AnálisisSwitch

Penny-Punching Princess – Análisis Switch

Una propuesta original que no termina de cuajar

Bienvenidos a un mundo controlado completamente por el capitalismo. En este mundo el dinero lo es todo y las deudas son mortales. Todo puede comprarse con dinero, sea la voluntad de los enemigos o incluso trampas mortales. En este mundo bendecido por el dios Zenigami, un dios caprichoso que decidió ayudar a una pequeña princesa, que había perdido a su padre y su reino a causa de las deudas de este, regalándole una calculadora con poderes misteriosos. Nuestra aventura empieza años más tarde, cuando Princess decide iniciar su venganza contra los Dragoloans que endeudaron a su padre y le quitaron todo.

NIS America nos trae una propuesta muy original en Penny-Punching Princess con el capitalismo como tema principal de la aventura. En este juego tendremos que volvernos una princesa corrompida por el capitalismo que dejo atrás su inocencia para confiar únicamente en el dinero, y vengarnos de los Dragoloans que causaron su desgracia. Para ello contamos con una calculadora misteriosa, el poder de don dinero y mucha mala leche para enfrentarnos a este beat ‘em up tan codicioso.

El dinero lo compra todo, o casi todo

La premisa del juego es que incluso un pequeñín de nivel 1 puede derrotar a cualquier tirano mientras tenga dinero, y durante el juego lo veremos en práctica. La historia de Penny-Punching Princess se divide en capítulos con varios mapas pequeños que explorar. Cada capítulo representa una zona diferente del mapa por el que vamos moviéndonos hasta llegar a los Dragoloans, cosa que hace que la mayoría de los mapas del mismo compartan escenario, haciéndolo algo repetitivo a la larga. La ventaja de esto es que los mapas no son muy largos, por ello los desarrolladores decidieron alargarlos añadiéndole una curva de dificultad muy alta al juego.

En estos cortos mapas tendremos que liarnos a tortas contra todo enemigo que nos encontremos, pero pronto nos daremos cuenta que golpear en este juego no es muy efectivo y los enemigos pueden eliminarnos con mucha facilidad si los enfrentamos cara a cara. Aquí es donde entra en juego el capitalismo. Gracias a la calculadora de Princess podremos sobornar tanto a enemigos como comprar trampas para que luchen por nosotros a cambio de una suma de dinero, algo que suena muy entretenido e innovador hasta que el tedioso control y las limitaciones de este sistema nos rompan la magia.

Como he dicho antes, el juego tiene una curva de dificultad muy alta y lo realiza encerrándonos en zonas pequeñas del mapa para luchar contra una multitud de enemigos que nos hará correr por nuestras vidas antes que soltar ningún golpe, pero al intentar escapar también tendremos que tener las trampas en cuenta, convirtiéndose todo en una encerrona que nos dará golpes por todos lados. La calculadora es nuestra salvadora en este tipo de situaciones, puesto que controlar un arma o hacernos con un enemigo puede cambiar las tornas por completo; pero ahí es donde cae el problema del control de la calculadora.

Una calculadora de gran poder con una ejecución limitada

Para poder sobornar a un enemigo o trampa tendremos que mantener pulsado ZL para sacar la calculadora, y mientras la tenemos sacada tendremos que introducir una cantidad de dinero con la cruceta mientras escapamos de los enemigos moviendo el joystick izquierdo. Como habréis imaginado, controlar la cruceta y el joystick simultáneamente es casi imposible, y si no estamos en un lugar seguro, que casi nunca pasa, no podremos usarla cómodamente. Para ello contamos con un pequeño aliado, puesto que pulsando ZR podremos autoseleccionar un enemigo o trampa, pero volver a pulsar ZR no lo cambiará, sino que tras pulsar ZR tendremos que recurrir a la cruceta para seleccionar el enemigo o trampa correcto recuperando el problema anterior. El juego también dispone de un modo táctil que ayuda para introducir números en la calculadora, pero elimina la función del botón ZR.

Y luego están las limitaciones autoimpuestas de los desarrolladores del juego. En un supuesto mundo en el que todo puede comprarse con dinero, hay cosas que no podremos comprar. Aunque nos digan durante la aventura que todo tiene un precio, hay ciertos enemigos como los bosses, que no pueden comprarse contradiciendo ese dicho. Las batallas contra estos enemigos son duras y entretenidas, pero ese pequeño detalle es algo extraño. También es notable el detalle de que no podemos comprar a más de un enemigo a la vez, hay que sobornarlos de uno en uno y esperar a que la calculadora se cargue para poder reutilizarla, así que, si te equivocas, te toca corretear y esperar. Es probable que un soborno múltiple pudiera romper el balance del juego, pero cuando tienes una propuesta de este estilo, es mejor darlo todo a quedarte corto.

La calculadora también tiene otras funciones que otorgan diferentes beneficios para Princess, pero no son fáciles de utilizar por el control.

Mejorando a nuestra princesa con estatuas

Entre mapa y mapa siempre volveremos a nuestro castillo para poder respirar un poco y mejorar las habilidades de nuestra princesa para que no sea tan débil. Para poder mejorarlas necesitaremos estatuas del dios Zenigami que podremos encontrar escondidas por los mapas, o crear nosotros mismos gracias a los enemigos y trampas que hayamos sobornado, pues estos se quedarán permanentemente en el castillo y al obtener la cantidad requerida de los mismos podremos crear estatuas o armas a cambio de una suma de dinero. Así que, si nos vemos apurados en algunos mapas, lo mejor que podemos hacer es volver atrás y sobornar hasta poder tener lo que queremos.

Conclusiones

Penny-Punching Princess es un juego que contaba con un toque original en su jugabilidad, que queda empañado por algunas malas decisiones y un control impreciso. La repetitividad de los escenarios y la simpleza del combate hace notar que es una producción de bajo presupuesto, aunque cabe destacar los toques cómicos de la historia y la gran calidad de sus sprites.

El precio de salida del juego, 39,99 €, es demasiado elevado para lo que ofrece, además hay que recordar que está completamente en inglés y a algunos puede echarles para atrás. Si quieres probarlo por ti mismo, lo mejor sería esperar a una rebaja.

Penny-Punching Princess

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

Penny-Punching Princess contaba con un toque original en su jugabilidad que queda empañado por malas decisiones y un control impreciso.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Ver más

Guillermo Nicolau

Los videojuegos son mi pasión. Desde muy pequeño siempre he estado rodeado del mundillo gracias a mis hermanos mayores que me dieron acceso a todo, desde lo retro a lo moderno. Espero poder diseñar mis propios juegos en el futuro.

Actualidad

Close
X

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar