AnálisisPS4

CoolPaintr VR – Análisis PS VR

Un lienzo lleno de posibilidades

Lo primero que querría destacar de CoolPaintr VR es que no lo entiendo como un juego, por lo que no llevará una nota al final de este análisis. Por supuesto aquí entramos en lo que significa el término videojuego para cada uno (debate en el cual no deseo adentrarme de momento), así que lo resumiré en que es una experiencia que deja un conjunto de herramientas a tu disposición para a partir de ahí dejar volar tu creatividad; no hay objetivos, premios o puntuaciones. Tan solo los clásicos trofeos y tus ganas de crear. Por ello no lo considero tanto un juego, a pesar de lo divertido que resulta, como una herramienta. Lo siguiente en orden de importancia es aplaudir la enorme labor de diseño de CoolPaintr VR realizada por el equipo de WildBit Studios. Es algo sin parangón en la realidad virtual y que puede seguir evolucionando en algo aún más potente si sus responsables siguen haciéndolo crecer y escuchando a la comunidad como hasta ahora.

¿Nunca has querido pintar en la pared del salón?

CoolPaintr VR nos permite pintar en un espacio tridimensional todo aquello que se nos ocurra. Nos encontraremos en una habitación virtual con techos y paredes que podemos delimitar con una rejilla o con colores para tener un mayor control de la profundidad y las distancias. Tendremos un asistente que nos ayudará a familiarizarnos con los controles, muy parecido al mítico clip del Word, pero mucho menos irritante. Una cosa que desprende CoolPaintr es la intención de sus creadores en hacer la experiencia lo más cómoda posible, tanto para expertos como para principiantes. Esto puede verse en lo intuitivo de su interfaz, la tipografía de sus textos y la posibilidad de configurar todo lo que percibimos a nuestro alrededor para hacer más agradable la experiencia: mantener o desactivar los sonidos de las herramientas, poner música de fondo, mantener o silenciar al asistente… muchos pequeños detalles que dejan entrever la necesidad de sus creadores de hacer atractiva la experiencia a todos.

Para empezar a dibujar necesitaremos el mando Move (solo uno), y es la única forma de poder disfrutar de esta experiencia. El mando Move responde perfectamente a las necesidades de la aplicación: cuando estamos dentro vemos una representación perfecta de nuestro mando, por lo que nunca nos sentiremos perdidos a la hora de encontrar ciertos botones. El cabezal del mando cambia de forma según la herramienta que estemos usando: una lupa, una brocha, una goma, una pinza para desplazar diferentes partes de nuestra obra… Hay una sección de opciones, desde la que podemos configurar las características de la sala en la que nos encontramos, y la sección desde la que podemos empezar a pintar.

Al principio cuesta hacerse a la selección de botones, pero más por una cuestión de querer hacer las cosas rápido y empezar a experimentar que por una mala implementación, que no es el caso en absoluto. La segunda vez que juegues a CoolPaintr te sorprenderás del dominio adquirido. Lo primero que hice con CoolPaintr nada más aprender a manejarlo con el tutorial fue una felicitación de cumpleaños a mi pareja, que llegaba en veinte minutos a casa.

Empecé a familiarizarme con las opciones disponibles: tenemos brochas con diferentes efectos cuyo trazo podemos aumentar de grosor según la presión que ejerzamos (con una gran precisión) y en la dirección del espacio que deseemos. A su vez estos trazos pueden ser totalmente planos o tener efecto líquido o más diseñado para contornos determinados. Podemos pintar con una brocha de base cuadrada, hexagonal, circular… y elegir por supuesto el color de lo que pintamos entre una amplia paleta de colores. También es muy interesante y útil la posibilidad de reproducir de forma simétrica todo aquello que dibujamos. Por ejemplo, si pinto la mitad de un rostro humano, al otro lado del plano se reproducirá de forma exacta, por lo que ahorra mucho trabajo.

Solo hay figuras prediseñadas tipo esferas o cilindros, pero no complejas como cruces o trapecios, para ello existe la herramienta Revolución, mediante la cual podemos trazar figuras en arco generando su correspondiente representación tridimensional. Muy útil para dibujar formas aladas o músculos, por ejemplo. Sin embargo no os asustéis, pues WildBit ya ha confirmado que los diseños realizados en CoolPaintr podrán ser subidos a una plataforma propia para así poder descargarlos en nuestras consolas y usarlos de modelo para hacer nuestras propias obras, o modificarlo a voluntad.

He echado de menos que hubiera una pequeña biblioteca de estructuras prediseñadas; por ejemplo, un esqueleto humano, la clásica figura de dibujo del maniquí, un pequeño paisaje sin mucho detalle… que hubieran proporcionado algo más de base para aquel que, como yo, no tiene muchos conocimientos o habilidades de dibujo. Sin embargo, es una carencia que se resolverá fácilmente gracias a la plataforma anteriormente mencionada, o incluso no es descabellado que forme parte de alguna actualización futura.

Una de las opciones más interesantes es la de poder subir desde un USB una imagen al espacio de CoolPaintr y copiarla desde dentro. Para que os hagáis una idea es como poner una imagen en un atril e ir mirando a los lados de vez en cuando para copiarla; es una función realmente maravillosa y bien implementada. En las siguientes fotografías muestro cómo he usado esa función para recrear el logo de nuestra página.

A la derecha tenemos una imagen del logo de Navi Games subida desde un USB. A la izquierda estoy intentando hacer un modelo 3D de Navi. Se realiza de una forma muy sencilla con la figura de la esfera y después a mano alzada con la brocha para las alas.

La escala de aquello que dibujemos también se puede modificar de un modo muy sencillo, pues hay una herramienta mediante la cual girando el Move podemos aumentar o disminuir el tamaño de la escena que estamos creando. Eso abre la puerta a un manejo muy interesante de la aplicación, ya que para dibujos que requieran mucha precisión simplemente deberemos aumentar el tamaño de la estructura que estemos diseñando, y así convertir una superficie pequeño en un lienzo gigantesco para después, al reducirlo de nuevo de tamaño, todo se reduzca a escala. Tened en cuenta que podemos movernos alrededor de todo lo que pintemos, en cualquier dirección del espacio.

Es difícil de explicar la relajación que se siente pintando con esta precisión de una forma tan sencilla. Por supuesto, no tenemos por qué limitarnos a pintar solo lo que está frente a nosotros: toda la sala en la que nos encontramos se puede llenar de dibujos o estructuras y todo formará parte de la misma escena.

Como explicaba antes quizás me hayan faltado una biblioteca de figuras básicas mayor. Para dibujar las flechas del logotipo estuve bastante más tiempo del que hubiera imaginado, ya que pintarlo «a mano» y de forma tridimensional plantea dificultades nuevas aún para los que solemos dibujar fuera de la VR.

Para mover elementos dentro de la propia escena y cambiarlos de posición hay otra función que nos indica los puntos clave de todo lo que hemos dibujado para así poder moverlo usándolo de referencia con el mando Move. Uno de los puntos que creo se podrían haber hecho más sencillos es precisamente la acción de mover elementos dentro de una misma escena ya que, si intentas mover uno solo, toda la escena se mueve arrastrada por él, provocando al principio bastante confusión. Más adelante descubrí un botón que me permitía realizar esa acción, pero aún así lo sentí algo más complicado de lo que esperaba. Hay que remarcar que por el momento CoolPaintr solo permite hacer imágenes estáticas, no una sucesión de ellas para dar lugar a gifs o pequeñas animaciones (salvo pequeños efectos dinámicos como el fuego, la nieve y las chispas)

Conclusiones

CoolPaintr VR es un ilusionante primer paso hacia la pintura de forma totalmente libre en todo nuestro espacio; es la herramienta de VR que más herramientas ofrece de momento para este fin. A poco interés que tengas en la pintura o el dibujo en general, puedes encontrar una magnífica y relajante alternativa para crear, plasmar ideas o, simplemente, relajarte y dejarte llevar. Colorea las paredes del color que más te relaje, llena el USB con tu música favorita y disfruta. La concentración y relajación que he sentido manejando CoolPaintr ha sido impactante; no solo estimula la creatividad, también puede ser muy relajante liarte a brochazos con todo lo que te rodea. Por otra parte debo señalar que las limitaciones de la PlayStation Camera, que afecta a muchos otros títulos de VR, también representan un problema en ocasiones: el espacio que registra es muy pequeño, por lo que más de una vez tendremos que suplir esa falta de movimiento con la herramienta que nos permite jugar con la escala y la perspectiva de la escena.

Es cierto que CoolPaintr VR no te va a enseñar a dibujar, ni va a proponerte objetivos, esa no es su meta. Si ya sabes dibujar de antemano, o tienes una profesión en la rama artística, el valor de CoolPaintr se duplica; es una experiencia que deberíais probar al menos una vez.

Soy consciente de que mi dominio del dibujo tridimensional es más bien limitado, así que os dejo abajo un vídeo del canal de PlayStation en el que una de las diseñadoras del juego usa prácticamente todas las herramientas que ofrece CoolPaintr para hacer un busto de Kratos y que seguro que os ayuda a entender mejor cómo es la experiencia.

CoolPaintr VR ya está a la venta en exclusiva para PS VR a un precio de 19,99 €.

Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X