AnálisisPC

Flipping Death – Análisis PC

El más allá nunca fue tan divertido

Siempre he considerado que la mejor cualidad del ser humano es la de reírse de todo, sacar una carcajada ante situaciones horribles. Por ejemplo, cuando era un chaval escribí un relato llamado «Vivo a mi pesar» donde me gustaba imaginar a La Muerte, ese ser con guadaña y sombrío, como alguien cansado, hastiado de un trabajo que realizaba durante miles de años, y quizás eso es lo que me atrajo de Flipping Death.

Zoink Games, el estudio detrás de esta aventura llena de humor negro, carcajadas y un estilo artístico muy particular, hace gala de una obra enfocada al humor. Los padres de títulos tan diversos como el divertido Stick it to The Man! -con el que comparte estilo artístico y hasta mundo- y el más reciente y precioso Fe, nos traen una ingeniosa aventura de puzles y plataformas, muy divertida, y con un fantástico sabor a clásico de los 90 que, en mi opinión, ha sido una gran sorpresa.

Penny Doewood es una adolescente normal, o bueno, todo lo normal que se espera de una chica pseudo-gótica que disfruta de darse el lote en cementerios, o que trabaja en una funeraria vestida como si fuese Halloween… y a la cual despiden, por motivos obvios.

Después de perder uno más de una interminable lista de trabajos, Penny solo quiere ir con su novio Elliot a casa, ver alguna película de terror, ¿y por qué no?, darse el lote. Así que cuando va de camino a casa algo se cruza frente a su coche y tras un accidentado viaje, decide que lo mejor es darse el lote con su pobre novio en un viejo mausoleo… el cual la hace caer al vacío e impactar contra una piedra. Fin. Con la única moraleja de «No te morrees con tu novio en mausoleos putrefactos».

En Flipping Death tomaremos el papel de la becaria de la muerte para ayudar a todos los ciudadanos de Flatwood Peaks.

Desde ese momento, y por una equivocación, La Muerte nos tomará como su becaria para poder descansar de las incesantes peticiones de los ciudadanos del más allá de la ciudad de Flatwood Peaks, un pequeño pueblecito donde no solo no hay ni un ciudadano normal, si no que esconde secretos aún más extraños. Será entonces cuando, equipados con la capucha y la guadaña rota de la muerte, comencemos nuestras primeras andaduras en una historia que en ningún momento se toma en serio a sí misma, y esa es precisamente su mejor cualidad. Flipping Death es una aventura orientada al humor, a sacarte carcajadas con sus locuras y sus rocambolescos puzles, y lo consigue con un carisma que rezuma por los cuatro costados.

Esta es Sally, una gaviota con la fascinante habilidad de hacer caca… Y es un ejemplo de lo hilarantes que son sus personajes.

El título de Zoink mezcla las plataformas con los puzles, los cuales debemos resolver gracias a poseer a los humanos de Flawood Peaks, los cuales resultan ser variopintos y extremadamente locos. Tenemos desde un adicto a los helados, hasta una gaviota que vuela y lanza cacas, y con todos ellos debemos realizar una serie de habilidades concatenadas hasta culminar en el propósito inicial para acabar el capítulo.

Son cinco horas de duración, las cuales pueden parecer cortas, pero su sentido del humor compensa enormemente esa duración. Flipping Death consigue sacarnos una risilla con su humor negro y sus personajes cada vez más locos, con una historia que mezcla tantos ingredientes absurdos que uno acaba entrando en su juego desde el primer minuto.

Su experiencia recuerda a aquellas aventuras de finales de los 80 y principios de los 90, donde el humor y el ingenio primaba ante todo. No hay una gran dificultad, aunque sus puzles son terriblemente ingeniosos, pero lo compensa con los momentos que nos hace vivir, como por ejemplo, dar una motosierra a una sirena porque «Es mejor atraer marineros con el canto de la motosierra, es más sencillo».

Nuestro patio de recreo será la ciudad, donde todos y cada uno de sus ciudadanos irán haciendo aparición según necesitemos sus habilidades. Todos ellos pueden ser poseídos, pero para ello necesitaremos recoger tres tipos de almas. Las más comunes van en grupos e intentarán evitarnos cuando nos acerquemos, por lo que debemos cortarles el paso con nuestra guadaña, que podemos lanzar e impulsarnos, o desaparecer, hasta su ubicación. Algo muy útil para movernos por el mapa.

Otras, con forma de cara de mono, se activarán con una prueba contrarreloj en la que debemos recolectarlas para conseguir una cantidad determinada y, por último, las más preciadas, que estarán custodiadas por monstruos en el más allá a los que deberemos evitar durante un tiempo hasta que exploten. Cada personaje requerirá de un tipo determinado de almas y una cantidad concreta.

Necesitaremos recolectar almas para poseer a los vivos, aunque estas no requerirán de demasiado esfuerzo.

A medida que avancemos iremos visitando nuevas zonas de Flatwood Peaks, conociendo nuevos ciudadanos y realizando nuevas locuras, aunque, por desgracia, el título nos hace ir una y otra vez por el mismo escenario, cambiando solo las situaciones que viviremos.

Cada personaje posee una habilidad que nos servirá para realizar tanto las tareas principales como objetivos secundarios.

En cada capítulo, además de la tarea principal, el juego nos propone una serie de tareas secundarias que fomentarán poseer a los diferentes personajes, los cuales podemos localizar con un botón para controlar su posición en todo momento y realizar, incluso, un viaje rápido hacia ellos.

Y es que trastear con los personajes realizando pruebas de velocidad mientras controlamos a una anciana en silla de ruedas, o pasar por aros en el aire con una niña que vuela gracias a un globo de chicle alargan, de forma agradable, la duración del título, que además esconde cartas coleccionables para aquellos completistas que quieran sacarle todo el jugo. Dichas cartas no son un gran aporte, pero nos dejan leer las biografías de los personajes del juego, todas ellas plagadas de ese humor negro tan característico de la obra.

A pesar de que la obra no requiera de grandes esfuerzos mentales, siendo más un título para disfrutar que ponerse a prueba, aquellos que se queden un poco atascados podrán recurrir a las pistas. Estas, que están ubicadas en el menú de pausa, nos mostrarán imágenes sobre qué debemos hacer a continuación. No es que sean realmente necesarias, pero a veces su lógica es tan terriblemente ilógica que es común sentirnos desubicados.

Si hay algo que caracteriza a Flipping Death, y que no tarda en llamar la atención es su singular estilo artístico. Una mezcla de la excentricidad del Dr. Seuss y Tim Burton, con unos gráficos que simulan siluetas de cartón completamente planas, casi como si estuviésemos caminando por un diorama.

Sus movimientos erráticos, sus colores vivos, todo rebosa una personalidad única que ya nos mostraron en anteriores juegos, como Stick it to The Man!, que compartía su estilo artístico. En esta ocasión, tenemos el colorido mundo de los vivos, que sirve como antítesis del más allá, donde imperan los colores oscuros y las figuras monstruosas y fantasmales.

Zoink crea un mundo fantástico que luce color, originalidad y muchísima personalidad.

Y es que no solo destaca en su apartado visual, el sonoro es excelente, con melodías al más puro estilo jazz muy rítmico, que acompañan muy bien a esa comicidad que se respira en el título. Está tan cuidado como sus voces, al inglés, desde la estridente y nerviosa Penny, hasta el narrador con un toque más grave y de mala leche.

Además, sus textos en castellano han sido obra de Ramón Mendez, el cual tuvimos el gusto de entrevistar en esta web y que ha hecho un excelente trabajo adaptando sus chistes, que son innumerables, y el humor para que no pierda ni un ápice de gracia. Por desgracia, hemos podido encontrar algunos errores ortográficos sin importancia, casi ni son dignos de mencionar, pero están ahí.

Zoink Games se ha coronado con una obra llena de personalidad, buen gusto y un humor que se echaba de menos en la industria del videojuego. Flipping Death no busca que te quiebres la cabeza con sus puzles, solo que eches un buen rato en ese más allá tan loco y divertido, que recuerda a la época dorada de las aventuras de humor.

Un título que me ha sorprendido y que he disfrutado como un crío. Una experiencia muy loca en la que las carcajadas están aseguradas, con un elenco de personajes tan variopintos que es imposible no escaparse, al menos, una sonrisilla tonta en los labios. Todo esto aderezado con un estilo artístico genial, que cumple tanto en lo visual como sonoro. Recomendado para todos aquellos que quieran disfrutar de algo desenfadado y diferente.

Flipping Death

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Una auténtica locura llena de humor y carcajadas. Recuerda a los mejores títulos cómicos de finales de los 80 y principios de los 90.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X