Artículos

Top 10 FPS modernos que imitan a los clasicos de los 90

Diez títulos para revivir la época de oro de los First Person Shooter

En los últimos años se ha puesto de moda lo retro. Muchos estudios indies, además de crear títulos con mucha personalidad que se salen de los cánones actuales, han devuelto a sus raíces al género de los first person shooters, ya sea utilizando gráficos de la época o implementando la jugabilidad rápida y frenética que predominaba por aquel entonces.

Este top está basado en una opinión personal y está centrado en títulos que, o bien son indies, o bien son muy desconocidos, por eso Doom o los nuevos Wolfenstein no están incluidos. Además, el artículo se centra en juegos que imitan y nos recuerdan, ya sea en gráficos, jugabilidad, diseño de niveles o todo a la vez, a los grandes juegos de los 90. Juegos como Still Not Dead, por ejemplo, no se incluyen debido a que no toman influencia directa de ningún clásico.

Empezamos el top con un título que, a pesar de tener muchos comentarios negativos en Steam debido a sus fallos de diseño, puede traernos unos muy buenos ratos, especialmente para los amantes de lo retro con ganas de recorrer laberintos matando aberraciones pixeladas, ya que el juego imita el motor gráfico y la jugabilidad de Wolfenstein 3D y se entremezcla con Blake Stone o Corridor 7. El juego, sin ser una maravilla, nos ofrece unos pocos niveles con una gran variedad de armas y enemigos a la más vieja escuela posible.

Como muchos de los juegos pertenecientes al mercado indie, Cthon es un roguelike. Al igual que el anterior, nos presenta unos gráficos al estilo Wolfenstein 3D pero muchísimo más pulidos, y también toma elementos sobre todo de Corridor 7 en lo que a ambientación futurista y alienígena se refiere. Recorreremos laberintos generados aleatoriamente acribillando alienígenas cabreados con nuestra única arma, que irá mejorando a medida que avanzamos en la partida. Un título muy entretenido y desafiante al que merece la pena echar unas horas.

De nuevo inspirado claramente en Wolfenstein 3D, Intrude es un juego muy minimalista en lo que al apartado gráfico se refiere, pero cargado de acción rápida y frenética con unos logros muy complicados de conseguir. Con un argumento al estilo de los 90; somos un tío que se infiltra en una base militar y mata a todo lo que se mueva. Intrude es un título muy sólido y entretenido, una lástima que solo tenga 15 niveles y tres modos de juego, con lo que la diversión se acaba rápido.

Se trata de un shooter que se juega únicamente en una arena repleta de enemigos de aire lovecraftiano y unos gráficos que recuerdan al primer Quake. Devil Daggers introduce elementos de los bullet hell en su planteamiento donde esquivamos a toda velocidad hordas de enemigos que de un solo golpe te mandan al game over. El juego produce unos niveles de vicio estratosféricos, intentaremos superarnos en cada partida aguantando un segundo más sin morir. Conforme más juegas, más le coges el truco, ya que el patrón de aparición de enemigos no es aleatorio. Por tanto, con la debida práctica podremos hacernos partidas muy largas bien cargadas de tensión y adrenalina.

Decir también que, viendo esos gráficos y esos enemigos, me da un poco de pena que este título se quede en solo jugar a aguantar oleadas. De tener este juego un modo campaña parecería un reboot del primer Quake.

Reboot del titulo de 1994 Rise of the Triad: The Dark War que fue desarrollado por Apogee Software. Este Rise of the Triad es un juego con muchísima personalidad, único e inimitable que va cargado de un sentido del humor que solo entenderán los más noventeros. Tendremos a nuestra disposición armas absurdamente destructivas, que van desde lanzamisiles nucleares a bastones mágicos para liquidar enemigos de todas clases; militares, magos negros o arañas gigantes. Además, con una banda sonora metalera para acompañar la matanza.

El problema: el plataformeo no terminó de convencer a los jugadores y a eso hay que añadir algún que otro problema de rendimiento. Pese a todo, Rise of the Triad es un título más que recomendable sobre todo si queremos probar algo distinto y con personalidad.

Tras un fatídico early access plagado de problemas de diseño, rendimiento pésimo y un buen puñado de bugs, la desarrolladora Pixel Titans se puso las pilas para terminar sacando en su versión definitiva un título más que recomendable.

De nuevo, un roguelike que bebe directamente de Quake 2 y la mejor ciencia ficción de la época nos trae gore a cascoporro con más de 20 tipos de enemigos distintos para masacrar y más de 30 armas diferentes. La banda sonora del juego también es un apartado a destacar e incluso la podemos comprar aparte.

No obstante, sigue teniendo algún que otro problema que corregir. Por ejemplo, el mapa del nivel sigue siendo muy difícil de interpretar y muchas veces tiende a volverse repetitivo. Pero no os preocupéis, porque la desarrolladora sigue trabajando en mejorarlo y pese a estos problemas es un juego que nos va a dar muchas horas de entretenimiento.

Amid Evil no imita el estilo gráfico de los 90, utiliza el Unreal Engine 4 y, en palabras de sus autores “el juego está optimizado para funcionar en una tostadora”. Sin embargo, sí que imita el planteamiento, diseño de niveles y jugabilidad de aquellos años. Donde hasta ahora hemos tenido ciencia ficción, ahora destaca la ambientación medieval y fantástica directamente inspirada en Heretic. Con un repertorio de armas mágicas que disparan rayos y bolas de colores, nos enfrentaremos a hordas de enemigos durante siete episodios distintos cada uno con un buen número de niveles repletos de secretos y, como no, la vieja técnica de obligar al jugador a explorar para encontrar la llave que abre la puerta sin la cual no es posible avanzar.

Amid Evil es un early access, por tanto no están disponibles todos los niveles que el juego tendrá en su versión final. Eso hace que la diversión no dure mucho, pero se trata de un título que tiene mucha calidad y apunta a tener mucho potencial cuando esté acabado.

Si Amid Evil se inspiraba en Heretic, Apocryph lo hace en Hexen. Recorreremos un mundo de fantasía oscura, con sus castillos y mazmorras correspondientes, reventando enemigos con nuestras magias en un frenético festín de gore y gibs al estilo noventero. El juego hace poco que abandonó su early access y sus autores continúan corrigiendo problemas e incluso añadiendo más niveles para alargar una experiencia que ya de por sí es muy rejugable.

Creado a partir de un renovado Build Engine que se utilizó 20 años atrás para títulos como Duke Nukem 3D o Shadow Warrior, de los cuales este juego toma la mayoría de su inspiración, Ion Maiden es un título sorprendentemente bueno, no solo porque luce un apartado gráfico envidiable, con una protagonista carismática y dura, que viene a ser una versión femenina de Duke Nukem, un repertorio de armas variado y destructivo y sobre todo un diseño de niveles que deja en ridículo a los juegos pasilleros de hoy día.

El título tendrá varios episodios disponibles para cuando termine su early access, por ahora solo es posible jugar una parte de la campaña. Juego 100% recomendado.

DUSK es lo que todos los fans de los FPS de los noventa estábamos esperando. El título toma de referencia a Blood, Quake y Redneck Rampage para ofrecernos una experiencia de lo más frenética y ultraviolenta acompañada de una banda sonora metalera compuesta por Andrew Hulshult. Sigue las mismas mecánicas jugables de la vieja escuela, y nos cuenta una historia bastante oscura que se expresa a través del lenguaje visual y unos pequeños textos después de finalizar cada episodio. Que, por cierto, ya falta muy poco para que termine su early access y lo podamos disfrutar completo.

DUSK destaca por la brutalidad de sus combates, el armamento resulta en todo momento divertido y estimulante de utilizar, el mapeado nos pone a nuestra disposición plataformas de salto para matar desde el aire y muchos más secretos para encontrar. Los modos de dificultad hacen el juego apto para todo tipo de público y no se hace nada repetitivo dada la variedad de escenarios y situaciones de combate que se plantean, y encima tenemos un multijugador al estilo Quake, qué más se pude pedir. Experiencia 100% noventera sin nada que reprochar.

Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2. Fan de los First Person Shooter clásicos.

Actualidad

Cerrar
X