AnálisisPC

Minit – Análisis PC

La historia de tu vida en 60 segundos

Al principio solo había oscuridad, y de esa oscuridad surgió un… ¿héroe con pico? Como lo leéis, porque últimamente el género aviar está de moda. De entre las cenizas de lo indie resurge unas de las joyitas de los últimos tiempos bajo el nombre de Minit.

Devolver Digital está que se sale últimamente y con el uso de 4 píxeles (de forma literal) son capaces de traernos diversión en un minuto.

En la sencillez está la elegancia, por eso, y sin más dilación, adentrémonos en el mundo en blanco y negro de esta adictiva aventura.

La leyenda tiene los minutos contados

Los más viejetes y los amantes de lo clásico (me considero un poco de ambos) encontrarán a simple vista una referencia al clásico por excelencia, The Legend of Zelda. El original con sus 2 dimensiones y cámara aérea es algo que el título que nos concierne en este análisis hereda a la perfección. Así como de un héroe encargado de salvar el reino, en el caso de Minit no está muy claro el objetivo principal, pero eso es algo de lo que hablaremos más adelante.

Nada más comenzar la aventura despertamos en una casa, que de ahora en adelante se convertirán en puntos de referencia. Ahora que me paro un poco mejor a pensar, en la gran mayoría de juegos, Link siempre despierta en una habitación al comienzo de su aventura. ¿Casualidad o Easter Egg? Os dejo a vosotros, jugadores, decidir.

Por seguir un poco con las similitudes entre ambos títulos, vamos a cambiar radicalmente a partir de este punto. Ya no estamos en la piel del héroe rubio con gorrito verde y espada, si no que nos toca ser… un pollo, o al menos eso es lo que parece, ya que otra de las características principales del título son sus gráficos retro a píxeles.

El personaje principal se trata de un pollito, según mi parecer y porque creo que tiene pico y anda de forma graciosa. ¿Qué me ha dado últimamente con analizar héroes alados? Nada más comenzar, la interfaz del juego no puede ser más sencilla, nos movemos con las flechas de dirección y contamos con un botón de acción. Llama mucho la atención un contador situado en la esquina superior izquierda de la pantalla al que en el comienzo no daremos mucha importancia. Al poco de explorar unos segundos un estridente tic tac con melodía de dos bits como mucho da paso a una marcha atrás, 5, 4, 3, 2, 1; se acabó el juego.

Salva a Minit, Salva al mundo

En el momento en el que el temporizador llega a 0 te das cuenta de la verdadera importancia del tiempo en el juego. Nota personal: Hasta ese momento tampoco hizo clic mi cabeza para pensar que Minit se pronuncia como minute en inglés.

60 segundos comenzará a contar el temporizador cada vez que revivamos de nuevo en la misma casa donde comenzó todo. En ese tiempo debemos buscarnos la vida para avanzar, ya que el mundo está poblado de personajes que requieren de nuestra ayuda. Esto sirve como ejemplo para resaltar el principal género del título, aventuras y puzles. Aunque también existen combates, se tratan solamente de algo muy excepcional y siempre como parte de algún encargo mayor que realizar. En resumidas cuentas, nos toca pasear por el escenario buscando nuestra misión en el juego antes de que el tiempo se agote y tengamos que volver a empezar. Usar el tiempo a nuestro favor será clave para alcanzar el final del juego, por ejemplo, avanzando por un camino distinto cada vez que volvamos a empezar.

El contrase de luz y oscuridad está increiblemente conseguido
Minit muestra un contrase de luz y oscuridad increiblemente conseguido

Los escenarios están poblados por elementos interactivos y objetos clave que necesitamos para avanzar. Dichos objetos permanecen con el personaje incluso después de haber muerto y dan opción a utilizarlos de diversas maneras para abrirse camino por los escenarios. La espada será una gran aliada para combatir o eliminar obstáculos del camino, mientras que la lámpara, por ejemplo, ilumina con un efecto bastante conseguido hasta las mazmorras más oscuras.

Cerrando el tema de los escenarios, existe una gran variedad. Aunque el juego esté desarrollado usando solamente varios píxeles, en todo momento se pueden diferenciar las distintas partes de un desierto o una cueva plagada de serpientes. El personaje principal campa a sus anchas por ellos valiéndose de los objetos conseguidos para desbloquear nuevas rutas o pidiendo ayuda a los amables aldeanos a cambio de favores que les hará la breve existencia más fácil.

Aún con una mecánica de juego tan sencilla, Minit me ha resultado altamente adictivo. Tengo que admitir que los primeros minutos solo quieres apagar el PC porque el tic tac de los 10 últimos segundos te saca de las casillas. Al avanzar un poco más, vas conociendo cuándo y cómo (o hacía dónde) moverte y se van desbloqueando nuevas posibilidades. Es entonces cuando el tiempo deja de ser una carga para convertirse en aliado y te encuentras midiendo cada segundo para poder alcanzar la otra orilla de un lago donde se encuentra el siguiente personaje que te ayudará en la aventura.

Las casas funcionan como refugio seguro para comenzar de nuevo si el contador llega a 0
Las casas funcionan como refugio seguro para comenzar de nuevo si el contador llega a 0

Vamos a hacer un pequeño paréntesis para volver a los puntos de reinicio, también conocidos como casas. Nada más comenzar la aventura el personaje vuelve a la vida siempre en la misma casa, pero al ir avanzando y descubriendo nuevas partes de mapeado hace posible también desvelar nuevos puntos de resurrección. Esta situación es muy delicada para el jugador, ya que tiene que medir el tiempo muy bien teniendo en cuenta los 60 segundos de tiempo y el lugar desde dónde prefiere resucitar para cumplir el objetivo en mente.

Uno de los detalles que más me han gustado es el sistema de vidas, totalmente distinto a la muerte por temporizador. Contamos con dos corazones, que podemos ir ampliando o perder dependiendo de las acciones que tomemos. Si, por ejemplo, os apetece dar un paseo por el desierto lleno de escorpiones, lo más seguro es que los perdáis bastante rápido, incluso si todavía contáis con segundos. Por otro lado, podemos ampliarlos si tenemos un poco de picardía y buscamos bien.

Estridente musicalidad

¿Qué sería de un juego retro sin ir acompañado de una banda sonora acorde? Seguro que ni mucho menos de lo que Minit alcanza a ser. Las sintonías bit encajan a la perfección durante toda la partida, haciendo al jugador adentrarse en la aventura y muchas veces señalando el camino a seguir. Tanto los personajes no controlables como los enemigos y los sonidos al utilizar los objetos se funden con el tema principal del juego.

Cabe destacar, ya que es algo que me llamó mucho la atención, cómo el contador comienza la cuenta atrás con un acusado toque durante los diez últimos segundos, llevándonos a mover los píxeles si estamos a punto de encontrar un objeto o completar una misión.

¿Cuánto dura un minuto?

Respecto al tema de la duración, Minit no sobresale especialmente, ni tampoco le interesa hacerlo. El título apuesta más por la superación del jugador y en proveer con una experiencia rápida y satisfactoria. En general, el juego se puede terminar perfectamente en un par de horas, lo que puede dejar a algunos con la sensación de ¿y ahora qué?

Para los aventureros me atrevo a decir que, si completáis el juego al 100%, existe la posibilidad de una Nueva Partida + incluso aún más complicada. El límite de tempo se ajusta a 40 segundos en los que tenemos que completar el juego. Pero no acaba ahí, los escenarios y objetos cambiarán para ponernos las cosas complicadas.

Conclusiones

Minit cumple muy bien con lo que propone, un juego corto y adictivo que podemos completar perfectamente en una sola sesión de juego. Su estética retro le sienta a la perfección y nos lleva a recordar grandes títulos con sus guiños a los primeros The Legend of Zelda. Los personajes y objetos son algo a tener en cuenta, ya que sin ellos no podremos llegar muy lejos en los 60 segundos que tenemos para avanzar durante el juego.

La mecánica de juego puede resultar un poco frustrante durante los primeros minutos, pero nos acostumbraremos rápido e incluso llegamos a pillarle el truco para avanzar por los escenarios en busca del siguiente punto en la aventura.

Si aún os quedáis con ganas de más, un gran aliciente es la Nueva Partida +, en la que podemos rejugar con mayor dificultad en un tiempo máximo de 40 segundos por vida.

Definitivamente, Minit se consagra como uno de los indies más originales y adictivos de los últimos años y que os mantendrá pegados a la pantalla bastantes… minutos.

Minit

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Uno de los mejores indies de los últimos años. Tan adictivo como cortito, ya que un par de horas son suficientes para pasarlo. Las melodías son un gran punto a favor, transportándonos de vuelta a los 80s-90s.

User Rating: 3.9 ( 2 votes)
Etiquetas

Jose Donaire

Mi hogar es el reino de los píxeles, en el país de las piruletas. No hay palabras para describir lo que siento por The Legend of Zelda: Majora's Mask. La H es mi letra favorita.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X