AvancesXbox One

Metro Exodus – Primeras Impresiones

Nos adentramos en la fría Rusia gracias a la demostración en la Gamescom

Se nota que la serie Metro está evolucionando. Donde anteriormente nos movíamos casi únicamente por la red de metro de Moscú, luchando contra mutantes y desmantelando grupos de enemigos en busca de recursos escasos como balas, en este Metro Exodus viajaremos a través de la ruta siberiana.

Y tiene todo el sentido del mundo si hacemos caso a las novelas de Dmitry Glukhovsky en donde en sus dos primeras entregas se nos contaba cómo EEUU y Rusia finalmente habían decidido lanzarse los misiles nucleares a la cabeza y los únicos supervivientes habían sido aquellos que se habían escondido en las profundidades del país de Stalin. Pasados varios años, concretamente en el 2036, año en el que ocurre esta nueva entrega, comienza ese atrevimiento de salir de debajo de la tierra e iniciar ese “éxodo” en busca de un asentamiento seguro en la superficie. Volvemos con Artyom, y volvemos con más fuerza que nunca.

Es hora de dejar los pasajes subterráneos del metro de Moscú e iniciar el “éxodo”.

Bien es sabido por todos los amantes de la saga que la serie ha estado fuertemente definida por túneles claustrofóbicos meticulosamente detallados y una variedad de armas “pirateadas” con piezas que se van encontrado por el mapeado. Exodus contará también con secciones de este tipo pero como contrapunto también disfrutaremos de escenarios enormes, como los bosques, que se convertirán en amplios corredores llenos de botines y accesorios por descubrir. Estos nuevos entornos proporcionan una forma para que 4A Games se pruebe a sí misma, pero también existe la sensación de que los jugadores de hoy en día cada vez esperan más entornos abiertos y explorables, por lo que la serie Metro  se ha ampliado para adaptarse.

Y creedme cuando os digo que la desarrolladora ha apostado fuertemente por la calidad de sus escenarios alcanzando cotas de detalles hiper realista como pudimos apreciar en la demo de la Gamescom. La iluminación toma un aspecto muy revelante y todo se ve espectacularmente bonito a ojos del espectador.
En el apartado jugable la esencia es la misma, así que más vale que te vayas olvidando de ir a pecho descubierto por Rusia, puesto que los recursos siguen siendo muy escasos y aquí cada bala o flecha cuenta y mucho. Es por eso que durante toda la demostración se respiró un ambiente de sigilo que le queda como anillo al dedo a la saga y esa necesidad constante de escasez te hará revisar con minuciosidad cada cadáver que dejemos a nuestro paso.

Los recursos como las balas vuelven a ser un bien escaso, pero ojo, no siempre desefundar el arma será la mejor opción.

Porque no solamente encontraremos balas, sino que a ellas se suman una numerosa cantidad de objetos que podemos equipar en nuestras armas, de forma rudimentaria o no, para que estas sean más efectivas y nos proporcionen una ventaja extra en el combate. Sin olvidarnos claro está de los míticos filtros que se encajan en nuestra mascarilla a la hora de querer explorar zonas con más radiación y, como marca de la casa, se siguen agotando con asombrosa celeridad. Los chicos de 4A Games aplican con todo esto un sistema reconfortante de recompensas si te tomas tu tiempo en explorar el terreno que ponen tu alcance, de no hacerlo ya te avisamos que las pasarás canutas.

Sin embargo no solo a base de disparos avanzaremos en este Metro Exodus, habrá muchas ocasiones en las que ganaremos más con nuestra arma enfundada que apuntando a un enemigo. Y es que se ha implementado un pequeño árbol de decisiones morales, que sin llegar a ser un RPG, sí dotan al título de más opciones narrativas. En nuestra mano estará decidir si un diálogo es fructífero o si hubiera sido mejor acabar con la situación por lo sano para evitarnos sorpresas futuras.

Los escenarios claustrofóbicos seguirán estando pero, además, disfrutaremos de entornos abiertos con muchas opciones de exploración.

Con todo esto, y más que nos queda por descubrir, esta nueva entrega de la saga promete hacernos sentir igual de vulnerables que las dos entregas anteriores a pesar de la mayor variedad de escenarios. Que nadie piense que la inclusión de un mapeado más extenso resta tensión al juego, quizás todo lo contrario, ya que nos permitirá disfrutar de una mayor variedad de opciones jugables y su esencia se sigue respirando por los cuatro costados. Metro Exodus es un gran salto, pero caeremos en tierra firme y asentada, labrada durante los casi cinco años de desarrollo, y no en un abismo como muchos se temían.

Para demostrarlo te dejamos a continuación con un montaje de la demo que pudimos probar en exclusiva en la Gamescom 2018, no sin antes recordarte que podremos embarcarnos en esta aventura el próximo 22 de Febrero de 2019 en las plataformas habituales, PC, PS4 y Xbox One.

Etiquetas

YleniaDoM

Friki en potencia desde que llegó a casa una Atari. Hoy, afincada en la madurez, sigo buscando pasaje para la Normandía, o en su defecto esperando la tan ansiada carta de Hogwarts. Mientras espero me dedico a devorar videojuegos, disfrutando cada día más de las cosquillas que supone sumergirse en un mundo diferente cada vez que coges el mando.

Actualidad

Close
X