AnálisisPS4

Arizona Sunshine- Análisis PS VR

Un mal port es capaz de destruir un buen juego

Arizona Sunshine fue uno de los títulos que más llamó la atención en Oculus Rift y  HTC Vive en PC hace ya más de un año. Presentaba unos gráficos estupendos y una jugabilidad simple pero efectiva. Al fin y al cabo, ¿cómo un juego que se basa en matar zombies en primera persona puede ser malo? Bienvenidos a Arizona Sunshine para PS VR, el juego que será recordado simplemente por tener uno de los peores doblajes de la historia del medio; una lástima porque tras la simpleza de su propuesta había potencial que queda lastrado por una alarmante falta de pulido.

No he estado en Arizona, pero…

La premisa de Arizona Sunshine es simple: comienzas tu periplo en mitad del desierto de Arizona rodeado de zombies (o Freddies, como irritantemente insiste en llamarles nuestro protagonista) y debes seguir a lo largo de una campaña de aproximadamente tres horas una señal de radio que podría llevarte hasta supervivientes del apocalipsis (muy recomendable el modo difícil; el modo normal es un paseo). Arizona Sunshine propone una experiencia de juego cuyo principal reclamo es el exterminio de zombies en primera persona gracias a la VR y poniendo a nuestra disposición una gran variedad de armas y opciones para disfrutar la aventura. El juego tiene varios momentos de diversión, sobre todo en las estampidas de zombies (siempre hay al menos una por nivel); en gran parte ayuda la variedad de situaciones que los desarrolladores intentan introducir en cada una de sus fases. Siempre hay un arma nueva que probar o una estructura de nivel diferente, aunque al final repetiremos la misma serie de acciones básicas hasta el final de la campaña.

Aquí tenemos una de las imágenes promocionales del título…

Lo primero que debe ser aclarado es que la experiencia de PS VR difiere en muchos puntos de la de PC que tan popular fue en los comienzos de la realidad virtual; el principal afectado por el paso de un sistema a otro es el apartado técnico. Los que hayáis leído otros análisis míos habréis visto que no suelo dedicar muchas líneas a los gráficos de un juego, puesto que lo considero un apartado neutro salvo que sea excepcionalmente bueno o excepcionalmente malo. Lamentablemente, Arizona Sunshine para PS VR entra en el segundo grupo. Los modelados de los zombies y los escenarios son tremendamente pobres; sus gráficos son de PS3 en el mejor de los casos, las animaciones de los Freddies son escasas y mediocres (además de haber muy poca variedad de diseños) y los escenarios no parecen de Arizona, ya que en el horizonte no encontraremos nunca un enorme y brillante sol sino una fea y aburrida niebla en todas sus fases. PS VR ya lleva demasiado tiempo en el mercado como para que la excusa sea su falta de potencia; incluso en estudios pequeños se han visto títulos con una calidad artística tal que compensa cualquier falta de recursos a nivel de modelos y texturas. No hay nada en Arizona Sunshine que pueda compensar lo soso y feo que luce el juego.

…y aquí como se ve realmente el título estando dentro

Con el doblaje no me voy a ensañar, puesto que muchos ya lo habréis escuchado. Diremos que no está en absoluto a la altura, de ningún producto audiovisual en general. Es un doblaje que no debería haber tenido luz verde;  en inglés tampoco es que lo haya doblado Morgan Freeman, pero desde luego no te hace pensar que el juego tiene algún fallo. La primera vez que lo escuché ni yo ni nadie que había alrededor probando el juego nos lo podíamos creer, pensábamos que había alguna clase de error. La banda sonora es prácticamente inexistente. La mayor parte del juego no hay ninguna clase de música y cuando la hay pasa totalmente desapercibida, pero no va en contra del juego. Podría considerarse incluso parte de la ambientación.

Una de cal y una de arena

Hay algo que agradecer a Vertigo Games y es su intento para que cualquier usuario pueda jugar a Arizona Sunshine independientemente de los periféricos que usen: el juego está configurado para poder ser jugado en Dual Shock (efectivo pero elimina por completo la inmersión), con los Move y con el PlayStation Aim Controller, el rifle que venía con el Farpoint, para que nos entendamos. Sin embargo ninguno de los tres sistemas que podemos usar se siente como la opción preferente, ya que todas tienen fallos que se dejan notar en la jugabilidad. Cabe destacar que no podremos cambiar de sistema de juego en mitad de la partida: hay una campaña pensada para los Move y otra para el Aim Controller, adaptada solo para que encontremos armas a dos manos.

Es cierto que en las capturas de VR siempre se pierde calidad, pero esa horrible niebla está presente en todos los exteriores de todas las fases del juego

En Arizona Sunshine los niveles se componen de las siguientes rutinas: disparar zombies, buscar munición abriendo maleteros-cajones-cubos y buscar llaves-explosivos-palancas para seguir avanzando; entre medias siempre hay algún momento en el que alertas por golpe de guión a un par de oleadas de nomuertos, constituyendo las mejores escenas del título. El juego te permite moverte mediante un sistema de teletransportes como los vistos en Fallout 4 VR o Skyrim VR (incluyendo giros de cabeza de entre 30-60 grados), o por movimiento libre mezclado con teletransportes. Si tenéis tendencia a marearos con VR, solo podréis usar teletransportes, pues Arizona Sunshine tiene un movimiento libre de los que golpean duro al estómago.

El Aim Controller tiene una precisión muy buena (sin llegar a la excelencia de Farpoint), pero es horrible a la hora de interactuar con puertas y activar palancas o girar engranajes, llegando a ser muy frustrante en ocasiones. Los Move tienen una menor precisión que el Aim, aunque bastante decente, pero la cantidad de botones de los que disponen hacen que muchas veces nos equivoquemos a la hora de teletransportarnos o recargar el arma; da la opción de coger armas de una sola mano como pistolas o metralletas pequeñas, haciéndote sentir bastante poderoso durante unos momentos. Sin embargo ninguna de las opciones cuenta con un botón que permite girar 180 grados, imprescindible en juegos en los que los enemigos te rodearán frecuentemente.

Los cascos nos pondrán las cosas ligeramente más difíciles

En cualquier caso, disparar no es uno de los problemas de Arizona Sunshine: es el resto de aspectos que rodean a la mecánica. Hay muy pocos tipos de zombies y solo atacan a zarpazos cuando están pegados a ti; hay dos tipos, los que se comportan como idiotas y hacen relleno, y los que corren hacia ti a atacarte. A esos tipos se les pone posteriormente casco de moto en la cabeza o protección de fútbol americano en el torso para que sea algo más difícil eliminarles, pero no les sirve de mucho.

Hay modos multijugador que hacen la experiencia más divertida: la campaña puede ser pasada en cooperativo y hay un modo horda también con cooperativo de hasta cuatro jugadores (opciones que por supuesto necesitan de su correspondiente suscripción al Plus para ser utilizadas)… pero los escenarios disponibles en el modo horda son demasiado pequeños como para ser jugados de una forma cómoda, debido a la frecuencia con la que los personajes se quedan atascados con la gran mayoría de objetos del escenario. Esto hace que la inmensa mayoría de las veces muramos por objetos que bloquean nuestro paso (y/o visión al quedarnos atascados y fusionados con ellos). Una de cal y una de arena; cada acierto del juego luego se ve comprometido por cuestiones que tienen que ver con el pulido final.

Conclusiones

Mentiría si os dijera que no hay diversión en Arizona Sunshine. Por supuesto que en ocasiones es divertido. Pero es que si un shooter de VR contra zombies no es capaz de divertir… no debería considerarse una virtud sino algo que se da por hecho. El problema es que toda esa diversión se ve totalmente eclipsada por un juego que es un mal port de sus versiones de PC.

No hablo de problemas de presupuesto, sino de detalles que es evidente que no funcionan y se han dejado ahí. Las animaciones de los personajes en el multijugador no se han trabajado en absoluto, los cascos a los zombies se han puesto de forma aleatoria (hay casi más zombies con casco que van en traje o en bikini, que soldados o atletas, es totalmente incoherente), la interacción con los objetos está mal implementada debido al límite de campo de visión de la PS Camera… pero la que más me ha fastidiado y te hace darte cuenta de la desidia es el incidente con el botón de pausa. En las pantallas de carga indica que para pausar la partida debes mirar el reloj. Parece lógico… hasta que te das cuenta de que las manos que ves de tu personaje no llevan reloj, a diferencia de la versión de PC, instrucción que ahí sí tenía sentido. He sido incapaz de pausar la partida; cada vez que el Aim Controller se descalibraba (bastante frecuente, por cierto) tenía que reiniciar el juego por completo. Me he sentido bastante tonto al no poder pausar el juego, pero a juzgar por la cantidad de gente que hacía la misma pregunta en foros de del juego, me hace pensar que es algo que han dejado así perfectamente conscientes de lo confuso que resulta.

En el multijugador es imposible que tu compañero parezca un ser humano normal. Si solo fuera eso, un poco de humor involuntario no hace daño, pero se suma a una larga lista de pequeños fallos de pulido

Es una pena que un juego cuyas mecánicas de apuntado y disparo funcionan tan bien sufra de estos problemas. Habiendo shooters en VR tan increíbles como Farpoint o SuperHot VR (y ahora mismo a un precio muy razonable), no puedo recomendar Arizona Sunshine. Solo si eres un fanático de la temática zombie y tienes algún amigo con el que jugar online, no recomendaría adquirir este juego hasta que bajara mucho de precio o hasta que sus responsables mostraran interés en arreglar sus evidentes problemas. Se lanzó en julio del año pasado y recientemente han puesto a la venta el juego en formato físico, pero presenta los mismos problemas que en su lanzamiento (salvo algún ajuste que realizaron al Aim Controller). A ver si alguien se anima a hacer un The Walking Dead en VR o un remaster de los House of the Dead de recreativas para VR. Que el Resident Evil 7 lo juego en espacios de 15 minutos y solo cuando hay gente para evitar el infarto.

Arizona Sunshine está disponible para PS VR a un precio de 39,95 € tanto en físico como en digital, aunque hay cadenas en las que se puede adquirir en físico a 29,95 €. También se puede encontrar para PC compatible con Oculus Rift y HTC Vive, siendo versiones muy diferentes de la aquí analizada.

Arizona Sunshine

Puntuación Final - 5.5

5.5

Tras la divertida premisa de un shooter en primera persona con zombies como enemigos, se esconde un juego falto de pulido y superado ampliamente por el resto de compañeros de género en PS VR.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Close
X