AnálisisSwitch

The Banner Saga 3 – Análisis Switch

El último capítulo de la épica trilogía promete poner el broche de oro a la saga

Vivimos en una época en la que parecería que las grandes sagas siempre están forzosamente ligadas a las grandes distribuidoras y a la financiación de las mismas. Resulta difícil pensar que un estudio independiente vaya a intentar realizar un proyecto a largo plazo en donde se busque contar una compleja, e interesante, historia mediante varios juegos de una misma saga. Es difícil, no por capacidad sino más bien por temas económicos. Conocidas sagas como Uncharted, Mass Effect, Bioshock y muchas más son posibles gracias a que, primero, están en manos de un equipo capaz; pero también gracias a que gigantes de la industria como Sony, Electronic Arts o 2K están ahí facilitándole los recursos a los desarrolladores.

Sin embargo, gracias a las distintas formas de financiación que existen hoy día es posible para estudios pequeños embarcarse en proyectos de sagas compuestos por varios juegos. De todos los estudios que se han animado a esto, el más representativo, para mí, es Stoic Studios, un estudio formado por antiguos miembros de Bioware que en 2014 decidieron poner en marcha algo llamado de The Banner Saga. El equipo escogió Kickstarter como fuente de ingresos y que fuesen así los jugadores quienes contribuyeran directamente con el desarrollo. La primera entrega salió bastante bien. Un juego con un argumento muy interesante, una jugabilidad muy bien pulida y que nos dejaba con ganas de saber más sobre ese mundo y esa historia que se nos contaba. Una secuela, además de que era muy pedida, estaba en los planes del estudio.

No obstante, recordemos que se trata de un equipo independiente con las limitaciones que eso conlleva. Partiendo de ahí convertir The Banner Saga en una franquicia era algo que se podía lograr gracias a las ventas de la primera parte, aunque eso, evidentemente, sería apostar el futuro del estudio a que la cosa saliera bien. De la misma forma, también estaba la opción de recurrir a una gran editora que financiara el proyecto y dotase al equipo de los recursos necesarios. Había una tercera vía, que fue la elegida, que era recurrir a lo que permitió el desarrollo del primer juego: Kickstarter. Como era de esperar saltaron voces de la comunidad argumentando que con el éxito de la primera parte no era necesario recurrir de nuevo a la plataforma. Sin embargo, yo entiendo que lo hicieron para tener cierta estabilidad.

De la misma manera, las opciones para recaudar fondos eran o comprometerse con una gran compañía y todo lo que eso acarrea o hacer ese mismo compromiso con la comunidad de jugadores. Hacer el juego para gente que quiere que se haga para ganar dinero o hacerlo para gente que lo que quiere es jugar el título y conocer más de ese mundo. Creo, de verdad, que se tomó la decisión adecuada puesto que, con el apoyo de Versus Evil en la distribución, en 2016 llegó al mercado The Banner Saga 2 y mejoraba en todo a su predecesor. Una vez que la secuela había sido un éxito, tocaba ponerle el broche de oro a la trilogía. Se repitió el mismo proceso que con las dos entregas anteriores y con Kickstarter como vehículo de financiación ha llegado al mercado The Banner Saga 3 para ponerle punto final a una trilogía realmente fascinante. A continuación vamos a darle un vistazo para saber lo qué la nueva entrega tiene para ofrecernos y si logra estar a la altura de los dos primeros juegos.

The Banner Saga 3 se nos ha presentado en todo momento como la culminación a una trilogía, como el capítulo final a lo contado en las dos primeras partes y cumple exactamente con eso. Quizás lo hace de forma demasiado literal, puesto que tanto a nivel jugable como narrativo el título parte del supuesto que ya hemos jugado a las dos entregas anteriores. Al inicio de la aventura se nos muestra un breve, muy breve en mi opinión, resumen de los acontecimientos de los anteriores juegos. Dicho resumen muestra algunos de los sucesos más importantes, pero algún detalle se nos va a escapar. Sucede lo mismo con la jugabilidad, los tutoriales son más bien un repaso a las acciones más básicas y si, como yo, hace tiempo que no jugabas a la saga te tomará un tiempo refrescar la memoria.

A la parte jugable, a base de echarle horas, nos iremos acostumbrando; sin embargo, hay detalles de la narrativa que nos vamos a perder si no hemos jugado a las dos partes anteriores. Reitero, el juego presupone que hemos jugado a sus antecesores, tan es así que nos permite cargar la partida para que nuestras decisiones de los anteriores juegos se conserven, y recomiendo que así sea para poder disfrutar al 100% de la experiencia.

Entrando en materia, The Banner Saga 3 inicia justo donde acaba la segunda parte. Se nos presenta un mundo que ha sido abandonado por los dioses y en donde los humanos se unen a los gigantes con cuernos para tratar de sobrevivir a las diversos peligros que azotan al mundo. El juego, fiel a su estilo, se compone de dos historias entrelazadas entre sí. Por una parte tenemos al grupo de sobrevivientes que intentan resistir tanto como pueden en el último poblado de la civilización y, por otra parte, tenemos al grupo que emprende la misión de adentrarse a la oscuridad para hacerle frente y así evitar la destrucción total.

Cada uno de los grupos está compuesto por personajes principales y secundarios; todos ellos dotados con altas dosis de carisma, aunque algunos de ellos aportan muy poco al desarrollo de la historia. Eso sí, cada uno de ellos se siente con identidad propia y consiguen mantenernos interesados por su historia o por lo que vaya a suceder con ello mientras seguimos adelante con nuestros objetivos. Poco a poco, conforme vamos avanzando, se van atando todos los cabos sueltos que había por ahí. Todo lo que había quedado pendiente de los previos juegos se resuelve de una u otra manera y algunos de dichos cierres acaban por ser inesperados.

Por tratarse del título que da cierre a todo el trayecto vivido, esta nueva entrega apunta a un argumento más oscuro, acorde al tono de los acontecimientos que vamos viviendo en la aventura. Quiero pensar que esa misma razón es la que hace que ahora nos encontremos con un ritmo un tanto más acelerado que en pasadas entregas. Ahora todo va sucediendo muy rápido, sobre todo en el tramo final, en el cual hay un aumento en ritmo e intensidad considerable con respecto a la saga en general.

The Banner Saga nos planteó en las dos entregas anteriores un sistema de combate basado en la estrategia. Estamos en un escenario que recuerda mucho a un tablero y con una mecánica por turnos vamos desplazando a nuestros personajes y atacando a los enemigos. Durante el camino vamos a tener que luchar en una variada cantidad de entornos e incluso algunos de ellos tienen cierta influencia en el transcurso del combate. Resulta evidente que para ganar habrá que llevar los puntos de vida del enemigo a cero, pero la mayoría de ellos cuentan con armaduras y es recomendable reducir primero sus puntos de armadura y luego atacarlo directamente, eso podría hacernos el combate un tanto menos complejo.

Podremos subir nuestro nivel, pero eso no es especialmente útil para mejorar las estadísticas de cara a la batalla. Para eso se ha introducido un sistema en base a títulos que permite potenciar ciertas características y nos da algunas habilidades pasivas que son muy útiles a la hora de luchar. Aunque cada título solo es posible asociarlo a un personaje, con lo cual se añade una capa más a la estrategia puesto que habrá que elegir qué título nos funciona mejor para que según qué miembro del equipo. De la misma forma, también contamos con objetos que pueden ser de mucha ayuda en la batalla al permitirnos potenciar determinados atributos o habilidades.

En esta tercera parte se han retomado los enfrentamientos contra hordas, en los cuales tras vencer a una oleada de enemigos decidimos si queremos seguir o si preferimos marcharnos. El hecho de seguir luchando, en esta ocasión, nos garantiza determinada recompensa, la cual es muy útil y valiosa. De la misma forma, se añade la novedad de los enfrentamientos contrareloj en los cuales si en determinado número de turnos no hemos vencido al enemigo un nuevo grupo de ellos se unirá a la batalla.

Más allá del combate, el componente jugable que es especialmente importante en The Banner Saga es el impacto y complejidad de las decisiones que hay que tomar. Somos el líder, por así decirlo, de la caravana y habrá que administrar las provisiones y la moral del grupo para lograr salir adelante con nuestros objetivos. Habrá que gestionar y tomar decisiones de cara a hacer más grande nuestra expedición o por lo menos a evitar que se reduzca. Recordemos que nos encontramos en dos frentes: uno es luchar por sobrevivir y mantener la última ciudad en pie, y el otro que está adentrándose en la oscuridad con el deseo de salvar al mundo. Los dos escenarios son complejos y complicados, el argumento los trata así, pero la parte jugable también nos traslada a eso. Sin duda, este es el juego más difícil de la saga, pese a que los desplazamientos ha disminuido y no hay tanta gestión de recursos como en los dos anteriores. Sin embargo, sí habrá que cuidar aspectos como la moral, la cual indice directamente en el combate, también habrá que gestionar la cantidad de personas que nos siguen, estamos tratando de sobrevivir así que mientras más seamos, pues mejor.

Además, todas estas decisiones no solo afectan a la gestión del grupo, también tienen su peso directo en la trama debido a que estamos frente a un juego con distintos finales en función de las decisiones que hayamos tomado. En cuanto a la duración, yo tardé alrededor de 11 horas en terminar el juego por primera vez; pero nos encontramos ante un juego con un alto valor de rejugabilidad, así que tenemos garantizadas varias horas de disfrute.

The Banner Saga 3 es un juego bonito de ver. En general, la trilogía goza de un apartado visual impecable. El diseño de arte elegido, junto a las animaciones, consiguen mostrarnos la belleza de ese mundo nórdico que al mismo tiempo nos muestra unos entornos que son un deleite de ver y nos muestran lo bonito de ese universo y de esa ambientación; pero al mismo nos muestra la dureza de la situación que se vive y el agobio generalizado a causa de las grandes amenazas que azotan al mundo. En el apartado técnico, el juego funciona perfectamente y no hay ningún problema técnico que represente un obstáculo para disfrutar de la experiencia.

Por su parte, en temas sonoros, nos topamos con una ambientación bastante correcta y que funciona perfectamente acompañando lo que sucede en pantalla. No obstante, el punto más alto, en ese sentido, es la banda sonora. Las composiciones musicales del juego son fantásticas. Nos evocan calma, épica, melancolía, desolación o cualquier otra emoción, según la historia lo demande. Cada pieza goza de una gran personalidad y contribuye para que consigamos adentrarnos más en esa tierra.

The Banner Saga 3 supone el final a una trilogía fantástica. Asistimos al épico cierre de un viaje iniciado con el primer juego. Los chicos de Stoic han puesto broche de oro a su ambicioso proyecto. Nos topamos con una historia épica en donde hasta la decisión más pequeña puede tener un peso significativo en los futuros acontecimientos. Enfrentamos un combate que supondrá un reto y nos hará sacar nuestras habilidades de estratega. Todo esto mientras nos deleitamos viendo los maravillosos paisajes del entorno y nos acompaña una espectacular banda sonora. Es un juego difícil, desafiante y con un argumento denso y complejo, pero es un título fascinante.

Personalmente es el que más me ha gustado de los tres, pero la trilogía entera son juegos de altísima calidad. Recomiendo abordar este título habiendo jugado a las dos primeras partes, además de estar más familiarizados a la jugabilidad, también vamos a empaparnos a fondo de la historia que se nos cuenta. Quienes no hayan probado nunca la saga, os recomiendo que lo hagan. Ahora con el lanzamiento de la tercera parte, también llegará un recopilatorio para disfrutar de la trilogía entera. Sin duda se van a llevar un grato sabor de boca puesto que estamos frente a una experiencia sensacional.

The Banner Saga 3

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

The Banner Saga 3 pone broche de oro a una espectacular trilogía. Nos topamos con una historia épica, un combate bastante sólido, bonitos escenarios y una espectacular banda sonora. Sin duda es una experiencia que hay que disfrutar.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X