Artículos

¿Remaster, remake o juego original? Yo quiero los tres

Todos son útiles en el ecosistema de los videojuegos

En la pasada generación de PS3 / Xbox 360 y el principio de la actual vivimos tiempos oscuros en los que parecía que apenas salían títulos nuevos en comparación a versiones HD de juegos que, en muchas ocasiones, nadie parecía haber demandado. En otros casos sufrimos aberraciones como el terrible Silent Hill HD Collection, que empeoraba el apartado técnico de la obra original por un trabajo a todas luces insuficiente en relación a la calidad del producto original. Apenas hubo ningún remake en la pasada generación.

Sin embargo en la actual generación, que empezó con un catálogo lleno de ports HD de la anterior, muchas revisiones están recibiendo una repercusión y un recibimiento por parte de público y crítica apabullante: Shadow of the Colossus y Crash Bandicot N’Sane Trilogy han arrasado e Internet ha explotado de felicidad estas últimas semanas ante los anuncios de Spyro Reignited Trilogy y Shenmue I y II HD. ¿Está cambiando nuestra percepción de esta clase de productos con el paso de los años?

La diferencia entre remake y remaster es clara: Shadow of the Colossus e Ico HD llegó a PS3 y Xbox 360 trayendo la experiencia original simplemente con una mejora de sus gráficos que, como su nombre indica, simplemente los adaptaba a la alta definición, sin tocar absolutamente nada más de la obra de PS2. Shadow of the Colossus para PS4 es un remake, ya que aunque el juego base es el mismo, los gráficos se han hecho desde cero. En este caso en concreto ha habido muchos debates acerca de si esto desvirtúa la obra original o no. Mi opinión es que simplemente la hace visualmente más atractiva para poder atraer a un público más joven que, de otra forma, no le prestaría atención y así perpetuar su legado. Los reboots también son un tema muy interesante a tratar, pero considero que merecen su propio artículo.

Sin embargo tampoco diría que la revisión HD fuera innecesaria, ya que hubo mucha gente que gracias a eso pudo disfrutarla en su PS3-Xbox 360, las cuales fueron las primeras consolas de gran parte del público actual que consume videojuegos. Ambos tratamientos de la obra original sirvieron al propósito de llegar a más público; podríamos decir que los tratamientos HD sirven para acercar obras de pasadas generaciones a las actuales, pero sería un concepto que desaparecería si todas las compañías adoptaran la excelente apuesta por la retrocompatibilidad de Microsoft con Xbox One. Aún así se puede llevar un paso más allá abriéndose a plataformas que jamás pudieron disfrutarlas, como es el caso de Crash, cuyos tres primeros juegos exclusivos de PS One podrán disfrutarse en Nintendo Swtich.

El siguiente punto de debate que ha suscitado esta revisión es cuál es mejor, el remake o la obra original. He usado a Shadow of the Colossus, pero el caso de Crash también es aplicable aquí. Aquí cada uno tiene un favorito, pero no creo que eso sea lo importante; yo quisiera que se adoptara una medida en todos estos tratamientos de juegos antiguos: si se hace un remake del juego, o una reconversión HD, el original debería ir incluido en el paquete, y a poder ser con comentarios del director comentando por qué diseñaron el juego de esa forma en aquella época (y si no incluido, como un DLC o un incentivo de reserva); también sería interesante simplemente a modo de cómo se desarrolló, cómo surgió la idea… como los making of que vemos en las películas y tanto valoramos.

Muchas veces la nostalgia habla por nosotros hasta un punto que ni imaginamos y nos hace caer en fanatismos estériles. Tener ambas versiones del juego en el mismo pack nos ayuda a tener persepctiva y a aprender historia de nuestro medio para saber de dónde venimos. Este concepto es algo que va más allá cuando el remake del juego no se limita a aspectos técnicos y también actualiza jugabilidad, como en el caso de Metal Gear Solid y su versión Twin Snakes (que añadía los gráficos y la cámara en primera persona de su segunda parte, cambiando además el sistema de cámaras) de Gamecube, un caso muy interesante de analizar, o en menor medida, los remakes del primer Resident Evil y del Zero, también en Gamecube.

¿El remake debe actualizar la jugabilidad de la obra original a los tiempos que corren? Depende siempre del caso. Creo que en una obra como Shadow of the Colossus es perfecto no tocar nada, ya que, aunque en un principio resultaba tentadora la idea de añadir colosos que hubieran quedado fuera, ya no sería el mismo juego que Fumito Ueda soñó y logró sacar en una máquina con las limitaciones de PS2, sería restarle mérito a lo que consiguió. Si este remake funciona, sí que se puede hacer una segunda parte o una expansión del juego si así lo desea su creador una vez se ha resucitado la marca, pero siempre que sea algo independiente del remake de la obra original para dejarla impoluta, un añadido totalmente despegado. Incluso en casos de jugabilidad totalmente desfasada, como los próximos remakes de Medievil o Spyro, espero que solo adapten el aspecto gráfico y, una vez hayan vuelto a suscitar interés por esas franquicias, se lancen a crear contenido para los estándares actuales con nuevos tipos de jugabilidad y continuaciones si quieren.

Añadiendo remake y original en el mismo paquete las nuevas generaciones entenderían que el mundo de SOTC está vacío en parte por decisión creativa y en parte porque si no la PS2 no hubiera podido moverlo, parecido al caso de la niebla de Silent Hill 2. O por qué los plataformas de antes se estructuraban en niveles y no en mundos abiertos, o por qué la jugabilidad por turnos de los juegos de rol clásicos es un apaño para conseguir que el sistema pueda moverlo todo, ya que era impensable poder recrear la acción en tiempo real con las máquinas de antaño. Teniéndolo todo en el mismo disco o archivo para establecer una comparación directa nos da esa perspectiva que necesitamos en el medio, no solo a los que ya empezamos a sentirnos viejos, sino también a los que están entrando en este fascinante mundo. Solo creando esa conciencia de perspectiva haremos que nuestra afición se perpetúe y evolucione gracias a las nuevas generaciones, educándolas en su historia.

Siempre he pensado que el analista de videojuegos debe analizar con perspectiva el producto, teniendo en cuenta el contexto que rodea su lanzamiento: época, máquinas del momento, referentes de su género en el momento del lanzamiento… es la única forma de que nazcan clásicos. Es cierto que hay muchos productos que son capaces de sobrevivir con el paso del tiempo sin problemas, pero muchos son hijo de su tiempo que, si bien actualmente tienen decisiones de diseño intragables, no dejan de ser grandes juegos que definieron una época, y hay que tenerlos en consideración de esa forma.

Por ejemplo, el sistema de cámaras del primer Metal Gear Solid no se adoptaría en ningún juego actual porque actualmente hay sistemas que pueden representar esa acción de una forma… ¿mejor? Pero no podemos decir que Metal Gear es un mal juego porque sigue siendo una obra increíble a pesar de las decisiones de diseño de su época; no solo eso, sino que teniendo en cuenta el momento en el que salió y todo lo que rodeaba al medio en el año 1998, sigue impactando lo que consiguió Kojima en su momento. La cámara del primer Metal Gear es la base de su gameplay. Si dejaras el juego tal cual y pusieras la cámara al hombro de Snake, como se hace ahora, su diseño de niveles se iría al traste: no funcionaría bien con los enemigos, ni con las cámaras; todo parecería desubicado porque se estructuró el juego en base a esa decisión de diseño inicial. Metal Gear Solid Twin Snakes era consciente de ello, y por eso tan solo actualizó los gráficos del original con unos parejos al Metal Gear Solid 2 y añadió la cámara en primera persona a la hora de apuntar con el arma, manteniendo el diseño de niveles y la cámara.

En resumen, considero que grandes juegos de otras generaciones que ya han sido olvidados deberían estar siempre disponibles para todo el público para poder conocer nuestra historia. Y no solo eso, sino que todas aquellos grandes juegos de otras épocas que lo merezcan, obtengan remake gráfico conservando la esencia y jugabilidad del original, e incluyendo el título del que parte en el mismo pack para poder adquirir esa perspectiva histórica que necesitamos. Los remasters no los veo necesarios a partir de la próxima generación: si adoptamos el sistema de retrocompatibilidad de Microsoft se podrán ahorrar recursos para ejecutar los remakes; solo querría aquellas remasterizaciones que supusieran que usuarios puedan disfrutar de juegos que han sido durante años exclusivos de otras consolas o marcas. Muchos de los grandes clásicos no son disfrutados por las nuevas generaciones por desconocimiento, pero también porque el choque gráfico es un obstáculo a la hora de llegar al público más casual. Yo sueño con que se resuciten grandes marcas de antaño como Tombi, Tenchu, Vagrant Story, The Legend of Dragoon, Destrega, Bushido Blade, Clock Tower…y puedan volver tras su renovado éxito con más entregas. Por supuesto debe seguir haciendo nuevas Ip, pero el pasado tiene mucho que enseñarnos aún.

Dentro de poco llega Shenmue HD¿sabremos valorarlo como se merece? ¿Debería haber obtenido un remake gráfico o nos conformamos con la versión HD? Eso lo discutiremos en el siguiente artículo. De momento quiero escuchar vuestra opinión al respecto: ¿deberían los remakes incluir la obra original para así poder compararlos y adquirir esa perspectiva de evolución entre épocas? ¿Deberían ser considerados productos independientes o es útil unirlos a la hora de disfrutarlos?

Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Cerrar
X