AnálisisSwitch

Road to Ballhalla – Análisis Switch

Emprende el camino hacia el Ballhalla, pero ¡cuidado! está lleno de trampas

En la mitología nórdica el Valhalla es un enorme y majestuoso palacio ubicado en Asgard. En esta ocasión nuestro Valhalla se escribe con “b” y nuestro viaje hacia el legendario Ballhalla está lleno de trampas, juegos de palabras, plataformas, colores y ritmo.

Road to Ballhalla, este juego desarrollado por Torched Hill y distribuido por tinyBuild, nos deja a los mandos de una bolita en su camino hacia el Ballhalla. Tenemos un juego de puzles con una fantástica banda sonora y un estilo muy característico.  Al principio se le da mucha importancia a los juegos de palabras, como podría ser el propio nombre del juego, pero según avanzamos la influencia de estos recursos es menor, dando más importancia al diseño de niveles y el ritmo de la música.

Estos juegos de palabras nos sacarán un sonrisa y quizás alguna risa a lo largo del juego, e incluso nos llevarán a muertes absurdas si les hacemos caso y rara vez nos darán un consejo útil.

El juego se divide en cuatro mundos, cada uno con cinco niveles, dos niveles bonus y un modo llamado Rush, que nos enfrenta en batallas contrareloj con otros jugadores para ver quién es el más rápido. Cada mundo se identifica con un color específico, además de implementar una o varias mecánicas nuevas cada vez y darle una vuelta de tuerca a las ya presentadas. Estamos frente a un diseño de niveles muy bien llevado.

La premisa es simple: niveles de diseño minimalista, coloridos y lineales sazonados con trampas que tendremos que superar, que se mueven al ritmo de la música, siendo la meta siempre un agujero dorado, pero además en cada fase hay una serie de secciones secretas con algo más de dificultad. En estas zonas secretas podremos encontrar gran parte de las pequeñas bolas, estas bolitas luminosas, hay 100 en total en cada nivel, nos ayudará a completar el nivel.

Una vez finalizada una fase se nos premiará con un número de tokens dependiendo de nuestra actuación durante el nivel. Estos tokens son necesarios para el desbloqueo de mundos y niveles especiales. Quizás se echa de menos algún tipo de especificación sobre qué hay que hacer para conseguir estos tokens, ya que mientras jugaba pude deducir que entregan uno por conseguir el 100% de las bolitas luminosas y otros dos por completar el nivel en 5 y 10 intentos. Los demás no he conseguido descifrar cómo obtenerlos.

Las mecánicas son, sin duda, el punto fuerte del título. Unos controles bien implementados, un gran diseño de niveles y el característico sentido del humor del juego son una gran combinación. En el tutorial nos introducirán a estos magníficos controles así como a nuestras principales enemigas: unas baldosas rojas parpadeantes que nos quitan vida por contacto.

Poco a poco iremos conociendo otra serie de trampas, como láseres, saltadores, baldosas moradas con movimiento, baldosas azules que aumentan la dificultad de la prueba, bolas rojas gigantes que nos aplastarán, etc. Mecánicas que el título implementa muy bien, mezclándolas y dándole una nueva utilidad en cada zona que encajan con el estilo de juego.

Aunque el tutorial está bien llevado, es entretenido y divertido gracias a los anteriormente mencionados juegos de palabras, es algo prescindible. El juego es muy intuitivo y no creo que necesite de un tutorial inicial.

El control de la bola es bueno, la pequeña pelota tiene inercia, lo que puede llevarnos a la muerte en zonas estrechas pero que le ofrece naturalidad a la jugabilidad. El control del juego con la consola en modo portátil es bueno, así como el control con mando, aunque recomiendo más la utilización del modo portátil pues la cercanía con la pantalla puede ayudar en las zonas que requieren un control más minucioso. Lo cual es tremendamente necesario, pues la curva de dificultad de este título es muy pronunciada. El primer nivel es sencillo y conseguir todos los token es simple, pero la dificultad  empieza a notarse ya en el primer nivel del segundo mundo. Esta dificultad se agradece pues ofrece un reto, pero puede llegar a ser frustrante, sobre todo en el último de los mundos.

La banda sonora y los efectos de sonido son un punto clave en la jugabilidad, pues toda ella está basada en los ritmos. La música dinámica y el SFX nos lo brinda el compositor nominado al Emmy, Nicholas Singer, que es el encargado de adaptar el ritmo y estilo de cada nivel. Sin duda ha hecho un gran trabajo.

La duración es claramente el punto más flojo del título, 20 niveles es muy poco; y dada la variedad de mecánicas que ofrece se podría haber ampliado la duración del mismo. Quizás los recursos gastados en el tutorial podrían haber sido mejor invertidos en la creación de más niveles, y es que sumado a esto tenemos que con el paso de los niveles estos empiezan a verse algo repetitivos, sobre todo el último mundo.

Las mecánicas mostradas tienen mucho potencial y se implementan muy bien, quizás se podían haber explotado más para crear más mundos y ofrecer más variedad a los mismos. Es un juego realmente adictivo y es triste pensar que en unas 7 horas ya puedes dar por finalizado el título.

Pese a todo esto recomiendo el titulo, es entretenido y adictivo. Si te gustan los puzles es un título que deberías tener en tu biblioteca.

Road to Ballahalla

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Un juego corto, que aún así es adictivo, tiene un buen diseño y una banda sonora fantástica. Las mecánicas son interesantes pero no acaban de ser explotadas del todo. Un humor inteligente y una curva de aprendizaje muy pronunciada.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Ángela Tajuelo

Soy una maestra Pokémon destinada a salvar Hyrule, que ahoga sus penas en videojuegos y anime.

Actualidad

Close
X