AnálisisSwitch

Code of Princess EX – Análisis Switch

Un yo contra el barrio muy japonés

Code of Princess fue un título lanzado en 2012 para Nintendo 3DS por Studio Saizensen. En su día fue vendido como una secuela espiritual del mítico Guardian Heroes de Sega Saturn, ya que el equipo que desarrolló el título estaba compuesto por dos desarrolladores de la gran Treasure Co. Ltd. Estamos ante la versión definitiva, una que cuenta con algunos añadidos extras como la posibilidad de escoger nuevos personajes, y que adapta el apartado gráfico a la consola híbrida de Nintendo.

La historia de Code of Princess EX comienza con la princesa Solange de DeLuxia teniendo que huir de un golpe de estado; el pueblo invasor Distron ha ocupado su reino y ha asesinado al rey. Antes de huir, logra salvar un tesoro familiar: la gran espada real DeLuxcalibur. Nos veremos obligados a embarcarnos en un viaje donde iremos conociendo gente de lo más pintoresca que se irá uniendo a nuestro grupo. Todos ellos serán aliados controlables, desde una ladrona bastante ágil llamada Ali, a una nigromante con apariencia de zombie llama Zozo, y un largo etc.

La cantidad de personajes que se nos une a la aventura es bastante extensa y es fácil que encuentres alguno que se acabe adecuando a tus gustos personales. Yo por mi parte acabe usando a Ali como personaje principal para acabar el modo historia, me sentía un poco fuera de lugar manejando a Solange, aparte de que jugablemente me parece un personaje lento, no terminaba de comprender por qué una princesa en el campo de batalla elige luchar casi en ropa interior. Para algunos puede ser una tontería, pero a mi estos detalles me sacan del juego.

El diseño de Solange de DeLuxia. Llamativo es un rato…

Desde el comienzo veremos que la historia es más una comedia que algo a tomarse en serio. En todo momento el tono que marca sus diálogos es desenfadado, con el típico humor japonés que habrás visto en cientos de animes. La historia principal está dividida en misiones bastantes cortas donde se van intercalando los diálogos entre los personajes como si de una visual novel se tratara. Veremos dibujos estáticos con un buen acabado. Las voces de los personajes están en japonés y el texto en inglés. Debo decir que mi nivel de inglés no es muy alto y aún así no he tenido mayores problemas para entender la historia, por lo que la barrera del idioma tampoco es muy alta.

Su sistema de combate es simple y divertido, sobre todo si lo juegas en compañía, pero peca de varios defectos que terminan lastrando un poco la diversión que podría haber ofrecido el título. Su esquema de control no podría ser más sencillo, con un ataque normal y un ataque fuerte, con algunas combinaciones como abajo, abajo y ataque se pueden realizar movimientos especiales. En total hay dos movimientos especiales con varias variantes: si se pulsa el botón normal o fuerte, o si estos se ejecutan en tierra o en el aire. Las ejecuciones de combos no son del todo satisfactorios, los golpes se notan pesados en la mayoría de personajes y apenas hay variedad a la hora de golpear, por lo que acabaremos realizando las mismas secuencias de botones una y otra vez al no tener más margen donde escoger. Tendremos un botón de guardia para defendernos de los ataques de nuestros enemigos, que al dejar pulsado mientras mientras nos movemos hacia arriba o abajo nos hará cambiar de plano. Todos los escenarios tienen hasta tres planos, esto hace que el movimiento vertical no sea libre como en la mayoría de los yo contra el barrio y hace sentir al juego más rígido de lo normal.

Su command list no destaca por ser muy extensa.

Las escenarios de las misiones suelen ser bastante pequeños, ya que estás misiones suelen durar unos pocos minutos y a la que derrotemos unos cuantos enemigos aparecerá el jefe final. Al acabar la misión se nos otorgarán puntos de experiencia que harán subir de nivel a todos nuestros personajes. Que las misiones sean tan cortas hace que la parte de diálogos sea más larga que la de combate, lo que termina frenando bastante el ritmo del juego. En más de una ocasión me he visto tentado a pasar los diálogos porque yo lo que quería era seguir masacrando enemigos y muchos de los diálogos se me hacían muy pesados. Como curiosidad, al principio pensaba que los diálogos no se podían saltar, hasta que descubrí que había un tutorial específico donde te explican cómo saltarlos, ya que la combinación de botones es algo extraña y tampoco se te da ningún mensaje de aviso de cómo hacerlo.

Aparte de la historia principal, tendremos una gran cantidad de misiones extras que nos ayudarán a seguir subiendo de experiencia a nuestros personajes, y creedme que las necesitaréis. Si bien el juego comienza siendo un paseo por el campo en el cual masacras a multitud de masillas sin pestañear, a partir de cierto punto se da un pico de dificultad bastante alto que te obligará a empezar a grindear experiencia como un loco, además de aprender a usar la guardia que posiblemente habías ignorado hasta este momento.

Los escenarios son variados y lucen bastante bien en esta nueva versión del título.

Como he comentado anteriormente, el juego tiene algunos toques de RPG como son la subida de niveles, en este caso automática, lo que no permite mayor personalización en las estadísticas de nuestros personajes; y la opción de equipar con distintas piezas de armadura a nuestros protagonistas. Estás piezas cambiarán las estadísticas, pero en ningún caso variará el aspecto visual. Además, antes de cada misión, una vez avancemos un poco en la historia, tendremos una tienda para poder comprar este equipo.

En esta nueva versión los escenarios lucen bastante bien, no se puede decir lo mismo del acabado de los personajes. Si bien las ilustraciones de las conversaciones lucen genial, el título en modo televisión luce con un acabado demasiado pixelado, creo que Nintendo Switch ha demostrado suficiente potencial y puede dar mucho más de sí. En el modo portátil esta situación se suaviza bastante y es la forma que os recomiendo jugar al título si vais a jugarlo en solitario.

En cuanto al apartado sonoro, no sobresale en ningún aspecto, las melodías son simpáticas y agradables pero más allá de eso después de terminar de jugar al título no recordarás ninguna con cariño, además las usadas en la escenas de diálogos se repiten demasiado y llegan a cansar.

Entre las opciones de modos de juego tendremos la de jugar cooperativo local, lo que mejora bastante la experiencia si lo jugamos en compañía. Y también cuenta con modalidades online, tanto para completar misiones como con una especie de pvp. Debo decir que estas opciones me han dejado un sabor agridulce ya que me ha sido imposible probarlas, nunca he encontrado a nadie jugando al título por más que lo he intentando y creo que posiblemente de haberlas podido probar hubiera mejorado un poco mi percepción final sobre el título.

Derrotar a todos los enemigos es siempre nuestra misión principal.

Code of Princess EX es un título divertido que podría haber dado más de sí, cuenta con una gran cantidad de personajes, una historia simpática y suficientes modos de juego para darte bastantes horas de diversión. Es una pena que gráficamente no esté todo lo pulido que debería, ni que tampoco destaque en el apartado sonoro; creo que con un poco de esfuerzo podría haber salido un título más depurado en varios aspectos.

Aún así, si te gustan los beat’em up, jugar en compañía y no te importa que esté en inglés, es de las pocas opciones que encontrarás en Nintendo Switch sobre este género. Podéis haceros con la edición digital a través de la eShop de Nintendo Switch por 39,99 €, y esta ocupa unos 2,9 GB de almacenamiento.

Code of Princess EX

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Code of Princess EX es un juego divertido que incluye novedades interesantes, pero peca de repetitivo y de un sistema de control demasiado rígido.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Close
X