AnálisisPS4

The Inpatient – Análisis PS4

Ya puedes pasar miedo en realidad virtual

Bienvenido al Sanatorio Blackwood, donde a los pacientes se les trata con el mayor mimo y cariño posible… ¿o no?

Bienvenido a Blackwood… otra vez

Nos encontramos en el año 1952, 60 años antes de los hechos ocurridos en la precuela (o secuela, según se mire) de este juego, Until Dawn. Tras seleccionar nuestro género y nuestro tono de piel despertaremos atados a una silla, siendo interrogados por un anciano para nada amigable llamado Bragg, que intentará que recuperemos nuestra memoria. Porque sí, estamos en ese sanatorio no porque hayamos perdido la cabeza (aunque un poco sí), sino porque hemos perdido todos nuestros recuerdos.

El juego transcurre en su totalidad en el Sanatorio, teniendo dos partes muy bien definidas: una en la que estaremos dentro de nuestra habitación, compartiendo vivencias con nuestro compañero y viendo los días pasar, mientras los médicos nos dan ánimos diciéndonos lo mucho que vamos progresando; y otra en la que tendremos que recorrer el sanatorio para… bueno, eso será mejor que lo descubráis vosotros mismos.

Durante nuestra estancia en el Sanatorio Blackwood pasarán cosas de lo más extrañas.

Nuestra misión principal no será recuperar nuestros recuerdos, aunque también es importante hacerlo, sino descubrir el motivo por el que, 60 años después, este lugar estaría completamente desierto y abandonado cuando, al comienzo del juego, nos lo presentan como un lugar lleno de vida, alegre (bueno, dentro de lo que cabe al menos) y completamente funcional.

Algo de la historia que me ha gustado realmente es que no se hace alusión directa a Until Dawn, pero sí que podremos ver ciertos guiños al juego cuando, recorriendo el sanatorio, vemos rincones que ya hemos visitado anteriormente con los jóvenes protagonistas de la precuela (o secuela. De verdad que no sé cómo llamarla).

VR en estado puro

Entre experiencias, demos y juegos habré probado más de veinte cosas distintas para VR y puedo decir que, a día de hoy, The Inpatient es una de mis favoritas.

Empezando por el apartado gráfico, es de los mejores que he visto hasta la fecha en este aspecto. Los personajes son de lo más realistas, siendo la escena inicial en la que Bragg te interroga de lo más escalofriante, pudiendo llegar a sentir su mano en tu hombro o su respiración a pocos centímetros de tu cara. Gráficamente se puede equiparar a su predecesor… Bueno, a Until Dawn, pero con las limitaciones técnicas que tienen las VR (no me quiero imaginar cómo serán los juegos en PlayStation 5 cuando le saquen todo el provecho).

Utilizando los mandos Move, cascos y el control de voz, la experiencia de juego será de lo más inmersiva.

En cuanto a mareos, que esto es algo de lo que he hablado mucho en mis otros análisis de VR, he de admitir que me ha dejado alucinada. Cero mareos. Sí es cierto que no hay que hacer ningún tipo de movimiento brusco como en Doom o que el movimiento es bastante lento. Además, puedes configurar la cantidad de grados que va a girar la cámara cada vez que le des al botón, pudiendo así regularlo hasta que estés lo suficientemente cómodo y puedas disfrutar el juego lo máximo posible. Yo lo tuve todas las partidas que jugué con 15 y repito que no me mareé en ningún momento.

Algo que debo decir que me sorprendió gratamente, y que debo aplaudir efusivamente a la gente de Supermassive Games, es el control por voz. El juego te ofrecerá siempre dos opciones, pero todas serán en conversaciones eligiendo lo que nuestro personaje le contestará al otro, pues en ningún momento tendremos que elegir ir por un camino o por el otro, ya que este es bastante lineal. Para elegir una de estas opciones podremos hacerlo o bien con los gatillos de los mandos Move o bien por control de voz. Esto hace que la experiencia sea todavía más inmersiva y que llegue un momento en el que realmente creas que estás dentro del juego. De verdad, mis dieces por esto.

Terror… a medias

Desde que se anunció este juego, y a pesar de llevarme fatal con el género del terror (no he jugado un Resident Evil desde el primero y creo que nunca llegué a probar un Silent Hill), me decidí a quitarme el miedo de la forma más bestia posible, con VR. Así que esperé el juego con ganas, sufrí con el retraso que anunciaron a tan solo diez días de su lanzamiento y después de haber podido probarlo durante algunos minutos en el Psiquiátrico VR estuve contando los días hasta la nueva fecha de salida. Y por fin, cuando lo tuve en mis manos, me decepcionó.

Con esta historieta no estoy diciendo que The Inpatient sea un mal juego, ni mucho menos. Solo quiero aclarar que fui con las expectativas demasiado altas después de lo mucho que me gustó Until Dawn y esperando muchísimo de esta secuela/precuela y encima para VR. Y sí, hay algún momento puntual en el que da miedo, pero ya está, son solo dos o tres sustos contados que no tienen más. Eso sí, el terror psicológico que produce el juego durante la segunda mitad de este es verdaderamente impresionante. Yo me pasé diez minutos sin poder levantar la vista del suelo por miedo a toparme con algún susto. ¿El problema? La segunda vez que te lo pasas ya sabes lo que te espera. Y la tercera. Y la cuarta…

El juego te sugestiona y favorece el terror psicológico, pero no va más allá de un par de sustos.

Duración

Y es que The Inpatient es un buen juego, con su trama bien desarrollada, sus personajes muy bien definidos con personalidad propia y que a más de uno incluso llegaremos a cogerle cariño, pero algo que tal vez no guste a todo el mundo es su duración.

El juego, pasándotelo del tirón sin investigar ni nada, se puede superar en fácilmente dos horas. Eso sí, si quieres conseguir el platino prepárate para rejugarlo unas cuantas veces (yo voy por la quinta y todavía me quedan 3 trofeos, aunque esto se debe a un fallo del juego que os contaré más abajo).

Como he dicho anteriormente, una de los objetivos del juego es recuperar tus recuerdos. Estos se encuentran en forma de coleccionable repartidos por todo el sanatorio, y cuidado, porque todos y cada uno de ellos son perdibles, ¡así que estate muy atento!

Por tanto, aunque la primera partida como ya he dicho puede durarte apenas dos horas, si quieres conseguir el platino probablemente tengas que echarle entre 10 y 15, dependiendo de la cantidad de veces que necesites pasártelo para conseguir absolutamente todo, aunque te adelanto que mínimo tres veces vas a tener que hacerlo.

Decisiones decisivas

Al igual que en Until Dawn, aquí habrá decisiones que serán decisivas para el desarrollo del juego. Estas influirán en si pasa una cosa u otra y se verá reflejado tanto en el transcurso de la historia como en los distintos trofeos.

Pues aquí os voy a comentar un par de cosas que no me hicieron especial gracia:

La primera de todas es que tuve que buscarme guías (en Until Dawn nunca lo hice) para saber cómo conseguir un par de trofeos porque, decisiones que parece que no tienen nada que ver con ese tema, resulta que luego son esenciales para que ese algo pase y en ningún momento te dan una pista, un guiño o algo que te pueda hacer ver que va a ser así. O te lo sabes de memoria o te buscas una guía, sino es imposible.

Al igual que en Until Dawn, nuestras decisiones marcarán el rumbo que va a seguir la historia.

Otra cosa, que es el motivo por el que voy a empezar mi sexta partida, es que hay una decisión que lo cambiará todo. El punto de inflexión del juego. La decisión que hará que obtengas un final bueno o uno malo. Para quienes ya lo hayan jugado sabrán de qué estoy hablando. Para los que no, solo deciros que es la típica decisión que, independientemente de las demás, marca si el juego toma un rumbo u otro. Pues bien, siendo esta una decisión imprescindible para conseguir algunos trofeos (entre ellos uno de los que me falta) ya me ha pasado dos veces que he tomado dicha decisión y no me sale como si la hubiera elegido. Me explico.

Elegir esta opción te da un trofeo. Pues bien, la primera vez que la elegí dicho trofeo no me saltó e, ilusa de mí que pensé no me saltaría hasta el final de la partida, según iba pasando el juego me di cuenta de que este había hecho como si yo hubiera elegido la opción contraria y ni trofeo, ni el final que me correspondía, ni nada. Esto puede resultar algo molesto si es la primera vez que te pasa, pero cuando ya llevas dos veces que te falla y que encima es la opción que necesitas seleccionar para completar el juego al 100%… termina siendo algo muy frustrante. Y muchos pensaréis, ¿por qué no usas la selección de capítulos como se hacía en Until Dawn para hacernos más fácil conseguir salvarlos a todos o acabar con sus vidas? Pues bien, porque por algún motivo que desconozco, en The Inpatient no han incluido esta opción, así que, si por accidente o por un error como me ha pasado a mí, eliges la opción equivocada, te toca salir del juego e iniciar una partida nueva. Ahora entendéis mi frustración, ¿no? Esperemos que en el futuro se arregle y pueda funcionar bien.

Conclusión

A pesar de todo lo malo, The Inpatient es uno de los juegos estrella que debería tener cualquier persona que posea unas VR. Tiene sus fallos, una duración corta o bugs que deciden ignorar las opciones que se han elegido, pero, sobre todo, puede decepcionar bastante si vas con las expectativas muy altas como me pasó a mí.

Así que si te gustó Until Dawn y quieres descubrir la historia del Sanatorio Blackwood no lo pienses más y hazte con The Inpatient.

The Inpatient

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Un juego de terror que gustará a los fans de Until Dawn al explicar los hechos ocurridos en el Sanatorio Blackwood 60 años atrás.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Cristina Navarro

Estudiante de realización que se vicia en sus ratos libres. Amante de las buenas historias por encima de cualquier cosa. Naughty Dog como forma de vida.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X