AnálisisPS4

Dark Souls Remastered – Análisis PS4

Prepare to Die

Dark Souls se convirtió en uno de mis juegos favoritos desde que lo probé por primera vez. O más bien, desde que morí patéticamente a los pocos minutos de comenzar a jugarlo.

Desde su lanzamiento y la posterior importancia que tomó en el mundo de los videojuegos, han sido muchos los que han intentado imitarlo, e incluso el juego tomó su propia seña de identidad cuando todos comparaban cualquier tipo de dificultad con el título. La de veces que he escuchado: este juego es tan difícil como Dark Souls, si te has jugado Dark Souls estás preparado para todo.

La gente lo convirtió casi en una obra maestra, más por el boca a boca y las habladurías de que era sumamente difícil. La verdad es que es una pena, porque muchos se quedaron con eso y no lo jugaron o muchos no pudieron ver que Dark Souls era mucho más que la muerte continua del jugador.

Yo ya venía escarmentada gracias a Demon’s Souls, el cual, por cierto, está en mi top diez de los juegos que ocuparán un lugar en mi corazón hasta que me muera. Sabía a lo que me enfrentaba, y estaba preparada para acumular toda la santa paciencia que una persona normal puede acumular. Si en algo son expertos los maestros de From Software y el gran Hidetaka Miyazaki es en abofetearte indirectamente, mandando a la basura tus esperanzas de supervivencia fácil en esta saga.

Al principio fue un mar de lágrimas, mandíbula apretada y gritos frente al televisor. Aún no entiendo cómo el DualShock pudo sobrevivir a tanta frustración humana. Entonces, como en todos los Souls, te levantas y vuelves a intentarlo. Subes de nivel, mejoras tus estadísticas y comienzas a saborear el placer de morir tres veces en lugar de doce. Comienzas a darte cuenta de lo enormemente adictivo que es este juego, de lo divertido que resulta jugarlo en compañía quedando con tus amigos en una hoguera del camino como quien queda para tomarse unas tapas y una cerveza.

Creo que no fui la única que se frotó las manos cuando anunciaron esta remasterización, pues tras haberme jugado todas las entregas y haberlas exprimido todo lo posible, regresar a Lordran no parecía un mal plan.

Es aquí cuando el Prepare to Die vuelve con más fuerza que nunca.

Un lugar familiar

Es superior a mí tratar de analizar este juego dejando a un lado todo el amor que le tengo. Supe que había extrañado este universo en cuanto dio comienzo la primera cinemática. Todos los que son conocedores de la saga saben de sobra que Dark Souls no se caracteriza por una narrativa completa, con una trama mascada que complementa la aventura tras cada uno de tus pasos. Aquí los objetos son los que contienen algo de historia, teniendo que buscar por tu cuenta algunas pistas sobre los personajes. Sé de sobra que hay mucha gente que no le dio una oportunidad debido a esto, y a día de hoy cuando nombras Dark Souls hay muchos que siguen tachándolo como el juego sin historia, el cual no vale la pena jugar porque no cuenta nada.

¿Lo echábais de menos? ¡Seguro que la pila de cuerpos quemados a su paso os trae nostalgia!

En Dark Souls no vas a encontrar demasiados diálogos, ni tampoco una banda sonora extensa como otros juegos nos tienen acostumbrados. La sensación de soledad y de que la muerte acecha en cada una de sus esquinas es innegable. ¡Descuídate! ¿Sabes? Que incluso el hueco más delgaducho puede acabar contigo si tu confianza roza la soberbia.

Lordran adquiere un soplo de aire fresco gracias a esta versión. Volvemos a casa. Te reencontrarás con viejos conocidos, los cuales lucen un poco mejor que en su entrega original. Eso si, ya sabéis lo que dicen: aunque la mona se vista de seda… En este caso podríamos hacer alusión al diablo, por ejemplo. Porque dejar a un caballero de brillante armadura dorada fuera de su celda sigue ocasionando los mismos problemas que antaño. Si eres novato en Dark Souls a lo mejor te gustaría estrecharles la mano. Si eres un veterano… Tú y yo nos entendemos.

¡Praise the fps!

Luz, ambientación, texturas algo mejoradas… El estudio sabe que Dark Souls fue un juego redondo. Quizás por este motivo no se han atrevido a modificar algunas pautas, a intentar mejorar algo del sistema de combate o añadir novedades a la versión final. Por un lado es entendible, pues personas de todo el mundo disfrutaron hasta el último detalle de su entrega original. Esto no ocurrió con Dark Souls 2, ya que llovieron críticas y en mi opinión es el más flojo de todos.

La fluidez es innegable. Donde antes tenías que caminar con miedo debido a la ralentización de fps, ahora puedes rodar y correr con plena libertad, cuidando el no morir de forma triste en alguna caída absurda. Un claro ejemplo es Ciudad Infestada.

¿Quién no ama ese lugar? ¿Quién no adora morir bajo picaduras de mosquito, señores con piedras enormes y señores que de un garrotazo te envían directo al infierno? Que terror, de verdad. Terror porque yo, como muchos otros, tenía en mente lo duro que fue cruzar el pantano en su versión original. Entonces llegué y una lágrima de emoción resbaló por mi mejilla. Quizás no tan exagerado, pero ni punto de comparación. ¡Ahora podemos rodar y sobrevivir!

¿Os imagináis que Ciudad Infestada hubiese seguido siendo un horror de fps? Menudo meme, entonces.

Pero no os preocupéis, que el factor característico del juego sigue ahí: su dificultad.

Me gusta tu arma. ¿A qué muerto se la has robado?

Los efectos en esta remasterización están bastante cuidados. Elegí (de nuevo, como siempre, porque no tengo remedio) la clase del Piromante. No solo porque el bendito fuego sea una buena táctica para muchos enemigos, si no porque en sí, me parece de las mejores clases que tiene el juego. O al menos una de las más interesantes.

Respetando ante todo su identidad visual los efectos de los hechizos ahora son más espectaculares, así como el detalle de armas y armadura. Parece incluso que los movimientos son más fluidos y rápidos. No esperéis añadidos con respecto a este tema, pues el inventario y los objetos escondidos en el mundo siguen siendo los mismos. Quien haya disfrutado del juego más de una vez no encontrará problema alguno en terminar la primera vuelta tras unas cuantas horas de juego.

Colecciona las piedras, los tesoros, hazte con las ascuas… Dark Souls Remastered sigue ofreciendo un montón de posibilidades de equipo. También se mantienen los pactos, pudiendo ahora cambiar de uno a otro desde cualquier hoguera. Yo eché mucho de menos el viaje rápido desde el inicio, dándome cuenta de que estaba demasiado mal acostumbrada a poder ir de un lado a otro en las siguientes entregas sin demorarme tanto por el camino.

Invasión del espíritu oscuro…

Dark Souls Remastered sigue siendo una experiencia increíble en solitario, pero eso no quita que en cooperativo sea aún mucho mejor.

Preparaos para un online estable donde las conjuraciones funcionan al noventa por ciento gracias a sus servidores. Parece que estos han sido de gran ayuda a la hora de establecer conexión entre los jugadores, por lo que no vais a tener ningún problema para conectar con amigos o simplemente ayudar a los incautos que lo necesiten.

Un online con servidores dedicados, fluido y rápido.

La limitación de objetos curativos está presente; lo agradeceréis cuando vayáis con prisa y de repente os salga en pantalla el temido aviso de una invasión. Hay jugadores que se dedican a esto, como otros que optan por jugar como hueco cuidándose las espaldas. Todo es respetable, pero en mi opinión Dark Souls pierde gran parte de su gracia si no se disfruta su online.

Podéis sacarle mucho partido a jugar con un amigo sobre todo si estáis interesados en conseguir todos los trofeos, ya que la posibilidad de intercambiar equipo y objetos sigue estando ahí.

Caminante del abismo

Confesaré que yo era de las que esperaban unos añadidos nuevos o unas mejoras impresionantes. La verdad es que sabía que siendo una sencilla remasterización no podía esperar todo esto. Además se añade el contenido de Artorias, lo cual se agradece, porque no muchos pudieron disfrutarlo en su momento. ¡Caminar por el abismo nunca fue tan divertido!

«Lágrimas más adelante»

Desafiante y adictivo, conseguir vuestro objetivo en Dark Souls Remastered es una sucesión de niveles retorcidos que se conectan entre ellos con una facilidad asombrosa que os dejará boquiabiertos. Si fuisteis de los que no disfrutaron de este juego, sabed que el sistema de combate, los objetivos, enemigos, objetos… Todo se mantiene igual, a excepción de que encontraréis unos fps estables y un online cuidado, con servidores dedicados y un acercamiento más a lo que fue Dark Souls 3 en su momento.

Increíble ver la cantidad de señales en el suelo, en las hogueras, frente a las puertas de niebla… La magia de Dark Souls no ha muerto y nunca lo hará. Quizás este es el verdadero triunfo de la saga.

Conclusiones

Id con pies de plomo. No esperéis una remasterización mágica, ni unos cambios de sobresaliente. Si jugasteis en su momento, obtendréis, sobre todo, una experiencia fiel y original. Lordran, La Fortaleza de Sen, el Bosque Tenebroso… Lugares familiares que os harán rememorar las muertes, la desesperación y la soledad que experimentásteis en su día.

Siempre he dicho que envidio mucho a los que jamás jugaron. Ellos podrán vivir esta experiencia por primera vez y dejarse cautivar por la saga como nos ocurrió a muchos de nosotros. Soy de las primeras que recomienda jugarlos, que insiste a los amigos para que lo hagan. Dark Souls Remastered sigue siendo una aventura sin igual, solitaria, donde tu habilidad y paciencia serán puestas a prueba de forma constante.

Si encuentras un nido lleno de huevos, ¡hazte un ovillo!

¿Recomiendo su compra? Por supuesto que si. Pero tampoco puedo dejar de advertiros que si sois huecos veteranos seáis conscientes de las pocas novedades que incluye la remasterización. Eso sí, ¿a que ahora os apetece pasar una semanita de vacaciones en Ciudad Infestada?

Para los novatos, un par de consejos: calma y paciencia. Guiaos por vuestro instinto y disfrutad de esta maravilla. Porque ante todo, Dark Souls siempre será un juegazo.

Dark Souls Remastered

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Dark Souls se convirtió en un referente en el mundo de los videojuegos. Esta remasterización es una gran oportunidad para todos aquellos que no lo jugaron en su momento.

User Rating: 4.6 ( 2 votes)
Etiquetas

Aruba Chan

Cosplayer y artista amante del diseño gráfico, de la fotografía y el dibujo. Llevo jugando videojuegos desde que era pequeña, pero siempre guardaré en mi memoria The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X