AnálisisPC

Influence – Análisis PC

Influencer Simulator

Sus creadores, Blanket Fort Games, definen Influence como un título de estrategia casual en tiempo real. Para dar algo de contexto al siguiente análisis me temo que debo contar un par de cosas acerca de mí: tengo la creatividad de una piedra y la visión artística de un mejillón borracho. Dicho eso, analizar Influence es bastante difícil; a pesar de ser un título con una jugabilidad bien definida, creo que su mayor valor reside en su capacidad para crear bellas imágenes a las que acompañan una música que se genera mientras jugamos. Esto hace que sea un juego que vayan a disfrutar más aquellos cuyas aficiones estén más relacionadas con el ámbito musical sobre todo.

Quiero dejarlo claro desde el principio: Influence no me ha llegado, ni me ha convencido como juego. Quiere basar su jugabilidad en una premisa que suena fantástica sobre el papel, pero a la hora de jugarla no alcanza todo lo que promete. Sin embargo, creo que mi opinión es en parte así por lo explicado en el párrafo anterior. Lo cual no quiere decir que sea un mal juego, solo uno que no está hecho para mí. Sin embargo sí que creo que pueda ser un juego que a muchos de vosotros os llegue a interesar, e incluso pueda seros de utilidad, por lo que voy a describirlo primero de la forma más objetiva posible para que podáis juzgar por vosotros mismos.

Una jugabilidad basada en sobrevivir gracias a la influencia que seas capaz de ejercer sobre tus rivales

Así es como empieza una partida de Influence…

La premisa de Influence es la siguiente: controlamos a una idea desde el momento en el que se genera, y la manejamos con el objetivo de «convencer» a otras mentes y no ser silenciados por nuestros rivales. Las Id (ideas) están representados como pequeños círculos que dejan ondas (como si estuvieran en un río) a su paso. Empezamos manejando a una sola Id, pero acabaremos manejando de forma simultánea a un numeroso grupo de ellas que dirigiremos con el cursor del ratón. Solo podremos convertir a un número igual o inferior de Id al del grupo que controlamos. Hay Id rivales (con «personalidad», como nosotros) y muchas Id neutrales repartidas por el escenario (son grises y apagadas, susceptibles para dejarse influenciar). La forma de ganar es influenciar a muchas Id neutrales para formar un grupo cada vez más grande de nuestra idea (se vuelven de nuestro mismo color) y llegar a colonizar todas las Id presentes en la pantalla para que una vez finalice la partida solo se oigan nuestro sonido y se vea nuestro color; es decir, nuestra influencia ha apagado el resto de ideas, o hemos hecho que el resto de mentes solo puedan pensar en nuestra idea. Gracias a la Influence.

Cuando diseñas tu Id, no solo la defines estéticamente (color y sonido que produce), sino que le puedes dar características que determinan sus capacidades en la partida: hay tres características diferentes (agilidad, resistencia y velocidad) pudiendo asignar tres puntos como máximo a cada una de ellas. El juego nos hace repartir seis puntos entre ellos (en las partidas por defecto) y dependiendo de las características que elijamos la apariencia de nuestro Id cambia. En las partidas personalizadas podemos poner las tres características al máximo si queremos. Pero lo más importante a mi entender es la elección del color a través de una barra con una amplia gama cromática: dependiendo del color que elijamos, lleva asociado el sonido de un instrumento.

…y así es como suele terminar

Diseña tu propia canción Chill Out

Cuando colonizas una Id se emite el sonido que le has asignado previamente, variando entre tonos graves y agudos de forma aleatoria. No solo eso, sino que también puedes diseñar la Id de nuestros rivales, por lo que podemos elegir qué instrumentos se escucharán a lo largo de la partida. Que yo haya sabido identificar, he encontrado instrumentos de cuerda (arpa y violín), de viento (flauta) y de percusión (xilófono), pero también hay opciones más derivada de la música de sintetizadores. Todo esto dicho, insisto, por alguien que no toca ningún instrumento; tened en cuenta del perfil de quién realiza este análisis para saber si mi opinión os vale en estas cuestiones.

Esto que suena tan interesante sobre el papel una vez lo juegas se siente muy diferente: puede sonar duro pero yo lo he vivido como un agar.io (aquellos que no lo hayáis jugado, podéis conocerlo a través de gameplays en YouTube), con un apartado artístico mucho más cuidado (a nivel sonoro es una maravilla) y un sistema de colisión de partículas; sé que es ridículamente reduccionista pero es la mejor descripción que os puedo dar para que entendáis la jugabilidad del presente título (aparte de viendo el gameplay que os he puesto arriba). La estrategia en tiempo real de la que hablan sus creadores consiste en ir aislando a las Id neutrales y las de los rivales en grupos muy pequeños (gracias al sistema de colisiones que comentaba antes) y así poco a poco colonizarlo todo. La música que se obtiene es aleatoria, no hay una forma real de controlarla, pero es cierto que se llegan a obtener piezas muy bonitas. El juego sabe muy bien que esta es una de sus principales funciones, por lo que al final de cada partida siempre nos da una opción para guardar las canciones que se obtienen.

Y realmente no hay mucho más que decir del juego. Tiene un modo tutorial, online y offline rápidos, y online y offline personalizables (a nivel de rivales, dificultad y características de las Id). El juego se puso a la venta el pasado lunes y no he sido capaz de encontrar ninguna partida online, por lo que no os puedo decir qué tal funciona este modo.

No es solo que a mí personalmente no me haya gustado. Objetivamente se podrían haber añadido más cosas a este esquema jugable para hacerlo más interesante. Una mayor capacidad de personalización de las propiedades de las Id o un modo historia en el que explorar más el concepto de expansión de las ideas (porque tal y como está ahora el juego, si no te dicen a qué estás jugando, podrías pensar que el argumento es ser el rey de los renacuajos en un estanque). Es una pena que no se lleve más allá del tutorial el concepto de manejar una idea, es un desperdicio de una idea con potencial. El juego tiene unos desafíos propios, pero los considero insuficientes (por ejemplo acaba una partida sin que colonicen ninguna de tus Id). Pero sobre todo debería haber una forma de poder dirigir cual director de orquesta a todas las Id. Una melodía generada aleatoriamente tiene menos valor que una que hayas ideado tú. ¿El juego no es estrategia en tiempo real? Pues entonces debería dar opciones para poder orquestar una partida por completo: la Id del violín la programo para coger todas las Id neutrales que pueda, la Id del xilófono para que una vez tenga un grupo de más de cinco componentes se dedique a ir por las Id rivales… de tal forma que controles en cierta forma los sonidos que vas a obtener. De esa forma sí que fomentarías la creatividad de la gente. Tampoco me ha gustado el marco en el que se desarrolla la partida, pero entiendo que si fuera a pantalla completa sería mucho más difícil seguir el desarrollo de la partida, así que no es tan importante.

Este es el menú en el que se personalizan las Id

Conclusiones

Buscando información y gameplays acerca de Influence, para decidir cuál era la mejor forma de enfocar el análisis, descubrí que este juego empezó como un proyecto experimental hace ya más de seis años (por lo que al menos lleva en desarrollo todo ese tiempo). Sin embargo se puede apreciar en los vídeos que empezó siendo algo mucho más ambicioso a nivel jugable: el apartado visual estaba más trabajado y se veía una intención de otorgar una mayor complejidad al núcleo jugable de la experiencia (ofrecía mucha más personalización a nivel de las características de las Id). Es sorprendente cómo se han mantenido fieles a una misma idea desde hace tanto tiempo sin importar cómo ha cambiado el mercado a su alrededor. Es algo loable, pero seguramente se hayan centrado en intentar conseguir la mejor experiencia posible a nivel sonoro, dado la belleza de las canciones que obtenemos jugando, a costa de simplificar hasta el extremo la jugabilidad del título.

Sinceramente no soy capaz de imaginar a nadie jugando a Influence por su propuesta jugable. Veo valor en el título a la hora de buscar una experiencia relajante y agradable a los sentidos con la que evadirte. O si quieres buscar inspiración en imágenes y sonidos relativamente sugerentes si posees el don de la creatividad. Sin embargo, Influence es ante todo un título de carácter indudablemente personal e intimista. No puedo recomendarlo a todo el mundo pero tampoco instaros a que no lo probéis. Si os interesa el concepto y os provoca curiosidad, podéis encontrarlo a 4,99 € en Steam. Pero la decisión es vuestra, no quiero Influenciaros demasiado (…).

Puntuación Final - 5

5

Si buscas una experiencia relajante sin ninguna pretensión jugable puede ser un producto interesante. Si buscas un sistema de juego que enganche, o un título que lleve más allá su concepto jugable sobre el funcionamiento de las ideas, no creo que sea lo que buscas.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X