AnálisisPC

HYPERGUN – Análisis PC

Si se ha de construir un pistolón, se construye

Uno de los géneros cuya presencia en la industria cobra mayor relevancia es el de los rogue-lite. Cada vez son más las propuestas y las combinaciones entre este género y los ya establecidos desde antaño por parte de los desarrolladores, algunos con resultados interesantes.

Este es el caso de HYPERGUN, el nuevo título de NVYVE Studios, los creadores de P.A.M.E.L.A, que apuesta por la combinación entre un rogue-lite y un shooter frenético como el reciente DOOM. La apuesta es, desde luego, arriesgada. ¿Habrá salido bien esta combinación? Intentaremos dar una respuesta:

La premisa de HYPERGUN es sencilla. Los alienígenas han invadido el planeta y diezmado sus defensas. En un desesperado intento, el presidente de los Estados Unidos encarga a DevTech, una empresa de desarrollo tecnológico, que construya el arma definitiva para derrotar a los invasores. Por desgracia, la ineficiencia, el cachondeo y el exceso de ingestión de pizzas por parte de los desarrolladores del proyecto destinado a salvar a la humanidad han provocado la catástrofe definitiva.

Sin embargo, no todo está perdido. El intrépido becario Dewey Owens decide saltarse las normas de la empresa e ir a trabajar un domingo para enmendar el desastre causado por sus compañeros y, de esa manera, conseguir la salvación de la humanidad: la hiperpistola (hypergun).

Como habréis imaginado, HYPERGUN es un título con bastante humor. La historia no se cuenta directamente, deberemos ir atando cabos sueltos a partir de las notas, correos e informes que han dejado nuestros compañeros de la empresa en las oficinas. Recomiendo intentar encontrarlas todas, ya que muchas de las notas contendrán bromas y chistes que a más de uno le sacará una sonrisa.

«Recordatorio para los miembros del staff, esto no son TABLAS DE COMPETICIÓN, solo estadísticas. Por favor, dejen de enfrentarse unos a otros. Dicho esto, chúpate esa Dewey, he hecho en el nivel dos en la mitad de tiempo que tú.»

Además, el humor no solo está presente en estos detalles. Todos los accesorios, las descripciones de los mismos y las habilidades de nuestro personaje siempre irán acompañados de algún chiste, ironía o referencia graciosa a otros videojuegos. Tampoco podemos olvidar que el diseño de nuestra propia arma, cuando ya esté recargada de accesorios, es bastante ridículo. Con todo esto nos queda una idea clara, HYPERGUN quiere que pasemos un rato divertido mientras liquidamos alienígenas para cumplir nuestro objetivo.

Una vez conocido el objetivo del héroe deberemos ponernos manos a la obra. Para lograrlo, entraremos en la simulación que estuvieron preparando nuestros compañeros de trabajo; menos mal que trabajaron en algo… Esta simulación consta de siete niveles. Cada nivel consiste en un mapa con distintas salas prediseñadas que se disponen de forma aleatoria al empezar una nueva partida. Para avanzar deberemos sobrevivir a una horda de alienígenas cada vez que entremos en una sala. Existe otro tipo de habitaciones, como la tienda, los tesoros y los retos, que son como las salas normales pero con mayor cantidad de enemigos y recompensas jugosas. Finalmente, está la sala del jefe. Si le derrotamos, pasaremos al siguiente nivel.

Si superamos los siete niveles de una tacada,habremos conseguido diseñar la hiperpistola y salvado a la humanidad; aunque en realidad no, tocaría derrotar a los alienígenas de verdad, pero de eso se encargan otros. En caso contrario, perderemos todos los accesorios del arma y deberemos empezar otra vez desde el principio. Lo único que se mantiene durante la partida después de morir son las hypercoins, de las cuales hablaré más tarde.

En cuanto a los disparos, no nos complicaremos mucho. Según la clase que tengamos, lo comentaré después, dispondremos de un arma. Dispararemos desde la cadera y no hace falta recargar. Con el botón izquierdo del ratón haremos el disparo principal y con el derecho el secundario, que va asignado a algún accesorio del arma.

Los festivales de balas que se crean durante las broncas son dignos de mención.

Los tiroteos en este juego son frenéticos, quedarse parado para disparar es un grave error que puede destrozarnos la partida. Los enemigos, por vistosos que sean, no dejan de ser estereotipos de los shooters por hordas (el que te persigue, el que pone un escudo y empieza a dispararte, los bichos voladores, el mastodonte que carga con toda su rabia hacia tu posición…), por lo que estaremos obligados a movernos y disparar a gran velocidad. A pesar de ello, de vez en cuando el juego es injusto. El objetivo principal es no pararse, pero a veces la inteligencia artificial es muy buena disparando o el interfaz no avisa de que alguien viene por detrás y nos enteramos de la peor manera posible, lo que causa frustración. Sin embargo, es un error puntual que apenas empeora la experiencia del jugador. Lo habitual es que, con el apartado gráfico y la música del juego y los accesorios que puede llegar a tener nuestra arma, las broncas con los alienígenas sean algo que disfrutaremos.

Por otra parte, no podremos estar disparando todo el rato. A cambio de no recargar el arma, esta se irá calentando y, cuando llegue al punto máximo de sobrecarga, comenzará a ralentizar los disparos. De todas formas, no os preocupéis si parece un sistema complicado. Por suerte, el juego cuenta con un excelente tutorial para comenzar y una interfaz de usuario sencilla e intuitiva. Lo dicho, la intención es disfrutar, no complicarse la vida.

A medida que vayamos avanzando por las salas y derrotando enemigos encontraremos accesorios para nuestra arma, los cuales suponen mejoras en las características de la pistola como más velocidad, un disparo secundario, mayor cadencia de fuego… Sin embargo, aquí hay una decisión de diseño que no termino de entender. Estos accesorios se incluirán automáticamente en nuestra arma y podrán repetirse, lo cual choca un poco. Además, aparecen de forma aleatoria, y si los cogemos no podremos quitárnoslos en lo que resta de partida. Lo cual implica que, en realidad, las partidas serán demasiado aleatorias y deberemos apañarnos con lo que encontremos. El resultado es algo desesperanzador, en algunas partidas tendremos una superarma con cohetes, triple disparo y rayos láser, mientras que en otras deberemos enfrentarnos a la amenaza alienígena con un silenciador y un lanzador de calcetines navideños.

Vas a acabar haciéndote amigo de esta esfera.

Así llegamos al posible mayor problema del juego. Si juntamos esta aleatoriedad extrema con el planteamiento rogue-lite que he explicado, obtenemos un juego muy difícil de completar. De hecho, este problema colisiona frontalmente con los jefes. No son complicados y con morir una vez ya comprendes su funcionamiento. Sin embargo, si vas mal preparado es probable que tardes una eternidad en derrotarlos o que mueras directamente. Todo esto crea una repetitividad difícil de asumir por parte de los jugadores no demasiado interesados por este género.

¿Os acordáis de las hypercoins? Creo que ahora es un buen momento para comentar cómo funcionan en el juego. Durante la partida, aparte de los accesorios, encontraremos bits, moneda de cambio para los objetos de la tienda dentro de la simulación, y los hypercoins, que permanecerán aunque muramos en la partida. Entonces, ¿para qué sirven?

Es sencillo, en las oficinas habrá a nuestra disposición una tienda en la que podremos comprar nuevos accesorios para el arma a cambio de esta moneda. También con ellas desbloquearemos nuevas habilidades para nuestro personaje o adquiriremos otras clases, que dispondrán de distintas armas y recursos.

La tienda. Simple y sencilla.

Sin embargo, el uso de los hypercoins acaba olvidándose debido a la preferencia que le da el juego a la simulación. Resulta poco frecuente que el jugador se vea en la necesidad de desbloquear nuevas armas cuando lo único que tiene es ganas de pegar tiros y sentir la adrenalina que descarga el juego.

Antes de acabar me gustaría comentar cómo se ve y escucha el videojuego. Gráficamente no es un título complejo, pero consigue recrear ese ambiente de simulación futurista que busca. Las salas no son enrevesadas, pero tienen un diseño apropiado para que el jugador pueda moverse a gran velocidad y planificar las peleas a corto plazo.

Un ejemplo de la potencia artística de este juego.

Además, cabe destacar el buen trabajo que han realizado los desarrolladores en el apartado sonoro. La música electrónica transmite esa sensación de movimiento, velocidad y acción frenética que el juego nos pide para disfrutar al máximo de la experiencia. Incluso algunos efectos sonoros consiguen tapar defectos que no se han cubierto con el interfaz de usuario.

Después de este análisis es normal que te hayas quedado con la duda, ¿merece la pena HYPERGUN? Bajo mi punto de vista merece un vistazo, ya que es un título desenfadado con mucho humor y que capta la esencia frenética de títulos grandes como DOOMHYPERGUN tiene algunos errores en la inteligencia artificial y cae en los mismos tropos que suelen venir con el género de los rogue-lite. Sin embargo, la apuesta les ha salido bien.

Y ahora, si me disculpáis, me vuelvo a la simulación, que la humanidad no se va a salvar sola y ya me he comido mi pizza.

HYPERGUN

Puntuación Final - 7

7

Recomendado

HYPERGUN es un título con humor y buenas ideas cuya condición de ser un rogue-lite impide su máximo disfrute.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso. Amante del cine palomitero de nacimiento y fotógrafo a medias. También me interesa todo lo relacionado con la música y bandas sonoras. Con que un videojuego tenga una historia interesante y sea divertido de jugar, a mi ya me tiene ganado.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X