AnálisisPC

Bud Spencer and Terence Hill Slaps and Beans – Análisis PC

Es la hora de las galletas con la mano abierta

Desde pequeño he querido ser un héroe. No por el glamour, no por la fama, no por la gloria, sino por ayudar a los demás. Nunca quise ser un santo, pero si ser amable con los demás, ser un escudo para ellos, pero sin dejar de ser humano. También quise hacerlos reír para sentirme bien; no me gustaba la idea de ser intimidante, sino esbozar una sonrisa simpática que hiciera sentir a la gente segura, que vieran en mí a alguien que siempre los iba a cuidar de los malhechores. Todo esto suena demasiado profundo para un análisis y muy posiblemente no sea más que parte de mi propia experiencia, pero todos esos valores de luchar por los demás, del humor y de la humanidad no me lo enseñaron solo personajes como el Capitán América, Yitán o tantos otros héroes tan conocidos, esos valores desde que tengo uso de razón recaen en dos figuras a las cuales siempre he admirado y venerado, además de sentir por ellas un enorme cariño y aprecio. Son nada más y nada menos que Bud Spencer y Terence Hill.

Solo ellos podían ser tan grandes héroes y tan guarruzos.

El juego empieza con Nadie y el Niño (Interpretados como no por Bud Spencer y Terence Hill), cocinando unas sabrosas judías y solucionando algunos problemas a mamporros, cogen sus caballos y justo mientras cabalgan y amanece empiezan los créditos, al más puro estilo Spaghetti Western. Justo en ese momento suena el inconfundible tema de la película Le llamaban Trinidad (de Franco Micalizzi). Entonces empieza nuestra aventura, como un beat´em up con sus enemigos por todos los lados, sus golpes y más golpes.

Las sartenes con judías no dejan de aparecer, una buena forma de curarse junto a las jarras de cerveza. Además, luego puedes usar la propia sartén o la jarra para golpear, un detalle muy sencillo, pero si has visto cualquier película de nuestros dos héroes sabrás que todo es susceptible de ser usado para meter porrazos.

Los mamporros van que vuelan en este juego.

Avanzamos sin dejar de dar tortazos y las referencias no paran de salir en muchos casos si las sabes ver. De forma sencilla, nos metemos en la piel de los héroes de Le llamaban Trinidad, esos pícaros bribones que acababan haciendo el bien porque el bueno de Terence enredaba a Bud, el cual aun siendo un ladrón de caballos no cesaba en su afán de ayudar a la gente.

Cuando creíamos que esto solo iría de tortazos el juego nos sorprende, haciendo un claro homenaje a que nuestros héroes son los más rápidos del Oeste. Mientras una mira se mueve y teniendo claro que en un revólver las balas están contadas, tendremos que intentar marcar a todos nuestros enemigos, para que acto seguido podamos observar el típico desenfunde del pistolero, el mismo que donde pone el ojo pone la bala; pero tranquilos, aquí no muere nadie. En la época lo héroes no mataban, solo te dejaban muy para el arrastre. Pero esto no es todo, el juego continúa de esta manera sorprendiéndonos con pequeños minijuegos que hacen referencia a diferentes películas, de una forma tan clara que es imposible no amarlos.

Bud Spencer and Terence Hill: Slaps and Beans nos lleva por prácticamente toda la filmografía de estos dos titanes de su época, los cuales estuvieron 20 años haciendo películas y siendo los héroes de muchos, entre los que me incluyo. No pienso desvelar cómo hace el paso de una fase a otra el juego, quiero que si vais a jugarlo lo descubráis por vosotros mismos, no tiene desperdicio.

Cerveza y salchichas, la mejor forma de jugarse algo.

Las mecánicas del juego son sencillas en cuanto a pelearse, tenemos un ataque fuerte y uno débil, además de un bloqueo que permite hacer una técnica especial muy reconocible de este par de canallas. Todo esto acompañado de unas barras que se ven gastando según usamos el golpe fuerte, pero que también se llenan enseguida. También podemos coger objetos y lanzarlos, además de poder coger a los enemigos para golpear con ellos. Nada del otro mundo, e incluso podríamos decir que tan sencillo como lo fueran los beat´em up antiguos. Pero eso carece de importancia, porque el juego no para de hacernos reír, sobre todo si somo fans de estas películas, con referencias continuas y humor sencillo, pero que hace honor al contexto del que viene.

Puede que haya comentado que el sistema de combate es sencillo. Con esto he sido un poco mentiroso, sobre todo si pones sobre la mesa a los jefes. Cada uno tiene una mecánica distinta que aprovecha lo que nos ofrece el juego en cuanto a la forma de jugar. Un buen ejemplo es el primero, que nos dispara con una ametralladora mientras nos lanza dinamita, la cual tendremos que devolverle antes de que explote para acto seguido disparar con nuestro revólver. En un principio las mecánicas del juego parecen sencillas, pero según avanzamos nos van sorprendiendo, y esto no solo se aplica a los Jefes. Los minijuegos, como los he llamado antes, son una gran parte de esta aventura y para nada son anecdóticos. Según avancéis y veáis pruebas como la de “Cerveza y Salchichas” sabréis de lo que hablo y aprenderéis que un simple juego de ritmo puede tener su complicación e intensidad.

Frase mítica donde las haya, mucho ojo cuando ellos se enfadan.

Siento mucho si peco de fanboy pero debo decir que este juego es puro arte y una maravilla. Las referencias como he comentado antes son continuas, es muy evidente que los genios de Trinity Team están imbuidos por todas las películas de nuestros queridos Terence y Bud. Este proyecto que empezó como un simple homenaje fan, pero que pudo conseguir bastante dinero y hacerse con los derechos, es una de las obras de cariño más grandes que alguien podría hacer. Siento alegría porque un juego así saliera adelante y no puedo evitar empatizar con sus creadores y como se sentirán al respecto. Incluso detalles muy pequeños de las películas pueden verse en este juego, el mero hecho de estar atento, sobre todo en las conversaciones, es un disfrute increíble.

Visualmente el juego es precioso, tiene un pixel art que aunque no es especialmente llamativo, se adapta perfectamente a lo que el juego quiere transmitir. Un pixel art que destaca sobre todo en las escenas de los minijuegos que representan partes de las películas. Aquí podemos ver el cariño que derrocha el juego y un contraste muy grande con lo que es el núcleo del beat´em up, que como he dicho, es más sencillo aunque de una manera obviamente intencionada.

Un detalle curioso es como el juego tiene una más que extensa banda sonora, la cual podemos escuchar en el menú de inicio. Sin duda, una de las ventajas de poseer los derechos también de la BSO de las películas. Como banda sonora tampoco es una maravilla ni puede ser tan impactante como otras, pero es la que nos acompañó de pequeños y la que nos devuelve a aquella época en la cual, seguramente acompañados de nuestros abuelos, veíamos las aventuras de Bud Spencer y Terence Hill, que sin importar qué papel hicieran siempre eran nuestros héroes.

Hace dos años que el bueno de Bud nos dejó, muchos no lo podíamos creer, Bud Spencer era el más fuerte de todos (sí, incluso más que Chuck Norris). Aunque hacía tiempo que sus películas habían pasado de moda, Bud estaba en la niñez de muchos de manera casi tan inamovible como lo estarían los propios Reyes Magos o Papá Noel. Por eso perderlo fue tan irreal, tan sin sentido… Pero así fue, al final todos somos humanos. Por eso mismo me sentí tan feliz de poder analizar este juego. Es una oda a todos nosotros y nuestra relación en concreto con estas dos personas que nos dieron tanto. Es un juego sencillo, pero con un fondo complejo que tiene muy claro para quien va dirigido. Desde que lo empiezas hasta el final tu mente se llena de buenos recuerdos y se deja llevar por lo que ofrece esta obra. Y si, es posible que las pelis de Bud Spencer y Terence Hill no fueran buenas desde un punto de vista objetivo, y puede que este juego sea simplemente un Indie bastante bien hecho con un combate simple, pero todo eso queda en un segundo plano, porque ellos eran mis héroes y al igual que yo, los héroes de muchos. Porque sin pretensión de ver una obra magistral vuelvo a sus películas un par de veces al año, para reírme y recordar viejos tiempos. Y del mismo modo durante muchos años volveré a este juego, para echar unas partidas cuando algún amigo venga a casa o simplemente me apetezca. Porque este juego me ha devuelto algo que muy pocos juegos pueden hacer, una conexión con mi yo más joven, mi yo que creía que Bud Spencer y Terence Hill eran los hombres más valientes, buenos y divertidos del mundo.

Bud Spencer and Terence Hill Slaps and Beans

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

La diversión y los mamporros abundan en este gran homenaje convertido en videojuego.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Close
X