AnálisisSwitch

A Robot Named Fight – Análisis Switch

El mundo está en peligro

Durante bastante tiempo las grandes compañías han tenido a sus títulos anclados a temas de ventas y si algo funciona toca sobreexplotarlo y si no funciona pues a la nevera. Los amantes de la saga Metroid sabrán de lo que estoy hablando, porque a ellos les tocó vivir por un desierto de incertidumbre sobre la saga, al igual que otros mucho títulos. Ahora la situación de la rescata recompensas más famosa del universo es totalmente diferente, porque mira hacia un futuro bastante prometedor, saliendo de una entrega para Nintendo 3DS que ha sido alabada por las criticas y a la espera de una nueva historia en Nintendo Switch.

Si te encuentras con ganas de más o la situación de tu antigua saga favorita no es favorable, siempre podemos mirar al mundo de los indie, donde los focos no son tan llamativos y escandalosos como los de los triple A, pero aún así, pueden tener bastantes propuestas arriesgadas o novedosas que hagan temblar a lo más grandes. Hoy os hablaremos de A Robot Named Fight,un título desarrollado por Matt Bitner Games que rinde homenaje al Super Metroid de la SNEScon una propuesta que une los géneros de metroidvania y los roguelike, sorprendiendo con un juego que se forma alrededor de un sistema de generación procedural. Una mezcla que después de su paso por PC en 2017 llega ahora a la eShop de Nintendo Switch para renacer nuevamente y llegar a un público más amplio.

La guerra de los mundos

La historia de A Robot Named Fight nos sitúa en un mundo con una ambientación futurista que bebe de varios subgéneros de la temática cyberpunk, donde los humanos han dejado a los robots al cuidado de todo. De repente, Megabeas, una enorme masa de carne del tamaño de un satélite ha llegado desde los confines del espacio con la intención de invadir y tomar el control del planeta, para ello manda a cientos y cientos de horribles criaturas que pisan la tierra matando y destruyendo todo lo que se encuentran a su paso. Nuestro papel en el juego recae en un robot anónimo que se levanta y emprende un duro camino para salvar el mundo y derrotar al poderoso enemigo espacial. Todo esto muestra una historia sencilla de ciencia-ficción, que nos pondrá rápidamente al control del personaje y con una misión principal bastante clara.

Exploremos más de 14 millones de realidades posibles

La aventura principal empezará siempre igual, con nuestro protagonista luchando por levantarse del suelo después de sufrir un ataque, pero una vez que estemos de pie, nos daremos cuenta que no, no todo está igual. Cada partida que juguemos en A Robot Named Fight nos ubicará en sitios diferentes en mapas que han sido generados aleatoriamente. Brindándonos una sensación de desorientación bastante buena al principio de la partida, nuestra misión hará que tengamos que seguir teniendo esa experiencia perdiéndonos en salas que cada vez serán más oscuras y repletas de enemigos. El mundo donde nos movemos es bastante grande, pero disfrutaremos de él gracias a la excelente respuesta que hay en el control del personaje, el cual nos hará disfrutar con cada carrera, salto o disparo que demos entre sala y sala.

Las mecánicas y animaciones del juego son muy parecidas a las del título de Nintendo, Super Metroid. Al principio contaremos con un disparo simple que podremos lanzar en ocho direcciones y que nos servirá para sobrevivir en las primeras zonas del juego, activando diferentes mecanismos o eliminando a las hordas de enemigos que querrán devorarnos. Pero a medida que vayamos avanzando en la aventura iremos obteniendo diferentes habilidades, como de tirarnos en barrido, convertirnos en una araña robot o disparar misiles. Algunas de ellas afectarán a nuestra barrera de energía limitándonos el uso de esos nuevos recursos e impidiendo que apretemos el gatillo a lo loco en más de una situación. El ritmo del título irá en aumento a medida que nuestro personaje vaya creciendo, avanzaremos más rápido al conocernos bien el mapa y estaremos mejor preparados para los enemigos que pueblan las diferentes salas.

Pero algo que es muy importante y debemos tener siempre en mente es que en A Robot Named Fight la muerte siempre va a estar merodeando al nuestro alrededor. Por mucho tiempo que llevemos en la partida o por muy poderosos que seamos, el mínimo error nos llevará a una muerte permanente, un game over para todo nuestro progreso, al que no podremos salvar introduciendo nuevas monedas para seguir en nuestra aventura. Esta mecánica tan presente en el juego es un arma de doble filo, porque para algunos puede dar una sensación de cansancio y repetitividad, pero A Robot Named Fight intenta luchar con esa fatiga ofreciéndonos una nueva partida con un nuevo laberinto que explorar, nuevos bosses y nueves poderes o habilidades que descubrir. Una oferta que siempre le da al juego un motivo de rejugabilidad y desafío, que enamorará a los amantes de este tipo de género que tengan algo de paciencia.

Los enemigos destacan por unos diseños abominables y un comportamiento bastante violento, con una gama de ataques bastante corta en su mayoría, haciendo que cuando nos aprendamos esos patrones -y si encima vamos bien equipados de mejoras- la dificultad de los combates ante estas horribles criaturas caerá en picado. Las habilidades que puede adquirir el personaje y las mejoras del arma son bastantes. Estarán repartidas de una manera muy inteligente en las diferentes partidas que juguemos, haciendo que cada vez que nos enfrentemos al desafío obtengamos herramientas diferentes y esto afecte a nuestra forma de jugar, dándonos un aire novedoso en una mecánica tan repetitiva como es la de morir y empezar desde cero.

El título dispone de un modo multijugador local para dos jugadores compatible con la función de separar los joy-cons, que sirve para que juguemos la aventura de forma cooperativa con nuestros amigos y amigas. Pero, por desgracia, esta función no está tan bien implementada como el resto de apartados del juego, dándole al segundo jugador el control de un dron, que cuenta con un gameplay simple donde solo nos desplazaremos y dispararemos sin opción de obtener mejoras, dejándolo con un papel secundario que solo sirve de apoyo y no podrá disfrutar de la misma experiencia que brinda el título al jugador número uno.

Hacia lo desconocido

A Robot Named Fight se gana la etiqueta de ‘metroidvania’ con muy buena nota, presentando diferentes mapas donde siempre nos toparemos con una infinidad de caminos que nos obligan a perdernos, a que exploremos diferentes salas y a toparnos con callejones que no tienen salida si no poseemos ciertas habilidades o ataques y nos toque volvernos en busca de esa ‘llave’ que impide que podamos seguir en nuestra aventura.

Unas mecánicas que abundan en el subgénero de metroidvanias, pero A Robot Named Fight conseguirá destacar por saber fusionarse a la perfección con otro subgénero, el de los roguelike. El título brilla por su sistema de generación procedural, diseñando diferentes mapas donde en cada uno de ellos estará todo conectado. Será imposible quedarse sin una solución cada vez que exploremos un mapa: si nos topamos con una puerta que solo se puede abrir al prenderle fuego debemos de tener en cuenta que esa ‘herramienta que dispare llamas’ estará esperándonos, escondida en algún lugar. Es este tipo de situaciones las que hacen que el juego enganche tanto, mostrando y enlazando varios de los puntos positivos de ambos géneros, haciendo que exploremos al máximo zonas que en cada partida serán diferentes.

Sonido de blaster

A Robot Named Fight tiene un apartado visual bastante sencillo, pero consigue gustar bastante por su parecido a los títulos de la saga Metroid en 2D. La ambientación es sublime y encaja a la perfección, con unos escenarios que, aunque pequen de falta de elementos, nos muestran a la perfección la forma y la situaciones que se están dando en el planeta en que nos movemos. Las melodías del juego, aunque son pocas, están a la altura de los demás apartados, dando una ambientación sonora perfecta para cada zona del mapa. Por último, todos los textos y voces del juego están en ingles, pero son bastante simples y no entorpecerán en la mayoría de situaciones de la aventura a quienes tenga dificultades con el idioma.

Conclusión

La pasión por una saga y por el mundo de los videojuegos se une en este trabajo realizado por Matt Bitner Games, un producto que nos muestra como el pequeño pudo hacer algo muy grande, realizando un trabajo duro. A Robot Named Fight es una obra muy recomendable por su excelente diseño de niveles y su jugabilidad. Un título que no puede faltar a cualquier amante de los títulos metroidvania.

A Robot Named Fight

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

A Robot Named Fight es la unión perfecta en el genero metroidvania y los roguelike. Con una aventura espacial que ofrece horas y horas de rejugabilidad y que enamorará a los amantes de la saga Metroid.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Kevin Lupión Jerónimo

Amante de la música, adicto al deporte y próximo héroe de Marvel

Actualidad

Cerrar
X