AnálisisXbox One

The Vanishing of Ethan Carter – Análisis Xbox One

"Encontrar a Ethan no iba a ser tan fácil como llamar a su puerta. Ya era tarde para eso..."

Hace tiempo que tenía ganas de adentrarme en The Vanishing of Ethan Carter, un juego que en 2014 llegó de la mano de The Astronauts para contarnos una historia que me han recomendado todos aquellos que lo probaron a lo largo de estos años. Tonto de mí, fue un juego que apunté a mi lista de pendientes y seguí a otra cosa, hasta el día de hoy, pocos días después de su lanzamiento en Xbox One.

A pesar de que siempre he priorizado aquellos juegos que son capaces de ofrecer una buena historia con un buen gameplay, a veces me apetece simplemente coger el mando, vivir una gran experiencia y dejarme engatusar por un buen guión, dejando de lado complejas mecánicas. Antes de comenzar el análisis debo avisaros que este título no será un plato de buen gusto para todos, por su estilo pausado, narrativo y calmado, sin piedras en el camino, no, The Vanishing of Ethan Carter viene a contarnos una maravillosa historia, y nada más. Dicho esto, ha llegado el momento de entrar en materia.

La desaparición de Ethan Carter

Unos pasos firmes van en dirección al final de un tunel, donde la luz resplandece y muestra un paraje tranquilo y hermoso. Una voz dura, experimentada y profunda procede a hablar:

Cuando la policía no quiere ayudarte y los sacerdotes no te creen, llamas a Paul Prospero. Me llamas a mí. He trabajado en docenas de casos. Cientos. Este será el último.

Paul Prospero es el detective de cine negro por excelencia, un hombre de pocas palabras, pero cada una de ellas es memorable. Ha visto demasiado, ha trabajado con lo peor de la sociedad, y aún así, la carta de un niño consigue sorprenderle. Lo que parecía la carta de un fan más, es una petición de ayuda de Ethan Carter, un niño que narra unos hechos que ningún niño debería conocer jamás.

El detective pone sus pies en Red Creek Valley, un lugar de apariencia idílica y rural, pero que esconde una oscuridad arraigada en lo más profundo de sus entrañas. Allí será donde nos toque descubrir el paradero de Ethan antes de que sea demasiado tarde.

A pesar de su belleza, Red Creek Valley es un lugar manchado de sangre, donde deberemos descifrar una serie de crímenes para descubrir una historia que trata sobre la soledad, fantasía y el rechazo.

La aventura de The Astronauts es una de esas que uno no se cansaría de recomendar a aquellos que disfruten de las buenas historias. Es, a fin de cuentas, una aventura gráfica con un toque muy light, ya que los puzles que propone nunca llegan a ser un impedimento, y tampoco resultan especialmente innovadores, pero consiguen hacernos sentir como un auténtico detective.

La gran pena de esta versión de Xbox One, de la que hablaré más adelante, es que no funcionan los subtítulos en español. El resto de idiomas no presenta ningún problema, pero los diálogos y algunos puzles no cuentan con ningún tipo de subtítulo. Es algo incomprensible, ya que podremos leer las anotaciones que encontremos por el camino en completo español, e incluso las pistas, pero no los diálogos.

Las páginas que encontremos son necesarias para entender mejor la aventura y su significado, y por suerte, estas si están traducidas.

Algo que es difícil de comprender, ya que todas las versiones de The Vanishing of Ethan Carter cuentan con una perfecta localización del castellano a sus textos. Aún así, aquellos que no se encuentren con esta barrera en el idioma disfrutarán de una maravillosa historia.

Volviendo a su historia, se desarrolla de manera no lineal, es decir, no hay un camino marcado hacia los diferentes casos que nos encontremos. Y durante esas 4 horas que dura aproximadamente la historia, recorreremos Red Creek Valley con total libertad, aunque os recomiendo seguir el sendero más evidente, ya que de esta forma seguiréis de una manera más ordenada los sucesos que ocurrieron.

A pesar de su corta duración, he de decir que me he visto gratamente sorprendido por la cantidad de sensaciones que consigue transmitir el estudio polaco. Este misterioso caso, la desaparición de Ethan Carter, mantiene por completo el interés hasta culminar en un final precioso, y aunque no hay ningún tipo de rejugabilidad en él, creo que es uno de esos juegos que merece la pena jugarse al menos una vez.

El último caso de Paul Prospero

The Vanishing of Ethan Carter es una aventura enfocada en lo narrativo, aunque en su transcurso deberemos enfrentarnos a diversos “rompecabezas”, y lo pongo entrecomillado porque en ningún momento tendremos que hacer excesivo uso de nuestras facultades mentales.

Nunca sentiremos que hay alguna barrera que nos impida avanzar, no es su propósito, y tras haber finalizado el juego y meditado sobre ello creo que funciona más como un soplo de aire fresco que rompa la monotonía de las largas caminatas, que como algo trascendental. Aún así, hay cierta originalidad en un par de puzles, y cuando debemos reconstruir la escena de un crimen sentimos que Paul Prospero es un hombre de recursos y metódico.

Los principales puzles serán aquellos en los que debamos reconstruir la muerte de uno de los personajes principales, enumerando las escenas. No poseen dificultad alguna, pero ayudan a conocer a los personajes principales y la situación.

Cada zona del juego nos propondrá un puzle diferente, en el que deberemos buscar una serie de objetos, o descubrir la contraseña de una puerta salvando las almas de unos cadáveres. Como ya dije, no hay ningún tipo de resistencia y todo es cuestión de tiempo y paciencia.

Los puzles recurrentes serán las escenas del crimen, que podremos realizar a base de ensayo y error si no damos con el orden correcto de las escenas. Estos son los más interesantes, porque muestran fragmentos de la historia y, además, nos ayudan a conocer a todos los protagonistas.

Paul Prospero posee una serie de habilidades sobrenaturales que le ayudan a vislumbrar objetos o situaciones clave en la historia, lo que supone una enorme ayuda.

Lo más interesante es que el juego no da ningún tipo de pista sobre el orden en el que deberemos afrontar los puzles, desde el primer momento nos dejará a nuestra suerte para que descubramos qué hacer y cómo llevarlo a cabo. Así que nada más comenzar podremos recorrer Red Creek Valley en busca de pistas para esclarecer los hechos.

Esto no debe preocupar a aquellos completistas, ya que para acceder al final del juego tendremos que solucionar todos los puzles, recibiendo una ayuda al final para indicarnos cuáles nos quedan, e incluso, transportándonos a la zona para que no tengamos que caminar en exceso, porque otra cosa no, pero el mapa de The Vanishing of Ethan Carter es bastante grande para lo acostumbrado a un juego de estas características.

Además, no contaremos con ningún mapa que nos guíe por la zona, ni ningún tipo de indicativo. Esto envuelve con un halo de misterio aún más intenso a Red Creek Valley, un lugar completamente tranquilo y que podremos recorrer mientras Paul Prospero nos habla de sus sensaciones, o descubrimos notas que nos cuentan un poco más del lugar.

Poesía en movimiento

El título del estudio polaco es uno de esos juegos que te dejan con la boca abierta. No solo porque su historia sea terriblemente preciosa, si no porque cada palmo del juego está recreado con un mimo extraordinario. Es un juego precioso, y da igual qué tipo de jugador se siente frente a la pantalla, todos verán en él un diseño artístico excepcional.

En The Astronauts son tan conscientes de esto que en las opciones exclusivas de Xbox One han incluido un Modo Libre, que nos permitirá recorrer el terreno sin ningún tipo de puzle por el camino, solo para disfrutar de la belleza de Red Creek Valley. A esto ayuda que esta versión disponga de mejoras gráficas, como la posibilidad de jugar a 4K en Xbox One X, o incluso desbloquear los FPS para que el movimiento sea más suave, sin ningún problema de frames a la vista, a esto ayuda que sea la única versión del juego en usar Unreal Engine 4, lo que permite que ese estilo fotorealista luzca mejor que nunca.

The Vanishing of Ethan Carter es uno de esos juegos en los que te tomas un segundo para disfrutar de tu alrededor, de sus paisajes, de su banda sonora y el mimo con el que The Astronauts ha creado un lugar de ensueño.

Su paisaje rural, sumido en la vegetación de tonos verdosos y anaranjados, o pararte para observar cómo el agua fluye hasta la presa del pueblecito, caminar y encontrar una estación de tren abandonada, ese es el verdadero encanto de este título. Tanto es así que llegas a olvidarte de su enfoque excesivamente light de las aventuras gráficas, tomándote el juego como un alto en el ajetreo diario para disfrutar de una historia preciosa.

A esto se suma unas excelentes interpretaciones de los personajes principales, brillando por encima de todo la del joven Ethan, y sobre todo, la de Paul Prospero con la fantástica voz de Marty Allen. Os puedo decir que me pasaría la vida escuchando a este hombre, porque aunque nuestro detective de lo paranormal habla poco, cada palabra que suelta por su boca es digna de mención.

En cuanto al sonido, The Vanishing of Ethan Carter apuesta casi siempre por el ambiental, una decisión acertada desde mi punto de vista, aunque cuando una melodía decide hacer aparición es, sencillamente, fantástica.

Me desharía en elogios ante The Astronauts por el cariño que transmite el juego en todos sus apartados, por cómo consiguen tocar la fibra sensible siempre con la canción adecuada, apostando principalmente por esas melodías con un toque más orquestal y dramáticas.

Si tuviese que resumir en una sola palabra cómo es The Vanishing of Ethan Carter, sin lugar a dudas sería “precioso”.

Conclusiones

A pesar de que siempre he apostado por un perfecto equilibrio entre jugabilidad e historia, a veces simplemente quiero coger el mando y dejarme encantar por lo que algunos estudios quieren contar. Porque, a veces, hacen falta juegos como The Vanishing of Ethan Carter para tocarnos la fibra sensible.

Bien es cierto que no es perfecto, que arrastra problemas como unos subtítulos rotos en español, su escasa rejugabilidad o un apartado jugable tan discreto y permisivo con el jugador que no supone ningún reto, pero más allá de eso, estamos ante un juego que llega al corazón de todos aquellos que fuimos diferentes, se nos miró con incredulidad por nuestros gustos, o que siempre tuvimos la cabeza en las nubes.

En definitiva, The Vanishing of Ethan Carter es un clásico en su género y un juego casi obligado para aquellos amantes de las buenas historias, y su lanzamiento en Xbox One es la excusa perfecta para adentrarnos en el último caso de Paul Prospero.

The Vanishing of Ethan Carter

Puntuación Final - 7.5

7.5

The Vanishing of Ethan Carter es pura preciosidad, una tierna historia que arrastra algunos fallos, pero que aquellos que disfruten de juegos diferentes encontrarán en este título algo especial.

User Rating: 5 ( 2 votes)
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Close
X