AnálisisSwitch

Not a Hero: Super Snazzy Edition – Análisis Switch

Un juego que rebosa humor

Not A Hero: Super Snazzy Edition es una apuesta irreverente del estudio americano Devolver Digital. Hay que decir que estos chicos saben hacer bien su trabajo ya que el título tuvo éxito en todas la plataformas en las que ha salido con anterioridad. Y ahora es el turno de Nintendo Switch donde podremos disfrutarlo, además, de forma portátil, un formato que le viene como anillo al dedo a este juego.

Bunnylord, un conejo antropomórfico de color purpura que está harto de ver las injusticias del mundo, decide que no va a quedarse de brazos cruzados viendo tales problemas sociales y cómo los malhechores campan a sus anchas. Por eso decide que se presentará a las próximas elecciones para convertirse en el alcalde de su ciudad y acabar con todos los delincuentes cueste lo que cueste.

Aunque estamos convencidos de que en el fondo Bunnylord es buena gente, sus métodos no son para nada ortodoxos, ya que normalmente consisten en matar a gente y hacer volar cosas por los aires. Y es ahí donde empieza nuestra labor como jugadores.

En Not A Hero nuestro objetivo va a ser ayudar a Bunnylord en sus misiones. Tendremos que hacer “buenas acciones” para que de este modo el adorable conejito pueda ganarse el corazoncillo del electorado y cumplir su sueño de ser alcalde.

Nosotros encarnaremos un héroe (o no tan héroe) mercenario en nomina de Bunnylord y tendremos que superar las misiones que él nos encomiende. Estas tareas, a veces, incluyen pegar tiros y volar por los aires cosas, algo que, la verdad, mola bastante todo hay que decirlo. Otras veces son cosas más mundanas como pegar carteles de la campaña electoral o cosas surrealistas como rescatar un panda que ha sido secuestrado

 Se podría decir que Not A Hero es un clásico arcade de toda la vida hecho a conciencia para que nos sentemos a jugar sin complicaciones ni pretensiones. Un juego de acción en 2D con mecánicas muy simples y de fácil manejo que se basa a grandes rasgos en desplazarse hacia la derecha o la izquierda, disparar y cubrirse.

La mecánica que más nos ayudará a sobrevivir en los niveles es la de cubrirse. Para hacerlo solo tendremos que estar carca de cualquier sitio que pueda hacernos de muro y pulsar el botón correspondiente, entonces nuestro personaje se ensombrecerá y no podrá ser alcanzados por los disparos de los enemigos. Eso sí, si algún enemigo se acerca lo suficiente podrá darnos un puñetazo que nos lanzará por los aires y nos dejará a merced de los tiros. Es por eso que estar concentrados en todo momento será de vital importancia para poder superar los niveles.

Para facilitar el movimiento lateral dispondremos de un deslizamiento por el suelo. Esto nos ayudará tanto para ir más deprisa a alcanzar una zona donde cubrirnos como para hacer una segada a un enemigo que le hará caer por los suelos y quedará aturdido durante un breve periodo de tiempo. La verdad es que este movimiento será muy útil a lo largo de todo el juego y nos salvará la vida en innumerable ocasiones.

Uno de los inconvenientes de la simpleza del manejo es que se utiliza el mismo botón tanto para cubrirse como para deslizarse y a veces esto puede ser algo confuso. En ocasiones puedes querer ponerte detrás de una pared para protegerte, pero resulta que acabas deslizándote hacia la boca del lobo y terminas acribillado por 7 japoneses con mala leche.

Para eliminar a los enemigos solo tendremos que pulsar el botón de disparo mirando en la dirección en la que se encuentren, siempre teniendo en cuenta que ellos también se cubrirán y esquivaran nuestras balas. Algo importante que hay que contemplar es que las armas no se “auto-recargan”, así que deberemos pulsar el botón de “reload” una vez hayamos vaciado el cargador para poder seguir disparando. Y más nos vale estar a cubierto cuando esto ocurra por que si no nuestra vida será muy, pero que muy corta. La parte positiva es que nuestros enemigos también van a tener que recargar en algún momento. Ese será justo el momento para acabar con ellos y seguir avanzando.

Al recibir disparos enemigos nuestro marcador de vida disminuirá hasta que, eventualmente, llegue al mínimo y entonces, obviamente, moriremos. La buena noticia es que con el tiempo regeneraremos la salud que hayamos perdido; por eso a veces es buena idea jugar con cabeza y de manera paciente,aunque el título muchas veces invite a lo contrario, escondiéndonos en lugares en los que no nos vean y esperando a tener la salud al máximo para asegurarnos sobrevivir. Se ha de tener en cuenta que los niveles no tienen “check points” y a veces moriremos de manera bastante injusta ante un enemigo que nos mata de un solo golpe muy cerca del final del nivel. Cosa que nos obligará a repetirlo entero y puede causar en algunas ocasiones bastante frustración.

A medida que superemos los niveles (un total de 21) iremos desbloqueando nuevos personajes con características y armas distintas. Algunos serán más rápidos, otros más lentos, unos llevarán escopetas, otros metralletas y pistolas, con tiempos de recargas distintos, etc… De este modo seguro que encontramos uno que se adapte a nuestro estilo de juego.

También comentar que en cada uno de los niveles podremos encontrar objetos explosivos adicionales que podremos lanzar y que nos sacarán de más de un aprieto como cócteles molotov, minas bomba o gatos explosivos. A veces si tenemos suerte algún enemigo puede “dropearnos” algún “power-up” que nos mejorará el arma, transformándonos en verdaderas máquinas de matar.

Una de las características que más me ha llamado la atención del gameplay de Not A Hero es la posibilidad de superar ciertos niveles de diferentes maneras. A parte, cada misión tiene varios objetivos secundarios que aportan algo de rejugabilidad al juego. Esto la verdad es que le viene bien al título, ya que su campaña principal se puede quedar corta, puesto que dura solamente unas 3 o 4 horas.

El apartado visual en “pixel art” es bastante resultón y tiene mucha calidad. Cuenta con algunas animaciones que son extremadamente buenas y de una fluidez increíble. Eso sí, a veces algunos “sprites” se ven algo pequeños, sobre todo si jugamos en modo portátil. Pero en general, todo se ve muy limpio y colorido.

A mi me ha encantado su estética simple y simpática que queda muy contrapuesta con la temática sangrienta y violenta que rodea el “lore” de todo el juego.

En definitiva, Not A Hero es un juego violento, con humor negro y absurdo, con situaciones políticamente incorrectas e irreverentes, que en ocasiones puede llegar a ofender a alguien pero que cuenta con una jugabilidad muy simple, directa y bastante adictiva.

Es cierto que se puede quedar algo corto, pero si algo se ha de reconocer es que os vais a reír un montón con los numerosos diálogos que Bunnylord mantiene con sus mercenarios tras las misiones en la cafetería Aunt Ruby’s, al más puro estilo Pulp Fiction. Si con eso no tenéis suficiente, yo ya no sé qué más deciros para que le deis una oportunidad.

Recordaros que el juego también esta disponible tanto en Playstation4 como en Xbox One y PC.

Not a Hero: Super Snazzy Edition

Puntuación final - 7.5

7.5

Recomendado

Not a Hero: Super Snazzy Edition es una apuesta segura si lo que quieres es disfrutar y reírte con un videojuego clásico. Si lo tuyo es pegar tiros y los explosivos no pierdas el tiempo y hazte con este título.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Ian Sánchez

Escribo y digo cosas. Normalmente sobre videojuegos. Si digo algo fuera de tono no me culpéis a mi, culpad a Navi Games por dejarme escribir en su web!

Actualidad

Cerrar
X