intentando así librarnos de los policías antes de quedarnos sin gasolina.

Además del control de la dirección podremos elegir una serie de mejoras. Volvernos invisibles, obtener torretas o ralentizar a los enemigos son algunas de estas ventajas. Estas habilidades durarán durante un periodo escaso de tiempo, pero también podremos mejorar cosas como el depósito de la gasolina, que se mantendrán durante todo el juego. Mecánicas jugables que recompensan el riesgo y la destrucción.

Obtendremos puntos por crear horribles accidentes, por conseguir que varios coches de policía de estrellen y por atropellar zombis que saldrán de los escombros. Crear todo este caos tiene una recompensa visual pues podremos ver restos de zombies, explosiones o marcas de derrape por todo el mapa que, sumado a la velocidad del coche, crea una sensación de superioridad y poder gratificante. Además en todo momento aparece un reloj que contará el tiempo que pasamos realizando un giro para aumentar nuestros puntos, esto nos creará la necesidad de mantenernos lo máximo posible realizando un truco y nos llevará a fallar en numerosas ocasiones si pecamos de avariciosos.

Conseguir estos puntos es la clave del título que consigue crear en el jugador la sensación de necesidad, de repetir hasta conseguir un récord, de crear más y más caos y más y más puntos, hacer lo suficiente como para librarnos de la policía y escapar. Y esto es algo que me ha tenido realmente enganchada.

El dinero que conseguimos al completar los niveles podremos utilizarlo para mejorar nuestro coche y las ventajas anteriormente mencionadas. Mejoras que son prácticamente insignificantes pues al mínimo roce con un coche policial y… game over, al final lo único que cuenta es dominar los controles.


Gráficamente llama la atención al principio un estilo muy sencillo a base de polígonos que quizás choque al empezar a jugar, pero es de agradecer ya que este estilo simple permite mantener la atención del jugador en el vehículo y no despistarse con elementos externos. Además una vez comienzas la partida el menú es muy intuitivo y es fácil reconocer todo lo que está ocurriendo en pantalla, cosa muy importante debido a la complejidad del título.

La progresión dentro del juego va por niveles y debemos completarlos todos en el tutorial para poder enfrentar el siguiente modo. Podremos desbloquear un total de 25 coches con manejo y habilidades diferentes, así como un diseño único fácilmente diferenciables.

Un título que cuenta con numerosos logros cada cual más difícil de conseguir, así como un ranking mundial y otro para tus amigos donde se comparan tanto puntos como tiempo, lo que de nuevo aumenta la imperiosa necesidad de conseguir más y más puntos que se mantiene constante a la hora de jugar.

Escape: Close Call es un título que, sin saberlo, se ha hecho un hueco en mi lista de juegos que recomiendo, es realmente adictivo y tiene sin duda un gran potencial. Pero como cualquier otro título tiene fallos.

Es un arcade con toque de roguelike pero que omite la parte de la generación procedural, obligándonos a recorrer una y otra vez las mismas calles, que tras un tiempo se nos harán repetitivas y puede aburrir.
Además, una vez le has pillado el truco al juego, a mí me ha creado una sensación de frustración al ver que el coche se queda muy rápido sin gasolina, que la policía, que tantos dolores de cabeza me había dado al principio, ahora ya no es una amenaza. Quizás se agradecería un aumento de la difícultad en los últimos niveles.

Pero al final no puedo negar que este título me tuvo realmente enganchada. Escape: Close Call ofrece la experiencia que busco en un arcade: divertido, exigente, adictivo… y por ello lo recomiendo a todos aquellos que les guste la velocidad y las persecuciones apasionantes.

Escape: Close Call

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Escape: Close Call es un arcade donde tendremos que escapar de persecuciones policiacas realizando giros imposibles para conseguir puntos y más puntos. Un arcade que recomiendo a todos los amantes de la velocidad.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Ángela Tajuelo

Soy una maestra Pokémon destinada a salvar Hyrule, que ahoga sus penas en videojuegos y anime.

Actualidad

Close
X