AnálisisPC

Holy Potatoes! A weapon shop?! – Análisis PC

¡Una de bravas, por favor!

Si siempre has querido salir de aventuras como en cualquier RPG, luchar contra monstruos, descubrir cuevas malditas, subir niveles y rescatar a la princesa del castillo al final de la sala… este no es tu juego. ¡Pero, ey! ¡Que puedes crear sus armas! Sí, sí, porque en Holy Potatoes! A weapon shop! no eres un mindundi más, un héroe random que tiene que salir de caza, aquí eres el magnífico, el portentoso, el increíble… ¡herrero!

Y es que Daylight Studios junto con Daedalic Entertainment han creado otro juego de la genial saga de Holy Potatoes! llevándonos esta vez a los entresijos de las creación y la venta de armas para nuestros queridos héroes. ¡Adéntrate conmigo en este mundo patatil!

Nuestra mascota será un perro… patata. ¡Pero no te lo puedes comer!

¡Una de bravas!

Comenzaremos nuestra aventura eligiendo el nombre de nuestro personaje (Patatita, en mi caso. Sí, lo sé, no es muy original) y nos dirán que somos el nieto de uno de los mejores herreros de todos los tiempos. Por nuestras venas corre su sangre, lo que es lo mismo, que tenemos el don de hacer las mejores armas para los héroes. Y así es como comienza nuestro periplo por el mundo de los negocios, cuando nuestro “socio”, el Agente 46, nos pide que reabramos la tienda de nuestro abuelo. Este agente tiene unas intenciones ocultas, unas que saltan a simple vista desde el minuto uno, pero que nuestro Patatita no es capaz de ver. Pobre, es solo una patatita joven. Nuestro “socio” nos pedirá el 99% del negocio, así que nos tocará trabajar muy duro si queremos salir adelante.

Podemos personalizar nuestra herrería y hacerla cómoda y confortable para nuestros trabajadores.

Para ello contaremos al principio con tres herreros, ya que son tres estadísticas las que pueden sumarse al arma que estemos creando: Ataque, Puntería y Velocidad; aunque más tarde podremos añadir la Magia. Estos trabajadores necesitan su sueldo a final de mes por lo que tendremos que vigilar si podemos pagar o no tener más trabajadores. Además, durante la creación de un arma, de las cuales hay 135 distintas, podemos añadir una mejora, con lo que podemos contratar a autónomos para que nos ayuden, pero el precio se encarece.

A medida que vayamos avanzando en la aventura podremos crear más puestos de trabajo, lo que se suma en más rapidez para hacer las armas. También, a medida que vayan subiendo de nivel nuestros trabajadores podremos ir subiéndoles de categoría, siendo capaz un herrero que antes solo subía el ataque de un arma hacerlo también con la puntería y la magia, por ejemplo.

Un buen arma es un héroe contento, aunque este solo tenga un ojo.

¿Y que hacemos con todas esas armas? Venderlas, obviamente. Seleccionamos a nuestro comerciante, viajamos a algunas de las ciudades patata que hay por la zona y… ¡tachán! Toca hacer negocios. Cada héroe tiene una serie de estadísticas, unas armas preferidas, así que tendremos que ser listos en llevar las armas adecuadas. Si echamos un ojo antes a la ciudad y vemos que la mayoría son arqueros, lleva un par de arcos, ya que será más fácil venderlos a un precio elevado.

Mmm… patata al horno

¿Y ya está? ¿Vendo armas y ya? Pues una vez hayamos hecho el trato veremos que nuestros héroes suben de nivel, lo que nos reportará más fama y dinero. Contra más famosa tu tienda, más clientes, más dinero. Es la patata que se muerde el tubérculo. La mecánica en sí es muy sencilla, pero realmente viciante.

Y con héroes contentos… ¡Más dinero en el bolsillo!

Aunque si pensabas que solo tenías que fabricar armas estabas equivocado. Hay una gran variedad de armas distintas, desde varitas mágicas a pistolas láser, con una cantidad enorme de posibles combinaciones distintas. Una de esas combinaciones se consigue gracias a objetos mágicos que encontraremos en los diferentes mundos, por lo que también tendremos que ir enviando a nuestros trabajadores a explorar las zonas en busca de recursos. También tiene que llegar el momento de tener un comerciante para comprar los materiales básicos, porque aquí las armas no se crean solas.

Sí, viajar a Los juegos del Aperitivo suena bastante bien.

Y también podemos llevar a nuestros herreros a ejercitarse y practicar sus habilidades… Espera, espera. ¿Tú no te has cansado ya de todo lo que tienen que hacer? ¡Porque ellos sí! Como buen jefe tendremos que mantener a nuestros herreros felices, así que tendremos la posibilidad de enviarlos de vacaciones, con su consecuente desembolso, pero que a su vuelta trabajarán más rápido o añadirán estadísticas extra a nuestras armas.

Tu patata me suena

Pero sin duda lo que caracteriza a Holy Potatoes! es su humor. Ya no solo los diálogos hilarantes con tu “socio”, ni que tenga a Laura Craft con Bulk Bogan trabajando, son las miles de rereferencias que hacen al cine o a los videojuegos. Además de la creación básica de armas, según avance la partida nos encontraremos con eventos como que aparezca un fontanero en medio de una tormenta pidiendo una seta o que un ex-soldado nos pida un arma… especial. Y es que de vez en cuando vendrán algunos héroes especiales a pedirnos armas de encargo, mucho más valiosas y que costarán mucho para hacer, pero que rompen con la monotonía.

Este chico rubio me suena…

Pero es que aquí no ha acabado todo, porque si crear armas, hacer encargos, tratar con clientes, viajar por el mundo, explorar las ciudades y mantener contentos a tus trabajadores te parece poco, a final del año tenemos… los ¡Golden Hammer Weapon Awards! Un concurso donde los jueces (que podemos sobornar, ejem) decidirán el arma más mágica, la más potente y la mejor de todas. Así que hay que esforzarse al máximo siempre y si no ganas un año, ¡no pasa nada! Puedes intentarlo al siguiente… Aunque a mí siempre me ganaba Komani, ¡maldito! ¡Está en todas partes!

Esforzarse cada día no es suficiente, a final de año ¡toca concurso!

Conclusiones

Holy Potatoes! A weapon shop! es la nueva entrega de esta saga de patatas que te tendrá entretenido durante horas. Contiene un humor que no se hace pesado ni cargante, es divertido y ameno y te hace querer seguir la aventura. Con un montón de opciones que explorar, aunque la creación de armas a veces sea un poco lenta, nos hace ver el otro punto de vista de los juegos donde eres el héroe.

Está completamente doblado al castellano, aunque se notan a veces algunos errores de traducción, pero para nada cortan el ritmo de la aventura ni de las bromas. Como juego de gestión es bastante entretenido y su historia es divertida.

Además, ahora con las rebajas en Steam puedes conseguirlo por un precio de 3,74 €. ¡Toda una ganga!

Holy Potatoes! The weapon shop?!

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un juego de gestión y simulación muy divertido, donde atravesaremos aventuras en la creación de nuevas armas para convertirnos en el mejor herrero del mundo patata.

User Rating: 3.85 ( 2 votes)
Etiquetas

Cristina J. Lerena

Filóloga a ratos libres y jugadora casi a tiempo completo. Me gustan los juegos de rol, las aventuras gráficas, los mundos abiertos y las alitas fritas.

Actualidad

Close
X