AnálisisPS4

Final Fantasy XV: Episode Ignis – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible en: PC.

Llegamos al último episodio de Final Fantasy XV, el que pone la última pieza del rompecabezas y nos explica qué sucedió en un momento crucial de la aventura. Después del mediocre Episode Gladiolus y el más que notable Episode Prompto es el momento de la mano derecha del rey, aquel que lo sacrificó todo por un amigo. Por supuesto, os aviso de que este análisis de Episode Ignis tendrá spoilers de la trama principal, ya que se ubica en uno de los momentos más importantes de la historia, y también en la recta final, por lo que para jugar a él será recomendable haber completado la historia principal.

Dicho esto, solo queda adentrarnos en una Altissia en pleno conflicto y vivir la historia de la mano del rey.

 El consejero del rey

Separado de su grupo, herido e inconsciente, Ignis recuerda cuando conoció a su Príncipe, o más bien, a su amigo. Allí estaba él, algo mayor que Noctis, ante un rey que aún gozaba de juventud y que le confió su tesoro más preciado: la protección de su hijo. El joven Ignis le tendió la mano a aquel que sería El Entronado en un futuro, quien gozaría de la gracia de los Sidéreos y emprendería una batalla contra la misma oscuridad, y que en aquel instante, en las ruinas de Altissia, le necesitaba más que nunca.

Final Fantasy XV: Episode Ignis nos muestra el profundo vínculo que une a Ignis con Noctis, más allá de ser su simple protector, descubriremos hasta dónde es capaz de llegar el consejero por mantenerse fiel a su príncipe.

En mitad del caos creado por Leviatán, las tropas de Nilfheim y la muchedumbre intentando huir de un lugar que caerá en cualquier momento, Ignis tendrá que atravesar todo tipo de peligros para encontrar a Noctis y Lunafreya en el altar del ritual, donde Lunafreya invocó la gracia de Leviatán para ayudar a Noctis en su camino.

Esta es la apuesta apunto de Episode Ignis, que desvela uno de los puntos más dramáticos del juego principal y que responderá a lo sucedido con Ignis, y cómo acabó en el estado con el que cargará en los últimos compases del juego. Siguiendo, por suerte, el camino que marcó Episode Prompto y dándonos un arco argumental que, aunque corto, resulta terriblemente interesante y épico.

Ravus, el hermano de Lunafreya, será nuestro compañero de viaje, permitiéndonos conocerle más a fondo de lo que el juego principal nos dejó.

Este DLC no solo nos permitirá conocer más a Ignis, personaje que permaneció en un segundo plano en el juego principal hasta casi el final, si no que podremos entender mejor el propósito y la postura de Ravus Nox Fleuret, cuya colaboración se verá forzada por un propósito común en una situación completamente límite.

Y a diferencia del resto de episodios, donde el compañero se sentía más como una ayuda en el combate que como un recurso argumental, en Episode Ignis vemos brillar de verdad a ambos personajes que defienden posturas completamente contrarias. Por un lado, la lealtad y fe ciega de Ignis hacia Noctis, y por otra el profundo amor de Ravus hacia su hermana y la incredulidad de que Noctis sea el auténtico Entronado.

Hay una tirantez constante entre los dos, se siente una colaboración forzada por los acontecimientos y sus diferentes posturas quedan patentes en cada comentario, y siendo ambos personajes medianamente desaprovechados en cuanto a desarrollo en el título original es de agradecer que se dedique un esfuerzo a conocerles mejor, lo cual también supone una lástima por no formar parte del título original y tener que hacer uso de un contenido de pago para suplir las lagunas que se crearon sobre ellos en el juego principal.

Episode Ignis es épico, trágico y es el que mejor maneja la importancia de la amistad de la que hacía tanto hincapié Final Fantasy XV.

Y a pesar de que la historia no dure más allá de la hora y media, si no nos paramos demasiado en sus secundarias es una historia que va en crescendo hasta un final que a más de un jugador sacará una lagrimilla. Y no solo eso, si no que por primera vez se nos permitirá obtener varios finales alternativos que resultarán bastante interesantes, desbloqueando incluso nuevos capítulos que os dejaremos descubrir a vosotros mismos.

Las conversaciones, como siempre, nos permitirán tomar diversas opciones muy guiadas, pero ayudarán a conocer los propósitos de los personajes, sus puntos de vista o indagar en su historia.

Las conversaciones, como ya pasaba en Final Fantasy XV, nacen en diversos puntos: en los puntos de guardado, siempre dando la oportunidad de profundizar en sus personajes. Como siempre, estas son muy guiadas y el entramado de diálogos no es excesivamente intenso, pero en esta ocasión se ha puesto especial atención en repartir el protagonismo de ambos compañeros.

Episode Ignis no adolece de esa falta de enfoque que ya presentaba Episode Gladiolus, donde se hablaba más de Cor Leonis que del propio protagonista, ni tampoco se especializaba en su protagonista y dejaba a su compañero un poco olvidado, como Episode Prompto, aquí se juega con los papeles tan similares que juegan Ravus e Ignis con sus respectivos protegidos, pues aún con sus diferencias, ambos juraron proteger a alguien por encima de todo. Y es que hago hincapié en esta relación porque es la mejor de los DLC, y entenderemos muchos de los motivos que mueven, en especial, a Ravus Nox Fleuret.

La conquista de Altissia

Si en Episode Prompto y Episode Gladiolus critiqué la falta de libertad, Episode Ignis parece haber aprendido de sus errores, y aunque no lo hace tan bien como debería, lo intenta y nos ofrece recorrer al completo una gran extensión de la ciudad de Altissia, permitiéndonos recuperar el control de sus calles, las cuales han sido invadidas por las fuerzas de Nilfheim.

A través de la visión táctica podremos ver qué zonas están libres o conquistadas por el ejército de Nilfheim. Una misión secundaria que resulta curiosa, aunque no especialmente útil.

Os seré sincero, dicha conquista no tiene gran importancia en la trama del juego, de hecho. Luchar contra las tropas y liberar las zonas conquistadas es más una excusa para la batalla que algo completamente necesario, y sí, resulta interesante por el sencillo motivo de que manejar a Ignis en batalla es divertidísimo, pero se echa en falta que este añadido esté más ligado al juego y no parezca algo que han metido por rellenar.

Aún así, y como pasaba en el juego principal, recorrer Altissia es algo maravilloso por su diseño excepcional, que encima se ve potenciado por un conflicto que se respira a cada palmo del escenario. Tenemos una ciudad increíblemente hermosa que ha sido destruida, tropas por todos lados, naves en pleno conflicto, y en el horizonte a Titán enfrentándose contra las tropas de Nilfheim en mitad del caos.

La ambientación de Episode Ignis es la más increíble de los DLC, y aunque viene heredada del juego principal, nos permite visitar Altissia con mayor libertad.

Si bien es cierto que Episode Ignis cuenta con una bala en la recámara, que es la de aprovechar el escenario de Altissia del juego principal, también hay que admitir que nos permite mayor libertad de movimiento gracias a un gancho que, a modo de Batman: Arkham Asylum, nos permitirá acceder a tejados e incluso realizar ataques especiales a enemigos de gran tamaño.

El garfio sirve en su mayoría como elemento de exploración, permitiéndonos acceder a lugares donde se ocultan tesoros que, sinceramente, no tienen ningún uso útil más allá de venderse para comprar objetos – En tiendas donde no hay absolutamente nadie porque, obviamente, todo el mundo ha huido de la ciudad… Pero Ignis es demasiado amable-.

Y este es su problema, algo que ya ocurría en el anterio DLC, que su escenario no ofrece ninguna posibilidad más allá del combate, es como si hubiesen querido ampliar la zona para permitirnos dar vueltas, pero sin nada interesante en lo que saquemos beneficio alguno.

El señor de los elementos

El miembro más discreto de los Chocobros sorprenderá por ser el más dinámico y divertido en combate de todos sus compañeros. Para empezar, tenemos una aplicación a la magia bastante mejor diseñada que la de juego principal, y no es porque Ignis pueda lanzar hechizos a sus rivales, no… Es porque es capaz de materializarlos con sus dagas elementales.

Ignis puede elegir entre tres elementos: Piro, para golpes más fuertes contra un enemigo, Hielo, para un combate en área, y Electro, para realizar golpes rápidos, aunque menos dolorosos.

A diferencia de sus compañeros, Ignis no puede elegir entre diferentes armas, pero sí entre distintos elementos que usar contra los enemigos. Cada uno de ellos -Hielo, Piro y Electro-  sirve para distintas situaciones, cambiando el estilo de combate del protagonista para hacer frente a la multitud de enemigos. Por ejemplo, si queremos pasar de un enemigo a otro nos vendrá bien Electro, que nos permite movimientos fugaces para continuar con el combo, o Hielo si nos vemos rodeado. Por último, tendremos Piro, el elemento más poderoso y que es útil contra un único enemigo.

Tanto Ignis como Ravus tienen sus propias habilidades, que podremos usar una vez rellenemos el indicador de habilidad, seleccionando luego la que queramos usar con L1.

A esto se suma su propia habilidad única, la cual ha sido bautizada como Ojo Avizor y que se mostrará sobre el contador de combos y la vitalidad, este permitirá descargar un ataque especial dependiendo del elemento que tengamos seleccionado sobre uno o varios enemigos.

Además de ello, vuelve los combos con compañeros, que como siempre dependerá de cómo ataquemos a nuestro rival y de que Ravus se una al golpe multiplicando exponencialmente el daño.

Sin mucha gracia, también se añade un pequeño tramo de sigilo con Ravus, que no se ha aprovechado demasiado bien, diría que incluso peor implementado que en el Episode Prompto.

En este DLC combatiremos con un total de tres jefes, siendo los dos últimos los mejores combates de todo Final Fantasy XV, tanto por su significado, como por su ejecución.

Me alegra volver a decir que en este episodio los combates brillan con luz propia. De hecho, los combates contra jefes de Episode Ignis son los mejores de todo Final Fantasy XV. Y es porque, al contrario que en el título principal, este DLC sabe que aunque un combate tenga un significado excepcional, debe primar la jugabilidad. Y sí, son terriblemente fáciles, pero también son increíbles en lo jugable y visual.

Los dos últimos combates son terriblemente desgarradores, en especial el penúltimo, y es donde vemos el potencial de Ignis al completo, demostrando que a pesar de ser el miembro más discreto y meticuloso del grupo, en el fondo, daría todo por sus amigos.

Como de costumbre, donde más se aprovecha el combate es en el Modo Duelo, donde en esta ocasión combatiremos contra el mismísimo Noctis en una lucha que requerirá todos nuestros conocimientos del sistema.

Yasunori Mitsuda, y el arte de la Banda Sonora

Quería dedicar un espacio para hablar en profundidad de la BSO de Episode Ignis, que como los demás episodios, cuenta con la mano de un compositor invitado, Yasunori Mitsuda. Este maestro, cuyos trabajos le respaldan (Chrono Cross, Chrono Trigger, Xenogears, Shadow Hearts…) sigue el testigo marcado por la excelentísima Yoko Shimomura y, con su propio estilo, vuelve a traernos temas más orquestales, con coros y toques más trágicos que, después del discreto apartado sonoro de Episode Prompto, recupera ese protagonismo para hacerse con la acción.

Yasunori Mitsuda devuelve la grandeza sonora a Final Fantasy XV con un impecable apartado, donde saca todo su talento.

Hay temas grandiosos, desde una revisión del tema Apocalypsis Noctis, que aquí ha sido nombrado como Apocalypsis Magnatus y que sonará durante el combate con Noctis en el Modo Duelo. Este, por supuesto, es solo uno de los temas que destacan en un impecable apartado, pero temas como The Two Protectores, que suena durante el mejor momento, a mi parecer, de este DLC nos encogerán el corazón por completo.

Era algo que eché en falta en Episode Prompto, y que incluso Episode Gladiolus, con sus temas más rockeros y limitados conseguía, y era destacar. El trabajo de Yasunori Matsuda, al igual que el de Yoko Shimomura, nos deja una BSO sobresaliente, siendo cada una de las piezas musicales excepcionales. Y lo mejor de todo es que consiguen casar todas tanto con la acción, como con la personalidad de nuestro protagonista, más refinado y correcto que el resto de sus compañeros.

Conclusiones

Episode Ignis es el broche de oro de los DLC de Final Fantasy XV que están ambientados en sus protagonistas, aunque según se ha anunciado, no serán los únicos que recibiremos. Lo que sí podemos asegurar es que, aunque corto y, como siempre, siendo un fastidio pagar por algo que debería ser parte del juego – Y en esta ocasión más que nunca- el episodio ambientado en la mano del rey es, sin lugar a dudas, el mejor de los tres.

Es épico, emotivo y trágico, y a pesar de su corta duración consigue quedarse grabado como uno de los mejores momentos del juego principal. A pesar de esto, no se libra de los fallos que arrastra el título: combates fáciles, contenido desaprovechado y buenas ideas que no están del todo bien ejecutadas. Pero que esto no os frene, porque os estaréis perdiendo un arco argumental tremendamente importante en la historia principal, y además, maravilloso.

Final Fantasy XV: Episode Ignis

Puntuación Final - 8

8

Episode Ignis se corona como el mejor DLC protagonizado por los chocobros, dejando brillar al Consejero del Rey y trayéndonos una trágina mini historia.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X