Artículos

Night in the Woods: El miedo a pasar página

Una fábula sobre animales con preocupaciones muy humanas

Night in the Woods es una obra que a primera vista aparenta ser un juego ligero, debido sobre todo a su colorida ambientación y al aspecto de sus personajes, caricaturas de animales antropomorfizados. Sin embargo, este título, publicado en febrero de 2017 por Finji y desarrollado por el estudio Infinite Fall, ha calado en gran parte de los consumidores. Y la culpa de todo esto la tienen los temas tratados en su argumento, que dejan bien claro que su simpleza es únicamente fingida.

Aunque la trama principal de Night in the Woods se centra en un misterio sin resolver que sucede en Possum Springs, el nombre del pueblo minero en el que se ambienta la obra, el conjunto del juego trata sobre un tema mucho más real. Night in the Woods plasma los verdaderos demonios que azotan las mentes de muchas personas pertenecientes a las generaciones más modernas: el sentimiento de culpa, la falta de confianza en uno mismo, la añoranza por un ser querido que ya se ha ido, la ansiedad, el miedo al fracaso y una tonelada de malos pensamientos que anidan de forma férrea en las mentes de quienes los padecen y que son tratados cada vez más en más obras de este medio.

La historia de Mae Borowski bien podría ser la de cualquier otro joven sacada de la vida real: nuestra protagonista retorna al lugar del que procede tras abandonar la universidad con la esperanza de encontrar una estampa idéntica a la que recordaba. Pero, irónicamente, en su lugar se encuentra con una versión de la misma que, aunque manteniendo su esencia, está tan llena de cambios (sutiles, pero observables) que en ocasiones la hacen irreconocible.

Se forma así una dicotomía en la que Possum Springs es a la vez un lugar familiar y, al mismo tiempo, extraño, haciendo que Mae acabe por sentirse cada vez más desplazada y fuera de lugar en su propio hogar. El mundo que creía que iba a permanecer invariable ha avanzado y cambiado mientras estaba fuera. Ahora, los años han pasado y ella se aferra desesperada a la idea de no querer pasar página, tratando de matar el tiempo rodeada de viejos recuerdos y pasatiempos, e intentando recuperar en vano aquellos buenos momentos que siempre parecen mejores que el presente, mientras el paso del tiempo continúa con su avance inexorable.

El uso del lenguaje y de expresiones cotidianas dotan de vida a sus personajes y sus conversaciones, dando como resultado protagonistas redondos y creíbles.

Las tramas asociadas a los personajes principales y compañeros de aventuras de Mae permiten que el jugador también se vea reflejado en ellos y por tanto sentirse fácilmente identificado. Las historias de Gregg, Angus y Bea muestran cómo cada uno de ellos, a su manera, intentan madurar y avanzar en su vida. Mientras que Bea trata de resignarse ante las circunstancias que le ha tocado vivir, Angus y Gregg luchan por cambiar la situación en la que se encuentran y que les obliga a mantenerse anclados a un pueblo moribundo en el que no ven futuro posible para ellos. En ambos casos, los esfuerzos del resto de personajes por cambiar su estrella contrastan con el desesperado empeño de Mae por permanecer en su zona de confort, aterrorizada por lo que pueda tener que enfrentarse si sale de ella.

La obra, encuadrada en el género de aventuras, se centra en las conversaciones y en un sencillo uso de las plataformas para que los jugadores exploren los secretos de la ciudad bajo la perspectiva de Mae. A su vez, los diálogos gozan de un humor y un sarcasmo loable que la obra aprovecha para generar situaciones que en todo momento suenan naturales y creíbles, propias de cualquier grupo de amigos que posean desde hace años vínculos entre ellos.

Existen también diversos minijuegos que dotan a Night in the Woods de detalles banales y que sirven para transmitir a la perfección los sentimientos y el estado de ánimo que Mae arrastra a lo largo de todo el juego, marcado por el miedo a un futuro incierto y la descorazonadora sensación de aquellos que se ven crecer a sí mismos pero sin saber cómo lidiar con ello.

Existen varios minijuegos, tales como tocar canciones con un bajo, jugar a un videojuego en un portátil o buscar constelaciones en el cielo, entre muchos otros.

No hay nada mejor para resumir el mensaje de esta obra que una de las frases que la tía de Mae, Molly, le dedica a su sobrina en cierto momento de la partida. En él, Mae se muestra arrogante y arremete contra ella anunciando que ya es una persona adulta. La respuesta de su tía Molly no puede ser más redonda: You’re a kid, Mae, and you’re naive. And in its own stupid way, that’s beautiful. (Eres una niña, Mae, y eres ingenua. Y en su propia y estúpida forma de verse, es algo hermoso).

Night in the Woods habla sobre los miedos e inseguridades de sus personajes, sobre la incertidumbre que asola a una persona al empezar una nueva etapa de su vida. Una preocupación común a mucha gente en la que muchas veces deriva en el pánico a no avanzar. Infinite Fall ha conseguido crear una obra muy íntima que habla con complicidad de ese sentimiento de juventud e infancia perdida, de ese falso recuerdo que hace creer que todo tiempo pasado fue mejor; pero a su vez muestra la normalidad que existe en estos dilemas morales y señala nuestra responsabilidad a la hora de madurar, aceptando los cambios que se producen a lo largo del tiempo como una parte más de nuestras vidas.

Etiquetas

Simone Solitaire

A veces cuento historias cuando todos los demás duermen. Escribo sobre videojuegos cuando me dejan.

Actualidad

Cerrar
X