AnálisisPS4

Dragon’s Crown Pro – Análisis PS4

Lo nuevo de Vanillaware es una remasterización con pocas novedades pero con una gran calidad

Vanillaware firma Dragon’s Crown Pro, para quien no conozca este gran estudio quizás sus obras como Odin Sphere u Oboro Muramasa os sonarán de algo, y es que la marca artística de esta gente es inconfundible. Alguna vez he leído que ellos no se consideran desarrolladores de videojuegos tal cual, sino artistas que desarrollan videojuegos, y no puedo estar mas de acuerdo con esta afirmación; sus juegos son pura belleza visual en movimiento, aunque tampoco descuidan la faceta jugable como veremos a continuación.

Dragon’s Crown Pro es la remasterización del juego lanzado a finales de 2013 para PS3 y PS Vita, coincidió con el inminente cambio de generación y quizás no obtuvo todo el reconocimiento que merecía. Este título rescata la formula clásica de los beat’em up combinándola magistralmente con toques roleros, haciendo de este un juego casi infinito por las posibilidades que ofrece y otra joya de Vanillaware.

Estamos ante un Beat’em up clásico con muchos toques de rol.

Si eres un jugador veterano de los que disfrutaste de los salones recreativos en las décadas de los 80 y 90, donde los beat’em up y los juegos de lucha estaban en su máximo apogeo, recordaras clásicos como Cadillacs and Dinosaurs o los clásicos de Capcom como Final Fight o el mítico Dungeons & Dragons, que quizás es el título donde encontraremos más paralelismos con Dragon’s Crown Pro por ser de la misma temática.

Uno de los puntos fuertes de este título son sus protagonistas. Tendremos hasta seis personajes seleccionables para comenzar a dar mamporros. Su diseño de arte está como siempre: cuidadísimo, pero donde más destacan es en sus habilidades. Cada uno se juega de una manera distinta. Podremos escoger entre personajes hábiles con la magia como son el Mago y la Hechicera, otros personajes duchos en el combate cuerpo a cuerpo como la Amazona, el Enano y el Guerrero, y la habilidosa Elfa que preferirá el combate a distancia con su arco. De nuestra elección dependerá nuestra forma de jugar y la táctica a elegir en el combate. Los personajes son tan diferenciados entre sí que el solo hecho de escoger un personaje distinto ya le da un aire refrescante a la jugabilidad, y al menos en mi caso hace que acabes picándote mucho y quieras subir todos los personajes al máximo nivel.

A la hora de empezar a jugar, el juego recomienda comenzar con las clases de combate cuerpo a cuerpo como son el Guerrero y el Enano, estas nos recordarán a la jugabilidad clásica de juegos ya citados anteriormente. Yo comencé con el Guerrero, es el personaje más estándar y quizás el más aburrido. Una vez me terminé la primera vuelta de la campaña volví a empezar, esta vez con la Hechicera, y se me hizo un juego completamente nuevo. Así que antes de centraros en un solo personaje os recomiendo que le deis un tiento a estos y ya conforme a vuestras preferencias hagáis una elección.

Selecciona una mazmorra, derrota a todos los enemigos y al jefe final de esta, consigue nuevo y mejor equipo, volver a la acción… Los toques de rol le otorgan a este título una mayor profundidad y rejugabilidad. Conforme avanzamos en nuestra partida conseguiremos mejor equipo e iremos subiendo las habilidades de nuestro personaje en el Gremio de aventureros. En la ciudad también podremos visitar una tienda para reponer nuestras pociones, pergaminos de hechizos, reparar nuestro equipo (el cual sufre desgaste por su uso) y tasar los botines que conseguiremos en las mazmorras. Y es que los botines aleatorios nos mantendrán muy enganchados durante horas repitiendo las mazmorras. La mayoría de estas tienen dos rutas y muchas salas secretas, a eso hay que sumarle las misiones secundarias que debemos cumplir del Gremio de aventureros, que piden ciertos requisitos como descubrir un tesoro escondido, derrotar cinco esqueletos negros o recolectar algún ítem específico. Así que si sois amantes del looteo, cuidado, porque Dragon’s Crown Pro es muy adictivo.

El multijugador de Dragon’s Crown Pro es uno de sus grandes modos de juego.

Como he comentado, las mazmorras permiten tomar varias rutas e incluso tomar decisiones afectando al desarrollo de las mismas. También tiene otros elementos vistos en el género, como la posibilidad de usar a enemigos en forma de montura y los ya clásicos enfrentamientos contra las jefes finales de cada fase, pero lo mejor de todo esto es que podremos jugar con un modo cooperativo tanto online como offline con hasta cuatro jugadores. Y es que jugar acompañados es la mejor experiencia que ofrece este título, donde hacer un equipo equilibrado y las estrategias conjuntas son necesarias, sobre todo en los niveles más altos de dificultad, donde cualquier enemigo en un despiste te puede mandar al otro barrio.

Además, Dragon’s Crown Pro posee un ligero argumento, que no todo a va a ser darse de ostias. No es tan elaborado como en otros títulos de la compañía como Odin Sphere donde la historia tenia bastante peso, pero es que tampoco le hace mucha falta a este título si tenemos en cuenta que su referente son los beat’em up clásicos. Al menos nos propone un pequeño hilo conductor para visitar primero las mazmorras en orden a modo de tutorial hasta que desbloqueemos el modo online y podamos visitarlas aleatoriamente.

El juego permite que completemos la aventura en solitario, ya que dispone de una curiosa forma de rescatar cadáveres de jugadores reales, donde se queda grabado su equipo, habilidades, nivel y podremos rescatarlos en forma de NPC para que nos ayuden en nuestra aventura. Debemos completar unas primeras horas de juego introductorias antes de poder acceder al online. Aparte de explorar las mazmorras con la ayuda de otros aventureros, tendremos otras opciones disponibles de juego como el coliseo, que no consiste en otra cosa que combatir en duelo contra otros personajes; y el laberinto del caos, que es una mazmorra especial que se desbloquea al terminar la aventura por primera vez. Es una mazmorra totalmente aleatoria donde nunca sabes que sala vas a visitar ni que enemigos vas a enfrentar, según el nivel de dificultad que hayamos completado tendremos acceso hasta un cierto número de pisos.

Si hay que ponerle un pero es quizás la repetividad de los escenarios, más aún si optas por jugar la aventura en solitario. Puede que acabes rápidamente cansado del titulo, pero esto cambia si lo juegas con algún conocido y vais completando los diferentes niveles de dificultad. Es la experiencia recomendable y casi sin daros cuenta puede ofrecer más de 100 horas de juego.

Su multijugador es una de las mejores experiencias que he disfrutado en mucho tiempo.

Tendremos hasta tres niveles de dificultad, por eso el primer run de la historia en dificultad normal es solo el comienzo, este solo nos permite llegar hasta el nivel 35 con nuestro personaje, así que si queremos seguir progresando hay que aumentar la dificultad. Aquí ya notamos que el juego se complica un pelín, aunque tampoco estamos ante el Dark Souls de los beat’em up, es bastante permisivo y tienes varias vidas y continuaciones pagando oro antes de besar el barro.

El estilo visual de Vanillaware es muy marcado y solo hace falta ver una captura para saber que se trata de un juego suyo. En este título resaltan de forma desproporcionada los atributos de los personajes, este estilo viene ya desde los tiempo de Odin Sphere. Así que no voy a repetirme ensalzando la belleza de sus animaciones 2D, algo más que evidente. Si tengo que ponerle alguna pega a esto es la cantidad de elementos que vemos en pantalla, más si nos juntamos hasta cuatro personajes; puede conformar un pequeño caos y muchas veces es muy fácil perder de vista a nuestro personaje. Sobre todo cuando te enfrentas a los final boss de dimensiones considerables; esto acaba añadiendo involuntariamente un poco más de dificultad si cabe.

Como remasterización no trae grandes novedades si ya tenías el juego original, es más una segunda oportunidad para aquella gente que lo dejó escapar en su día.  Pero si ya tenias el juego original y te vuelve a picar el gusanillo, podrás importar tus partidas guardadas ya que son totalmente compatibles con este título. Otra de las grandes novedades es la inclusión de textos en español, cosa que se agradece una barbaridad aunque estemos ante un título con poco texto. Si posees una PS4 Pro, es compatible con resoluciones 4K, además se juega fluidamente y ya no pega esos tirones ocasionales cuando había demasiados elementos en pantalla. La banda sonora también ha sido regrabada con una orquesta en directo, así que notarás ligeras diferencias con el título original. La calidad de la música que nos acompaña en todo momento está a un gran nivel, así como todos los efectos de sonido y la voz del narrador que cuenta nuestras aventuras como si de un cuento se tratase.

Dragon’s Crown Pro es un juego muy recomendable para los amantes de los juegos bidimensionales, las aventuras con toques de rol o los clásicos beat’em up orientados al multijugador. Es un juego largo pero con un gran sistema de combate y un bien implementado sistema multijugador donde puedes pasar una gran cantidad de horas mejorando tu equipo, derrotando jefes finales, desbloqueando extras o probando cada una de las clases.

Si bien como novedades está versión mejorada tiene poco que ofrecer, salvo los textos en español y la resolución 4K para los modelos de PS4 Pro, presenta una gran oportunidad para redescubrir un gran título de acción, tanto para los más nostálgicos como para los nuevos jugadores. Todos tienen cabida en Dragon’s Crown.

Dragon's Crown Pro

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Dragon's Crown Pro es un juego muy recomendable para los amantes de los juegos 2D, las aventuras con toques de rol o los clásicos beat'em up.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X