AnálisisSwitch

Bomb Chicken – Análisis Switch

Pollo explosivo, patatas deluxe y una coca-cola grande, por favor

En el pasado mes de marzo Nintendo presentó el Nindie Direct, un vídeo donde se presentaban varios títulos indie que irían llegando a Nintendo Switch en los próximos meses. Ese evento fue una muestra más de la importancia que se le está dando a este tipo de juegos en la consola híbrida y la gran aceptación que están recibiendo por parte de los usuarios, haciendo que estos títulos acaben obteniendo unas buenas cifras de ventas.

En el vídeo pudimos ver un pequeño vistazo a Bomb Chiken, un título de plataformas y puzzles desarrollado por el pequeño estudio británico, Nitrome, una desarrolladora con más de 14 años de vida y que ha ido llevando varios videojuegos al ámbito de los teléfonos móviles durante todo ese tiempo. Todo esto le da una gran experiencia con la que se han impulsado para llevar Bomb Chiken al mercado, siendo este su primer juego en la eShop de Nintendo Switch.

Una hamburguesa libre

La historia del título es bastante sencilla a simple vista, pero en su gameplay desenfadado y en su diseño artístico pixelado y colorido la gente de Nitrome ha escondido un mensaje con una critica bastante sería respecto al trato que reciben miles de millones de animales cada día, al ser torturados de la peor manera para extraerles todas sus materias primas. Nos encontramos en una de las fabricas de BFC, una conocida y poderosa franquicia de restaurantes de comida basura que por lo visto están especializados en el pollo frito. La clave de su enorme potencial comercial se basa en una especie salsa de color azul que da un toque delicioso a sus grasientos productos, que genera grandes cantidades de colesterol y alegría a la sociedad.

Pero en la parte oscura de todo de este éxito se encuentra una empresa que abusa de los animales, experimentando con ellos y buscando la formula para perfeccionar esa salsa azul. En unas de sus pruebas para sus investigaciones algo no sale del todo bien y conocemos a nuestra pequeña protagonista, una gallina que ha obtenido la capacidad de poner bombas en vez de huevos, y utilizará esta nueva habilidad para escapar de control de BFC y ser libre.

Tortillas con muchos huevos explosivos

Bomb Chicken dispone únicamente de una campaña principal donde podremos disfrutar de 29 niveles bastante divertidos, los cuales nos brindarán unas 4-5 horas de duración aproximadamente; un título bastante corto pero intenso. Las fases son totalmente lineales pero los empleados de Nitrome han realizado un gran trabajo al presentarlos con un buen diseño de niveles y unos desafíos que, gracias a la curva de dificultad que va dibujando el juego, nos hará comernos bastante la cabeza a medida que vayamos avanzando en la historia. Los controles del juego responden a la perfección y su simpleza hace que comprendamos las mecánicas del título desde el primer momento, nuestra protagonista irá poniendo bombas y las irá amontonado o empujando, todo ello para abrir puertas, llegar a sitios que de primeras eran inalcanzables o simplemente para hacer volar por los aires a los malvados empleados de la fabrica. Los enemigos no destacan en este juego por una inteligencia artificial sorprendente, simplemente siguen unas pautas bastantes arcades que les acaba convirtiendo en una pieza más de algo más grande como son los puzzles de cada zona.

El juego recibe un giro de tuerca en los niveles donde deberemos enfrentarnos a ‘jefes’, ya que la intensidad y el ritmo de reacción se eleva y no es tan pausando como en la mayoría del resto de niveles. La exploración está bastante currada y alarga el ciclo de vida del título si decidimos explotar lo que nos ofrece cada nivel al 100%, y siempre seremos recompensados con nuevos puzzles exigentes y con la posibilidad de conseguir más diamantes, que sirven como ofrenda al dios de los pollos y así nos bendiga con más contenedores de salud (super importantes para poder avanzar en la aventura sin sufrir más de la cuenta). Echamos en falta que hubiese más habilidades para el personaje, para así ampliar el abanico de posibilidades que tendríamos tanto para las acciones que nosotros realizaríamos como para las diferentes opciones que tendría cada problema que nos planteasen: de esta manera se podría eliminar o disminuir esa sensación de repetitividad que tenemos en bastantes puntos de nuestra aventura cuando se nos presenta algún desafío.

Comida Pixelada

El juego gráficamente es bastante notable si tenemos en cuenta la categoría en la que se encuentra. Su diseño artístico es una gozada, gracias a un estilo pixel art que llena de personalidad y carisma a todo el universo que se nos presenta, con unos personajes y escenarios que se nos quedarán guardados en nuestro recuerdos de manera muy grata. Su banda sonora, sin embargo, no está a la altura del resto de apartados del juego, con unas melodías simplonas y que nos acompañarán muy poco en nuestra huida. Pero para alegría de nuestros oídos, los efectos sonoros vendrán a nuestro rescate con unos sonidos bastante cómicos que nos sacarán una sonrisilla con cada explosión, cacareo de los pollos o grito de nuestros enemigos al salir disparados por los aires.

El título -aunque apenas tienes textos- está totalmente traducido al castellano. Por último, Bomb Chiken funciona de una manera bastante suave y estable tanto en el dock como en el modo portátil de Nintendo Switch.

Conclusiones

Nitrome da un buen primer paso en el mundo de las videconsolas presentando un título solido y bastante ingenioso. Bomb Chiken destaca por su entrañable diseño artístico pixel art y su jugabilidad adictiva y frenética, creando una combinación explosiva. Por desgracia, el título se nos hará bastante corto con su falta de modos y sus pocos motivos de rejugabilidad nos dejarán con ganas de más. Con sus puntos positivos y negativos, el título se potencia bastante con la funcionalidad portátil de Nintendo Switch y se vuelve una excusa perfecta para pasar coger el mando y dar color y diversión a esos ratos libres que tenemos y echar unas cuantas sesiones de vicio cortas a la consola.

Bomb Chicken

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Nitrome ha conseguido llevar su formula tan pulida en sus títulos de móviles al mundo de las consola. Bomb Chicken encaja a la perfección con la idea de Nintendo Switch y enamorará a más de uno con su jugabilidad adictiva, frenética y muy divertida.

User Rating: 3.8 ( 1 votes)
Etiquetas

Kevin Lupión Jerónimo

Amante de la música, adicto al deporte y próximo héroe de Marvel

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X