AnálisisPC

Graveyard Keeper – Análisis PC

Muchos somos los que hemos dedicado gran parte de nuestro tiempo libre a jugar a los típicos simuladores de granjas, coches y un largo etcétera. Algunos títulos como Stardew Valley o Harvest Moon son de ese tipo de juegos que consumen el tiempo de una forma espectacular y nos hacen perder la noción del tiempo, algo que en mi opinión puede estar tan bien como mal.

Pero, ¿y si quisieran ir un paso por delante y esta vez tengamos un simulador de cementerios? Sí, como lo lees, un simulador donde tendremos que hacernos cargo de un cementerio con todo lo que eso conlleva. Esto es solo una pequeña parte de lo que nos ofrece Graveyard Keeper, título desarrollado por Lazy Bear Games y que tiene todas las papeletas para convertirse en un juego muy adictivo.

¡Acompáñanos por el mundo espiritual en nuestro análisis de este título tan ambicioso!

La premisa de Graveyard Keeper nos pone en la piel de un hombre que tras sufrir un accidente es teletransportado a otro mundo, a un mundo muy antiguo y que hace referencia a la época medieval, donde todo funciona como en aquella época. Este hombre se encuentra con quien sería un gran amigo suyo a partir de ese instante: Gerry, una calavera parlante que le informa que debe hacerse cargo del cementerio si quiere volver a ver a su amada en el mundo normal.

Claro está que este no será el único NPC importante que nos encontraremos a lo largo del juego. Algunos como el astrólogo, el obispo, el mercader o incluso un inquisidor se irán acercando de vez en cuando a la pequeña aldea para darnos misiones y así poder terminar el juego, y creedme cuando os digo que son bastantes misiones.

¿Estás preparado para afrontar un mundo antiguo?

Como era de esperar es un título largo, muy largo, ya que solo para completar la historia tardaremos aproximadamente unas 50 o 60 horas, pero si queremos completar el juego al 100% se nos irán a bastantes más horas. En cuanto a controles, estamos hablando de una perfecta fluidez ya sea moviéndonos por todos los mapas, recolectando o matando enemigos, algo que es totalmente imprescindible en este tipo de juegos.

Si antes os comentábamos la premisa de este título, ahora toca profundizar sobre lo que haremos en este juego, ya que no todo se reduce a ser enterrador.

La principal idea si es esa, tener un cementerio ordenado y bonito, pero que no será la única acción que haremos como jugador. Tendremos que dar sermones para tener nuestro propio público gracias a la fe, ayudar en quemas de brujas, ayudar al típico asesino a salirse con la suya, ser un vendedor de primera para ganarnos un sueldo e incluso explorar mazmorras para conseguir algún que otro tesoro.

Todas estas cosas nos darán más tarde o más temprano una cosa muy importante: dinero. El dinero en este juego es de vital importancia, ya que dependemos de él para comprar pases para ir a otros lugares, aumentar de tamaño nuestra iglesia o incluso tener una mejor posición social. Algo, que como era de esperar, todo tiene que ver con la temática medieval.

¿De quién va a ser la culpa si no?

Por supuesto, en alguna que otra ocasión podremos negarnos a hacer ciertas cosas dependiendo de nuestras preferencias morales, pero os recomiendo que dejéis aparcada dicha moralidad y hagáis lo mejor para conseguir llegar a vuestra amada.

El apartado de nuestro personaje nos mostrará nuestro inventario, aunque este por desgracia de momento no se puede aumentar de tamaño y tal vez en alguna futura actualización se pueda hacer. También un error que tiene es que usamos nuestro propio inventario para las armas y herramientas, pudiendo poner unas ranuras especiales para dicho equipamiento.

Por otro lado, a la hora de personalizar a nuestro personaje tendremos unas cuantas espadas y armaduras. Nada del otro mundo, pero que sirve como excusa para meter un sistema de combate entretenido con monstruos de todo tipo que podremos encontrar tanto en las largas noches, como en las mazmorras que exploremos.

Una secta satánica será uno de los lugares que más visitaremos.

Nuestro personaje contará con una barra de energía que irá disminuyendo al hacer acciones y que podremos recuperar una vez durmamos o tomemos alguna comida. También tendremos una barra de vida y que cumple la misma función que la de energía.

No es mucha la personalización que encontraremos, pero entre armas, armaduras y pasivas que podremos ir desbloqueando al final nos dará la sensación de evolución que se pretende.

Durante nuestro recorrido por esta aldea medieval tendremos a nuestra disposición un árbol tecnológico que nos hará de guía para poder avanzar por todas las misiones que nos encomendarán. El uso de la madera, de los metales, la anatomía y alquimia e incluso de la teología serán nuestros mejores aliados para avanzar sin prisa, pero sin pausa. Y esto mismo hace que en Graveyard Keeper desde que empezamos a jugar hasta que terminemos no pararemos de hacer cosas, siempre tendremos mil cosas que hacer que podremos dejar a medias y seguirlas más tarde o ir haciendo un poco de cada mientras avanzamos. Tú eliges como jugador cual es la mejor manera de llegar a tu destino.

A esto van unidas los puntos de construcción, naturaleza y espíritu, representados con orbes rojos, verdes y azules respectivamente. Cada punto de estos nos permitirá abrirnos nuevos caminos por el árbol tecnológico, teniendo que tener una gran cantidad de ellos al final de cada rama para desbloquear todo tipo de pasivas que afectarán a todo el juego.

Un gran árbol tecnológico que explorar.

Los orbes construcción se extraen de la madera o los metales para crear o arreglar estructuras, pero que también nos valdrá a la hora de talar árboles o picar piedras.

Los orbes de naturaleza se extraen de la agricultura o la apicultura, los que nos dará más poder adquisitivo, ya que podemos vender todo lo que plantemos dependiendo de la calidad de este y pudiendo llegar a hacer una gran fortuna.

Por último, los orbes espirituales se extraen de todo lo relacionado con la fe y los muertos. Extraer órganos a los cadáveres, analizar lapidas y tumbas o crear historias nos remunerará con una gran cantidad de dichos puntos, y en mi opinión, estos son los más importantes ya que no abundan en exceso durante todo el juego.

El inquisidor no os caerá bien desde un inicio.

Todo lo que veremos estará inspirado en esa época medieval, con un apartado artístico muy grato a la vista y que nos incitará a querer saber más de este mundo. Todo muy bien cuidado por parte de Lazy Bear Games y que sin duda ha sido un muy buen trabajo, incluso el diseño de enemigos está bien llevado a cabo aunque no cuente con una gran variedad de estos.

Por otro lado, la OST aunque acompaña a dicho mundo si que notaremos en algún que otro momento la ausencia de sonidos ambientales, dándonos así la sensación de vacío. Es solo un pequeño error, ya que la OST como tal es una autentica delicia para los oídos.

Ser participes de quemas de brujas será una de nuestra aficiones.

Conclusión

Graveyard Keeper nos pone ante un simulador de cementerios que en verdad será solo una de las cosas que haremos para encontrar a nuestra amada.

Con una progresión de objetivos bien llevada a cabo y que invita a seguir jugando, ya que siempre tendremos algo que hacer y con un árbol tecnológico bastante amplio donde daremos utilidad prácticamente a todo

Con un apartado artístico precioso, aunque oscuro, y con una banda sonora que acompaña muy bien, excepto con los típicos sonidos ambientales que pueden llegar a mejorar en futuras actualizaciones.

Graveyard Keeper

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Graveyard Keeper es un juego imprescindible para todos aquellos amantes del género de simulación y que invita a estar decenas de horas jugando.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alvaro Lopez Rodriguez

Nintendero desde que nací, gracias a mi familia que me enseñaron todo sobre los videojuegos. Fire Emblem y Metroid son sin duda de las mejores sagas que nos ha podido dar la industria de los videojuegos.

Actualidad

Cerrar
X