AnálisisSwitch

Dragon Quest Builders – Análisis Switch

Construye tu leyenda

En 2016 llegó al mercado un pequeño spin-off de Dragon Quest, una saga que lleva unida al mundo de los videojuegos bastantes años, y que con el paso de tiempo ha ido mostrando varias historias de calidad ambientadas en un extenso universo diseñado por el famoso Akira Toriyama, entre otros, consiguiendo un resultado que cada vez tiene más seguidores. La nueva propuesta de Square-Enix se llamaría Dragon Quest Builders y mostraba un título que no tardó en ser comparado con el omnipresente Minecraft. El juego llegó para las plataformas PS Vita y PlayStation 4 y tuvo tal éxito en su momento que consiguió unas buenas cifras de ventas y resaltar dentro de su género con nombre propio.

Casi dos años más tarde el título llega para Nintendo Switch ofreciendo a la consola híbrida un catalogo más extenso con una mayor diversidad de juegos que cada vez es más extensa. Además con una secuela confirmada para el futuro, Dragon Quest Builders llega para servirnos de caramelito para saciar nuestra espera, mientras que a otros les hará conocer esta propuesta de salvar el mundo a base de colocar bloques.

La luz que se construye sobre la oscuridad

Dragon Quest Builders nos transporta a un mundo formado por bloques, donde nos encontraremos con de reino de Alefgardo. Estas tierras son gobernadas por Draconarius, un temido villano que lidera a grandes ejércitos de monstruos y que ha hecho del mundo, un lugar sucumbido por la oscuridad y abarrotado de peligros. La peor parte de todo esto se la llevaron los humanos, que fueron expulsados de sus ciudades al ser arrasarlas, y ademas, el tirano Draconarius les privó de sus habilidades que les permitían construir y crear diferentes objetos, armas y alimentos. Ahora los escasos supervivientes deben vagar sin rumbo por las extensas tierras de Alefgardo, buscando recursos para poder sobrevivir y quedando expuestos a los constantes ataques de los monstruos salvajes. Pero cuando todo parece estar acabado, despierta nuestro personaje que, guiado por la Diosa de la Tierra, intentaremos convertirnos en el constructor legendario para poder arreglar a martillazos este oscuro mundo arruinado y así poder rescatar a la humanidad de su extinción.

Un martillo para salvarlos a todos

El título dispone de un Modo campaña dividido en varios capítulos independientes entre sí, donde el genero de rol y aventuras están abrazados por las mecánicas del crafteo con unos diseños que sinceramente nos entran de manera muy fácil por los ojos, con los personajes, bestias y objetos de la saga Dragon Quest. Square Enix nos presenta una obra para disfrute de un solo jugador que nos ofrecerá unas 40 horas de diversión como mínimo, porque en Dragon Quest Builders es muy fácil perder más de una tarde, mientras nos dedicamos a buscar materiales y comenzamos a construir las enormes construcciones que nace en nuestra cabeza, así que las horas finales que podemos dedicar al título seguramente se acaben multiplicando.

La historia en cada capitulo es bastante sencilla e incluso llega a convertirse repetitiva a medida que vamos avanzando en ella. Utilizando una misma formula, llevándonos a un sitio derrumbado donde la gloria es cosas del pasado y nuestra misión será devolver la gloria a ese lugar, levantando los cimientos de una nueva ciudad, atrayendo a las personas descarriladas y ofreciéndoles una nueva oportunidad para vivir una vida apacible y llena de esperanza. Todo este proceso tendrá su desenlace con la llegada de un jefe final con intención de destruir todo nuestro progreso. Y una vez finalizada nuestra gran batalla, haremos nuestra maleta dejando así toda nuestra obra y comenzando otra desde cero en un nuevo lugar que necesite nuestros martillazos. A medida que vayamos avanzando en la historia conoceremos a varios personajes que nos mandarán varias misiones, que no tienen otra función más que la de hacernos sentir como el chico o la chica de los recados, convirtiendo a estos NPC en pequeños impulsores que nos empujarán avanzar en la aventura haciendo construyamos y descubramos nuevos diseños y objetos. El ciclo día/noche influye en la rutinas predeterminada de los seres que habitan Alefgardo, haciendo que cuando el sol caliente los humanos paseen, cocinen o interactúen entre ellos, pero cuando cae la noche y todo se van a dormir, lo mejor es que nosotros también vayamos directos a la cama, porque el ambiente se vuelve algo tenebroso y la oscuridad del ambiente oculta varios peligros que no dudaran de darnos caza.

También tendremos la opción desbloquear un Modo Libre, donde se nos ofrecerá un enorme lienzo en el que podremos soltarnos la melena y crear las construcciones más elaboradas y extensas que imaginemos. Y si el resultado final de nuestras creaciones es un orgullo para nosotros, dispondremos de una opción online que nos permitirá compartir nuestros diseños con otros usuarios.

Manos a la obra

El título tiene un control que responde a la perfección y es muy fácil de asimilar, aunque no es totalmente perfecto, debido a que falla bastante en su precisión, haciendo que demos más de un espadazo al aire cuando combatamos o que coloquemos algún que otro bloque donde no queremos a la hora de construir. Su sistema de combate es demasiado simplón y es algo que afecta bastante en la experiencia del título, porque sin llegar a ser la mecánica principal del juego si es muy necesaria para avanzar en el progreso de nuestra aventura. Los diseños de los iconos de ropa, comida, armas y materiales son bastante buenos y tienen la personalidad tan propia que muestra la saga. La interfaz que se nos muestra para almacenar los objetos es simple y con pocas opciones de organización, quedando un resultado muy caótico que nos hará perder bastante tiempo cuando busquemos un material concreto. Como novedad jugable nos acompañará un Dientes de Sable que nos servirá como montura para desplazarnos por el extenso mundo y nos ayudará en la batalla para derrotar a nuestros enemigos. Pero si hay algo donde Dragon Quest Builders sabe resaltar muy bien, es en darnos la libertad de decidir si queremos afrontar la reconstrucción de los edificios, murallas o habitaciones de una manera más guiada, usando diseños que los habitantes nos van entregando, o si lo preferimos dar uso a nuestra imaginación para darle un toque más personal al lugar.

Un apartado audiovisual que hechiza

El juego funciona en modo dock a 60 fps normalmente estables y con 720p teniendo una pequeña perdida de calidad, mostrando una imagen menos nítida que en la versión de PlayStation 4. Si queremos llevarnos nuestras construcciones a la calle, tendremos el modo portátil que seguirá manteniendo sus 720p pero tendrá una bajada hasta los 30 fps, aún así el título se sigue viendo y funciona de una manera bastante fluida, haciendo que podamos disfrutar de nuestra experiencia como jugadores en cualquier parte. El apartado gráfico no destacará en la actualidad por su gran potencial pero consigue resaltar y atraer bastante por su magnifico estilo artístico, que con unos diseños tanto para los personajes como para mundo que les rodea, enamorará a más de uno. La banda sonora y los efectos de sonido saben acompañar perfectamente a las circunstancias y acciones que viviremos en el título, con varios temas míticos de la saga que nos dan un aire más tenebroso cuando cae la noche o nos transmiten una sensación de alegría cuando completamos un logro.

Conclusión

Dragon Quest Builders es una opción bastante buena que encaja de muy bien con las prestaciones de Nintendo Switch. El título abarca un genero muy diferente al que nos tiene acostumbrados la saga Dragon Quest sin llegar a perder su esencia, haciendo que muchos jugadores inviertan horas y horas en la creación de su mundo perfecto. Lamentablemente el título no contiene grandes novedades que atraigan a los que pudieron disfrutarlo en su momento.  

Dragon Quest Builders

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Un título que atrae por su estilo artístico y engancha con su planteamiento jugable, teniéndonos atrapados horas y horas construyendo ciudades sin limities.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Kevin Lupión Jerónimo

Amante de la música, adicto al deporte y próximo héroe de Marvel

Actualidad

Close
X