AnálisisPC

The Friends of Ringo Ishikawa – Análisis PC

Prepárate para encarnar a un delincuente juvenil japonés... imaginado por un ruso

The Friends of Ringo Ishikawa se presentaba ante mí como un juego en el que sumergirte y perderte durante horas dando paseos y peleando contra otras bandas de delincuentes juveniles, una especie de Yakuza con gráficos de la GBA y música digna de Nujabes, pero me temo que Ringo y sus amigos no han sobrevivido a mis expectativas y su juego ha terminado por hacérseme aburrido y pesado, sin llegar a ser mejor que la suma de sus partes. Pero ya me estoy acelerando antes de decir nada en profundidad, así que encendeos un cigarro (o mejor no porque no es sano) y veniros conmigo por un paseo por una Japón imaginada por una mente rusa.

La vida de Ringo

Por una vez haré algo que no suelo hacer con mis análisis, unir dos apartados como son la historia y el gameplay, pero creo que aquí es algo más que necesario. El gameplay es la historia, y esto es casi de una manera literal. La historia, consistente en ponernos en la piel de Ringo Ishikawa, un delincuente juvenil japonés, no nos llevará de la mano para contarnos las aventuras y desventuras de este joven. Veremos que vive solo porque lo experimentamos de primera mano, vemos su pretensión de convertirse en yakuza por los comentarios que hace con sus amigos, todas y cada una de las cosas que sabremos sobre este personaje las vamos a vivir nosotros mismos. Es más, la forma de ser de nuestro protagonista se va a ver influenciada por cada jugador. Y aquí es donde digo que se unen gameplay e historia.

El título de yeo nos da una libertad enorme, lo cual es de agradecer, ya que no nos encontramos ante un beat em up, un uno contra el barrio donde no nos lanzan pelea tras pelea, si no que nos permite investigar la ciudad a nuestras anchas. Tenemos un amplio abanico de acciones a nuestra disposición, podemos ir a clase y atender al maestro (aprendiendo la asignatura) o ignorar al maestro e incluso no ir a clase. ¿Quieres ir a entrenar para mejorar tus stats? También puedes acercarte a un parque cercano y ponerte a ello. Si estás buscando bronca puedes pelear contra otros grupos de delincuentes juveniles… o sencillamente puedes relajarte fumando un cigarro mientras te apoyas en el balcón y escuchas la fantástica banda sonora del juego. Todo esto y más se te ofrece en este título indie… pero es algo tan bueno como malo.

A veces lo único que querremos hacer será encender un cigarro y quedarnos escuchando la música.

La mayor parte del tiempo lo que vas a intentar hacer es hacerte un horario para poder cuadrar tus actividades, de lo contrario andarás corriendo de un lado para otro como pollo sin cabeza pensando en qué debes hacer. Sin una guía concreta y sin tener una historia como apoyo que te indique cuál es el siguiente paso a dar tú deberás elegir qué hacer en cada momento, lo cual hace que la mitad del juego se haga aburrida. Esto es debido a que el sistema de combate no es nada del otro mundo, pegas patadas, puñetazos, agarras o te cubres… y vuelta a empezar. Si te enfrentas a un grupo numeroso el combate será un caos en el que podrás centrarte en un único objetivo, pero tú serás el objetivo de varios enemigos. Puedes ir con amigos (y lo recomendable es que vayas siempre acompañado) pero esto no quita esa sensación caótica y a la vez monótona del combate.

Pero The Friends of Ringo Ishikawa tiene una mecánica que me pareció brillante a la par que estúpida, el modo delincuente. Cuando vas por la ciudad corriendo de un lado para otro puedes pulsar la C de tu teclado, metiendo las manos de tu personaje en sus bolsillos y haciéndole caminar despacio y de manera amenazante. Pero este modo usado a la vez que la patada provocará que llames a otros NPC y empezarás una pelea contra otras bandas (la única forma de mejorar algunos stats y una de las maneras de obtener exp y dinero). Porque este juego se mueve de una manera muy concreta y con apenas cuatro botones lo haces todo. Dentro de combate los botones de patada, puñetazo, cubrirse y saltar son esenciales, pero cuando estás fuera, estos mismos botones pueden servirte para encenderte un cigarro, sentarte en cuclillas (se nota aquí la influencia rusa) y otras tantas acciones que te dan más sensación de inmersión en el juego.

Las peleas serán la mejor forma de conseguir exp, pero serán caóticas y aburridas

Pero todo esto ¿para qué? La historia se nos dará al principio del juego y al final (el cual sin entrar en spoilers debo decir que me gustó bastante y me hizo hacerme preguntas) y durante su parte central no tendremos demasiadas pistas de que está ocurriendo ni de por dónde estamos yendo. Estaremos intentando sacar buenas notas para conseguir becas, o peleando para demostrar que somos los más chungos del barrio, pero sin mucho más que hacer hasta que llegue la hora de acostarnos y guardar. Si alguna palabra sirve para describir este juego es la palabra rutinario, y las rutinas si no las rompes de vez en cuando se hacen pesadas y aburridas.

El arte de Ringo

Pero aquí sí que brilla este título, en el apartado artístico. Tanto visual como musicalmente es de los indies que más han logrado enamorarme. La representación de Japón en píxeles, la elección de colores para diferenciar día y noche o la calma de ponerte a mirar desde la terraza de la escuela la ciudad mientras esa banda sonora te llena y relaja… sin duda alguna son de diez. Pero la cosa no queda ahí, los personajes se sienten vivos, sobre todo Ringo. La cantidad de animaciones que le vemos hacer a lo largo del juego es inmensa, podemos hacer que corra, que camine, que vaya con las manos en los bolsillos, que se encienda un cigarro, que lo tire y después se siente a comer, que se encienda otro cigarro y lo apague en el cenicero al instante siguiente… un sinfín de animaciones que nos hacen meternos aún más en la piel de este joven delincuente con ganas de ser parte de la yakuza. Y creedme que terminaréis haciendo cosas únicamente porque las veréis como naturales, algo normal que Ringo haría, y todo por la naturalidad de las animaciones de 8 píxeles juntos. Impresionante labor visual de yeo.

Con un apartado de pixel art impresionante, el juego de Ringo nos dará vistas como esta

Pero la cosa no queda ahí amigos, oh no. Este título tiene una banda sonora que pretende acompañar a la acción pero que termina por superarla. A mí las partes en las que la música ha ido más tranquila, llenándome de paz y tranquilidad y recordándome a Nujabes han sido mis partes favoritas. Y como todo lo que diga no va a ser suficiente para explicar esto, os dejo aquí con una muestra.

Las conclusiones de Ringo

Puedo recomendar este juego a personas que busquen una experiencia en concreto, la de vivir una vida como la de Ringo. Como beat em up no lo puedo recomendar debido a lo básico de sus combates y al sistema de mejora que se basa en un grindeo incómodo. Puedes jugarlo a tu ritmo y te durará lo que tú quieras que te dure realmente, puedes ir a perder el tiempo cuanto desees o a grindear lo que te plazca, eres libre. Pero sin duda alguna lo que más puedo señalar de este juego es un apartado artístico impecable que ha logrado cautivarme.

Por desgracia lo que decía al principio se mantiene, Ringo y sus amigos no son mejores que la suma de sus partes y se queda en un título que me deja con ganas de ver algo nuevo de yeo pero que no ha terminado de convencerme de por sí.

The Friends of Ringo Ishikawa

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Con un apartado artístico excepcional y una forma de hacerte vivir una vida muy interesante, no logra convencer del todo, pero deja con ganas de más juegos del estudio.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel Jiménez

Me gusta dar la opinión que nadie me ha pedido sobre videojuegos.

Actualidad

Close
X