AnálisisPS4

Madden NFL 19 – Análisis PS4

Nunca es fácil dar seguimiento a una actualización masiva de un simulador deportivo como Madden. Incluso las mejoras más inteligentes invariablemente palidecerán en comparación con la emoción de, digamos, un nuevo modo historia o un nuevo motor. Ese es el desafío al que se enfrenta Madden NFL 19 al inicio de la revisión de este año.

Después de la entrega del año pasado, que vio la serie cambiar al motor Frostbite e introducir el modo historia “Longshot”,  Madden NFL 19 tenía como premisa refinarse. Es por eso que gasta muchos de sus recursos en actualizaciones sutiles pero necesarias sobre la animación, que afectan principalmente al juego en ejecución, pero que necesitan mejoras dentro del modo franquicia. A primera vista, no se aprecian novedades destacadas con respecto al año anterior, pero hay una buena cantidad debajo de la superficie, y es que cuanto más juegas más llegas a apreciar los matices de la entrega de este año. Los golpes se ven ahora mucho más realistas cuando impactas contra el suelo y los jukes son mucho más fluidos, consiguiendo todo esto que sientas una sensación de fuerza y poder extremadamente salvaje pero sin caer en lo ridículo.

Pequeñas mejoras como estas son evidentes en todos los modos de juegos, desde Madden Ultimate Team hasta el modo franquicia. El inconveniente es que la versión de este año también está un poco menos pulida de lo habitual. Las nuevas celebraciones son propensas a interacciones extrañas, ya que los jugadores chocan unos con otros tratando de ponerse en posición para bailar. El nuevo sistema de galería del modo de franquicia, una característica ciertamente muy buena, solo parece funcionar la mitad del tiempo. Hay problemas de detección extraños al atrapar el balón tras un touchdown haciendo que el climax final tras la anotación sea menos épico en cierto sentido. En total, Madden NFL 19 ofrece algunas mejoras vitales, pero básicamente se acomoda y se deja llevar por la corriente de su predecesor. Y en ninguna parte es más evidente que en “Longshot”.

La mejora en la física es notable y, aunque espectacular, no cae en lo ridículo de fuerza sobrenatural.

Ambición fue la consigna de Longshot cuando debutó el año pasado. Nos mostró una divertida historia de irrumpir en la NFL con muchas opciones interesantes, desafíos y resultados únicos. Su conclusión sugería que esos resultados se dejarían ver en Madden NFL 19, ya que continuaba la historia de Colt Cruise y Devin Wade.

Pero Longshot: Homecoming prescinde por completo de las elecciones realizadas en el primer juego, en lugar de optar por adelantarse un año y empezar desde cero. Las historias de sus dos protagonistas corren simultáneamente, con Wade tratando de ganarse un lugar con los Cowboys en la pretemporada, y Cruise lidiando con la familia y las realidades de su ciudad natal.

A diferencia de la primera parte, en donde se mostraba claramente que Wade era el protagonista, en esta entrega Cruise es, sin duda, la estrella de la historia. Él hace la mayor parte del trabajo emocional mientras Wade, que aparentemente no ha aprendido nada de su tiempo en Longshot, se abre paso a tientas en el campo de entrenamiento.

En comparación con la primera edición de Longshot, que incluía una variedad de ejercicios y opciones de diálogo para enseñarte conceptos sobre el deporte, “Homecoming” se siente muy simple. La mayoría de las secciones del juego se basan en conducir por el campo y anotar, eliminando algo de la variedad de los desafíos del año pasado. Así que podemos decir que esta nueva entrega del modo historia acaba siendo bastante decepcionante ya que carece de cualquier tipo de opciones significativas, sus desafíos son más directos y menos interesantes, y la mayor parte de sus giros dramáticos se basan en clichés vistos en numerosas series y películas.

¿Punto positivo? A pesar de todo sus dos protagonistas son carismáticos y si eres jugador de Madden Ultimate Team podrás desbloquear interesantes recompensas a medida que avances en su historia.

Colt Cruise se convierte en el protagonista de esta segunda entrega de Longshot, que lamentablemente pierde cosas respecto a su anterior entrega.

Fuera de Longshot y el nuevo sistema de animación, la mayor actualización de Madden NFL 19 es el modo franquicia. En esta versión se le da un agradable lavado de cara, presentando una serie de características nuevas y ordenadas diseñadas para extender su atractivo a largo plazo.

Mejora notablemente el sistema de ganancia de XP de versiones anteriores, que estaba desactualizado y necesitaba urgentemente reconsiderarlo. Ahora, en lugar de actualizar manualmente las estadísticas de un grupo de puntos para cada personaje, puedes elegir entre un puñado de arquetipos que asignan puntos automáticamente a diferentes estadísticas. Este enfoque no es tan flexible, pero resuelve una multitud de problemas, el principal, que se salta de un plumazo lo tedioso que era este apartado en anteriores entregas. Estas mejoras refuerzan un modo ya sólido, pero que ahora se vuelve más ágil y accesible. Además de todo eso, Madden es uno de los pocos juegos deportivos que incluyen la posibilidad de crear una liga en línea, apartado muy celebrado por su comunidad.

En cuando a Madden Ultimate Team moderniza las actualizaciones del año pasado al presentar Solo Battles, que te permite jugar contra versiones controladas por CPU de equipos MUT reales para escalar una tabla y ganar recompensas según tu puesto final, siendo una buena alternativa a la rutina monótona de los desafíos individuales. El resto de apartados de MUT siguen iguales que a los del año pasado, siendo este modo de juego al que dedicaremos la mayor cantidad de horas. Siempre es reconfortante y excitante crear tu equipo desde cero y verlo crecer mientras te enfrentas a gente online en las diferentes modalidades con las que cuentas.

Una de las grandes mejoras viene en el modo Franquicia, donde su sistema de EXP y profundidad obtiene un sobresaliente.

Madden ha sido definido por sus constantes e inteligentes mejoras en los últimos años, y Madden NFL 19 es más de lo mismo. Al contrario de la percepción general de la serie, Madden es un simulador de fútbol consistentemente sólido que ha logrado grandes avances en esta generación. Su mejora ha sido impulsada por una hoja de ruta inteligente en lugar de los saltos impulsados ​​por el marketing del pasado.

Sin embargo, es difícil señalar cualquier elemento del título y llamarlo un punto de venta definitivo. Las mejoras en la animación son notables, pero traen consigo algunas interacciones irregulares del jugador. El modo de franquicia sigue siendo excelente, pero la continuación de Longshot deja con un mal sabor de boca al final; y MUT sigue siendo la baza principal así que la vida sigue prácticamente igual. Sin embargo Madden sigue siendo el mejor simulador deportivo con el que cuenta EA, teniendo en cuenta que NBA Live no puede luchar con 2K y que FIFA suma casi tanto admiradores como detractores.

Madden NFL 19

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Madden NFL 19 es una entrega que se presume continuista pero que añade ligeras mejoras para seguir siendo el mejor juego deportivo de Electronic Arts en cuanto a simulación se refiere.

User Rating: 4.6 ( 1 votes)
Etiquetas

YleniaDoM

Friki en potencia desde que llegó a casa una Atari. Hoy, afincada en la madurez, sigo buscando pasaje para la Normandía, o en su defecto esperando la tan ansiada carta de Hogwarts. Mientras espero me dedico a devorar videojuegos, disfrutando cada día más de las cosquillas que supone sumergirse en un mundo diferente cada vez que coges el mando.

Actualidad

Cerrar
X