AnálisisSwitch

Harvest Moon: Light of Hope – Análisis Switch

Toma, aquí tienes tu granja

Sí, todos mis análisis son sobre gestión de algo; ya sean trenes, ciudades, trabajadores, vikingos… Esta vez tengo nada más y nada menos que ¡una granja!

Al principio me abrumaba bastante el hecho de analizar un título proveniente de una saga tan tan larga, ya que nunca había tocado un Harvest Moon, pero quizás mi experiencia con gestionar cosas de darle a un botón y la propuesta que tenía fue lo que hizo que me lanzase a un análisis virgen de Harvest Moon: Light of Hope Especial Edition para la híbrida de Nintendo.

Opá, yo vi acé un corrá

En Light of Hope comenzaremos escogiendo si queremos un personaje chica o chico y seguidamente despertaremos en una isla sin saber cómo ni por qué. Las primeras horas de juego serán un no parar de cinemáticas, es decir, dos personajes hablando y darle al botón de «Siguiente» tras cada frase, y sin darte cuenta ya serás poseedor de una granja destruida y es tu misión devolverla a la vida si queremos prosperar allí.

Al parecer la isla ahora está totalmente deshabitada debido a una fuerte tormenta que destrozó todos los hogares, así como el gran faro que daba luz y vida a la isla. Encontraremos una pequeña reliquia, que al colocarla en el faro ¡tachán! Se encenderá una luz. Es entonces cuando tenemos más o menos claro cuál es nuestra misión: encontrar todas las reliquias para devolver la luz y que regrese el espíritu del faro. Las dos primeras las encontraremos casi en un abrir y cerrar de ojos, pero cuando lleguemos a la tercera, oh oh, resulta que está rota. Así que a partir de aquí tendremos que dedicarnos a otros menesteres, lo más importante: cultivar.

Recuperar la luz del faro será nuestra misión principal.

En entregas anteriores teníamos el mismo procedimiento a la hora de cuidar de nuestra granja, solo que esta vez nos encargaremos de una isla entera, teniendo la gran misión de reconstruir todas las casas para que el resto de habitantes regresen a la isla.

Todo es cuestión de cavar, cavar y cavar

Al principio del todo nos darán unas pocas semillas para plantar, las típicas coliflores que nadie quiere pero que es lo más barato y te ayudará a ir progresando. La mecánica es sencilla: cavas un hoyo, pones semillas, echas agua. Puedes usar fertilizantes, recomendables para que crezcan antes las plantas, pero son bastante caros al principio y difíciles de conseguir. Tienes que regar toda tu plantación una vez al día, recomendable hacerlo nada más te levantes, porque sino estás jod… Para ello viene muy bien el panel táctil de Switch, ya que será mucho -mucho- más fácil que con el control del joystick. El problema viene que para ganar el suficiente dinero para poder hacer algo tenemos que tener una plantación enorme, por lo que el proceso se hace bastante largo y tedioso. Me vi más de una vez regando, ir a dormir, regar, dormir de nuevo, regar… Hay momentos en los que la historia no puede avanzar sin dinero y sin plantas no hay dinero.

Comenzar a cultivar en nuestro huerto será primordial para prosperar.

La gran mayoría de semillas tendremos que comprarlas y aunque algunas plantas, como por ejemplo el maíz, puedan servir más de una vez, para el resto tocará volver a comprar la semilla para plantarla. Intenté tener un huerto de lo más ordenado posible, pero una vez recolectaba todas las plantas no recordaba dónde estaba cada cosa y al final tenía un batiburrillo por ahí. Además, cada planta tiene su estación, por lo que no será lo mismo cultivar en primavera que en invierno. Al menos se puede plantar en casi cualquier terreno, por lo que las montañas pueden convertirse en un lugar más para ampliar nuestro huerto.

También contaremos con la posibilidad de tener nuestra pequeña granja, con sus vaquitas y sus cerdos, pero tendremos que estar muy pendientes de ellos para alimentarlos y que no enfermen.

Personaje, ¿dónde estás?

A lo largo de nuestra aventura nos encontraremos con multitud de personajes. Los primeros estarán ahí simplemente, con los que podremos conversar, pero el resto tendremos que atraerlos nosotros a la isla. Como bien dije antes, tendremos que reparar toda la isla, es decir, arreglar cada casa para que su dueño vuelva; de esta forma podremos recuperar la floristería, el restaurante, la casa de la bruja, la del mercader… Todas ellas nos dará la oportunidad de acceder a nuevas misiones, con las merecidas recompensas, las cuales al principio no serán demasiado atrayentes.

Sí, claro, no te conozco, pero te arreglaré la casa porque soy wena hente.

Al parecer somos el recadero de todo el mundo y el mejor samaritano que se encontrarán jamás, porque toda la isla depende de nosotros para salvarse. La primera casa será fácil, pero cuando queramos arreglar los puentes que conectan las diferentes zonas, los pozos o el resto de negocios veremos que nos faltan materiales que no son fáciles de conseguir. Para una simple roca necesitaremos un pico, que conseguiremos en una misión, que a su vez logramos al abrir la mina, que solo se arregla con ciertos materiales… Todo ello hace que para lo más simple el proceso se alargue, en mi opinión, demasiado.

También podremos pescar, pero después de bastantes horas jugadas aún ni siquiera he podido llegar a conseguirlo. Está claro que Harvest Moon es un juego para horas y horas de entretenimiento, aunque la mayoría sea pulsar un botón para recoger toda nuestra cosecha, con lo cual llegamos al siguiente punto.

Necesito ocho manos más

El mapa es bastante extenso, y de primeras tendremos tres zonas a las que no podremos acceder, por lo que habrá que ir avanzando en la historia e ir arreglando puentes también. Esto nos descubrirá más lugares que visitar, más personajes y más cosas que arreglar, porque eso parece que nunca acaba; pero también nuevas zonas donde plantar nuestras semillas. Así que cuando menos te lo esperes tendrás un huerto que no solo ocupa tu granja, sino todo el terreno conocido. ¿Quién podría echarte una mano? Un amigo.

En Light of Hope podemos contar con un multijugador, aunque no lo es como tal, sino que un amigo podrá unirse con el otro mando y que nos ayudará prácticamente con las misiones de recolección. Es algo que ayuda bastante cuando tienes un huerto muy extenso y no quieres pasar una hora solo regando plantas, pero tampoco es algo demasiado emocionante. Además, esta opción solo puedes activarla después de bastante tiempo, por lo que habrá que avanzar un poco para conseguir el objeto con el que llamar a un amigo.

El mapa se divide en seis zonas y no todas serán accesibles desde el principio.

También contaremos con la pequeña ayuda de unos duendecillos que tendremos que ir descubriendo por el mapa, pero tampoco serán de gran gran ayuda. Además, todos los personajes cumplen un horario medio prefijado, así que aunque tú te levantes a las 6 de la mañana la floristería no abrirá hasta las 8 y el mercader no aparecerá hasta las 10, esto hace que tengas que dar vueltas recolectando y plantando mientras esperas, y a veces, yo por ejemplo, me he quedado sin nada que hacer esperando a que abriesen.

Conclusiones

Harvest Moon: Light of Hope Special Edition es un juego de gestión de granjas que promete mucho, mucho más. Con una historia sencilla y una premisa que hará que quieras descubrir cada rincón, cada flor y cada personaje que pulula por ahí. Como en todos los Harvest Moon tienes la posibilidad de prosperar y crear una familia, por lo que no he querido incidir demasiado en ello.

Los gráficos no han cambiado demasiado respecto a otras entregas y aunque en el modo portátil se ve bastante fluido, en sobremesa pierde un poco de calidad. Los textos están completamente en inglés, pero son muy fáciles de entender y siempre hay dibujitos de todo lo que nos pidan, así que no hay ningún problema.

La gran novedad era jugar con un amigo en modo cooperativo, aunque no llega a convertirse en un aliciente para engancharle. Eso sí, con esta nueva entrega de la saga tendremos contenido para mucho tiempo.

Harvest Moon: Light of Hope Special Edition

Puntuación Final - 7

7

Interesante

La nueva entrega de la saga de Harvest Moon nos trae un montón de horas de entretenimiento, donde poder cultivar nuestra granja y hacer amistades por toda la isla.

User Rating: 3.8 ( 1 votes)
Etiquetas

Cristina J. Lerena

Filóloga a ratos libres y jugadora casi a tiempo completo. Me gustan los juegos de rol, las aventuras gráficas, los mundos abiertos y las alitas fritas.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X