AnálisisPC

We Were Here Too – Análisis PC

Dos personas encerradas en un castillo donde la cooperación es vital

¿Alguna vez os ha pasado eso de quedaros encerrados en un castillo lleno de puzles junto a otra persona? ¿No? Bueno, no pasa nada, es lo que os ocurrirá una vez os sumerjáis en el mundo de castillos y rompecabezas de We Were Here Too. Así que coged a un amigo y entrad en Castle Rock.

La obra del estudio holandés Total Mayhem Games sigue la estela creada por su obra del año pasado We Were Here, la cual se puede encontrar de manera gratuita en la plataforma de Steam, en la que juegan dos personas de manera cooperativa con el micro activado de manera obligatoria. La clave del primero y, por tanto, de esta segunda entrega, es la comunicación entre ambas partes. Ataviados como si fuésemos esquimales, uno de los jugadores optará por el rol de Lord y otro el de Campesino antes de iniciar la partida, y esto determinará el camino que tomarán.

Cabalgamos juntos, morimos juntos

Y digo el camino que tomarán puesto que cada jugador irá por salas diferentes y verán cosas diferentes. Normalmente el que tenga el papel de Campesino será al que se le presenten los rompecabezas mientras que el Lord tendrá la solución a los mismos en las salas a las que vaya teniendo acceso. Este papel en ocasiones se invierte y será el Lord el que tenga que resolver algo gracias a las descripciones que le otorgue el Campesino. Para ejemplificar esto de una manera sencilla, puede que la solución al orden en el que se encienden ciertas velas que tiene el Campesino delante la tenga un libro que solo se encuentra en la habitación en la que está el Lord o viceversa.

Para comunicarse, ambos personajes tendrán una especie de walkie talkie que podrán usar cuando gusten, pero no es un sistema de comunicación perfecto. Se iluminará una luz cuando la otra persona esté hablando, pero al pulsar el botón para hablar se cortará el audio y eso puede hacernos perder alguna información vital. Esto es un problema menor al inicio cuando los desafíos son sencillos y no hay ningún peligro, pero conforme avanzamos los puzles se convierten en trampas mortales con un tiempo limitado para su resolución, por lo que tendremos que pensar rápido y ser claros y concisos en nuestras comunicaciones.

El juego se centra enormemente en esta faceta de cooperación y comunicación, no solo a través de dar herramientas como el walkie, sino también a través de sus puzles puesto que cada vez que iniciemos el juego las soluciones de los rompecabezas cambiarán. No cambiará la manera de resolverlo, pues si la solución a un desafío es colocar un cubo en cierto lugar seguirá siendo así, pero sí que cambiará el cubo que tendremos que poner o el orden en el que encendemos unas velas. Esto evita el uso de guías y que cada vez que iniciemos una partida tengamos que hablar con la otra persona, aunque conozcamos el secreto del desafío.

Desconocidos encerrados en un castillo en tu zona

El hecho de que cambie la resolución de los puzles no es un motivo de rejugabilidad para el título, puesto que solo cambia eso, pero al ser dos caminos completamente distintos, el de Lord y Campesino, sí que ofrece más horas y diversidad. Puede que incluso, si somos lo suficientemente observadores, consigamos un tercer final oculto gracias a una serie de secretos repartidos por todo el castillo. Si sumamos ambos caminos y estáis un poco familiarizados con el género de puzles puede que os lleve sobre 4-5 horas, siendo el primero de los caminos que escojáis el que más os lleve, evidentemente. Lo más recomendable sería que convencieseis a un amigo con el que jugar, pero el juego tiene un sistema de emparejamiento online con opción de escoger tu idioma para que no os quedéis sin poder disfrutarlo aunque sea con un total desconocido. El apartado sonoro pasa un poco desapercibido y, en ocasiones, se ve totalmente eclipsado por los sonidos del propio juego y nuestras voces.

Cabe destacar que durante nuestro encierro descubriremos más sobre la historia de Castle Rock y todas aquellas personas que pasaron su vida entre esas paredes. Los problemas de una familia real, la herencia y el honor son los puntos clave de una historia carente de casi ningún interés, que está de fondo y podemos pasar por alto con un facilidad pasmosa, contada mediante el entorno y alguna que otra lectura.

¿Lograréis salir del castillo?

We Were Here Too es una experiencia cooperativa de pies a cabeza; para lo bueno y para lo malo no se ha concebido como una experiencia para un solo jugador. Este tipo de títulos suelen escasear debido a la jugada arriesgada que es obligar el jugar con otra persona, pero el trabajo de Total Mayhem Games termina siendo una aventura de puzles entretenida y, en ocasiones, dependiendo de tu compañero, desesperante. Podéis probar la primera parte de manera gratuita en Steam para poder haceros una idea de lo que ofrece, y si os gusta haceros con esta segunda entrega para unos rompecabezas más desafiantes.

We Were Here Too

Puntuación Final - 7

7

Interesante

We Were Here Too nos presenta una aventura cooperativa de puzles, disfrutable pero algo corta e irregular por momentos.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel González

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X