AnálisisPS4

Dynasty Feud – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible en: PC.
¿Alguno recuerda esa aberración llamada PlayStation All-Stars Battle Royale? Sí, ese intento de Smash Bros. que se suponía debía traer equilibrio a la Fuerza y dar a los usuarios de la consola de Sony un digno exponente del género con sus personajes favoritos y que acabó por no tener ni a Crash o Spyro; eso por no hablar de una jugabilidad pésima nada cercana a la perfección de los Smash. Si los cinco jóvenes al frente de Kaia Studios hubieran tenido la mitad de recursos que tuvo ese juego, Dynasty Feud podría haber sido algo muchísimo más grande; podría haber sido el Broforce de los brawlers, gracias a su apartado gráfico y divertida jugabilidad. El juego que aquí nos ocupa como brawler es muy competente, mucho más que All-Stars Battle Royale (aunque no fuera difícil) y a la altura de grandes del género como Duck Game y Towerfall Ascension (los cuales si no conocéis y soléis quedar para jugar entre amigos son de compra casi obligada), los cuáles Kaia Studios tomó como referencia a la hora de crear Dynasty Feud.

¿Por qué entonces es probablemente la primera vez, o como mucho la segunda que oís hablar de este título, si es tan bueno? Nos encontramos ante uno de esos casos en los que factores externos al juego en sí y a sus desarrolladores han impedido al juego alcanzar cotas de calidad más altas, habiendo tenido que sacrificar en su desarrollo características que pesan mucho a la globalidad del juego. Dadles una oportunidad y permitiros conocer su trabajo a través del humilde análisis de alguien al que le apena que este juego no haya tenido el crédito que se merecía.

Dynasty Feud es un juego «parecido» a Smash Bros, y resalto el «parecido» porque muchos medios han intentado publicitarlo así cuando son muy diferentes. Es un juego de lucha de dos a cuatro jugadores que soporta multijugador local y online; el objetivo de los duelos es siempre el mismo: dejar sin combatientes a la dinastía contraria; es un port de la versión aparecida en Steam en mayo de este mismo año. Son peleas en 2D con un estilo gráfico pixel art precioso (aunque esto ya es cuestión de gustos) y con una banda sonora muy correcta acompañando cada uno de los ocho escenarios que tiene el título (también algo muy subjetivo). Mientras que en Smash Bros., Towerfall y Duck Game solo controlamos a un personaje, Dynasty Feud nos ofrece controlar una dinastía entera de ellos: elegimos a un grupo de cinco personajes antes de comenzar los combates, y los utilizamos de uno en uno a medida que van cayendo, pudiendo cambiar el orden en el que salen en los breves segundos en los que aparece nuestro siguiente combatiente.

La familia del vikingo con guitarra contra la del Neko cabezón. Esto promete.

En total son 45 personajes disponibles divididos en nueve familias (cada una con su propio espíritu guardián) siendo todas de temáticas diferentes (y con un diseño cartoon muy conseguido). Tenemos vikingos, robots-alienígenas, guerreros japoneses, adoradores del sol… y lo interesante es que las habilidades de cada familia difieren de la otra por su temática: los adoradores del sol pueden sacrificarse a ellos mismos para recargar la barra de ataque especial más rápido, los robots-alienígenas dependen mucho de las trampas y la tecnología, los vaqueros tienen casi todos armas a distancia…nes una locura divertidísima. Lo mismo pasa con los escenarios: cada dinastía tiene su propio escenario acorde a la ambientación de su grupo. Los escenarios son muy dinámicos y cambian totalmente el combate, pues no paran de suceder eventos en la mayoría de ellos: la pirámide de los adoradores se va haciendo más pequeña hasta transformarse en un ovni gigante, en el nivel de los vaqueros hay que cambiar de tren todo el rato (y en cada partida tiene scripts diferentes), en el asedio al castillo las catapultas van destruyendo el escenario donde luchamos y podéis tiraros aceite hirviendo entre vosotros golpeando una palanca. No quiero deciros más porque descubrir los escenarios y los personajes es gran parte de la diversión del juego, pero hay ideas muy originales, os lo aseguro.

En Dynasty Feud hay luchadores de todo tipo: combate cuerpo a cuerpo, armas a distancia (arcos, flechas y cañones entre otros), trampas… cada luchador tiene su estilo. La mayoría de ellos mueren de un solo golpe (algunos de dos o tres, cambiando además su forma de luchar al golpearles; un personaje muy divertido de este tipo es el Caballero Negro tipo Monty Python, imaginaos cómo cambia su estilo de lucha al ser golpeado) lo cual añade una capa de estrategia y tensión al combate. Cuando un luchador muere hay unos cinco segundos hasta que sale el siguiente miembro de tu dinastía en los que controlas al espíritu guardián; en ese punto se añade el botón cuadrado para literalmente «Molestar». No suele ser decisivo pero es muy gratificante no dejar nunca de participar en la contienda, incluso cuando todos tus luchadores han muerto.

Este escenario es de los más vistosos, pues el tiempo va cambiando conforme avanza el combate.

El control del juego es muy simple: cuadrado y triángulo son los dos botones de ataque, la equis es el salto (pudiendo ser doble en algunos personajes), el círculo permite lanzar el Super una vez hayas vencido a suficientes rivales y el R1 permite protegerse y/o esquivar dependiendo del personaje. La profundidad del juego no está en su sistema de combate, sino en conocer tanto a los personajes del juego como los escenarios. Así se consigue que los combates se sientan siempre diferentes. Una vez has dominado a todos los personajes hay un modo que no te limita a una sola familia, sino que puedes hacer un equipo eligiendo cinco luchadores de cualquiera de las familias.

Visto así, pareciera que el juego te animase a meterte en su lore para conocer en profundidad a todos sus personajes, por qué están luchando entre ellos (aunque fuera una vaga premisa), un buen modo entrenamiento que supusiera un campo de juegos perfecto para probar diferentes combinaciones de cara al online… y aquí empiezan los problemas del título.

Si hasta ahora solo he hablado del multijugador es porque el título SOLO tiene opciones multijugador. No hay casi nada que un solo jugador pueda hacer en este juego. Solo hay un modo entrenamiento que es muy pobre (solo tiene un escenario estático con marionetas que casi no se mueven y en ocasiones disparan bolas de fuego) y en ningún modo de juego puedes luchar contra la máquina. No hay una IA programada en este juego (luego veremos por qué). Los únicos modos disponibles son de multijugador local: batalla entre familias (deathmatch clásico), batalla por equipos (lo mismo pero en equipos; incluye una opción muy divertida que te permite traicionar a tu compañero en el último momento de la selección de familias y cambiar de bando) y All Stars (el modo que he mencionado antes que puedes hacer el equipo con los personajes que quieras), multijugador online (con partidas rápidas, privadas o clasificatorias) y un códice en el cual puedes consultar las fichas de los personajes (incluyen una breve descripción suya, una ilustración y una guía concisa de lo que puede hacer). Por cierto, todos los textos del título están traducidos al castellano y al euskera.

No hay modo campaña, historia o misiones. Algunos diréis que podéis jugar solos con el online y en teoría tenéis razón, pero me veo obligado a contaros mi experiencia: no he sido capaz de encontrar ni una sola partida online, y no es porque no lo haya intentado. He retrasado varios días este análisis solo para dar más opciones al juego de ofrecerme partidas online y poder contaros qué tal funcionan. No puedo hacerlo porque de las dos únicas modalidades de juego que trae Dynasty Feud, una de ellas es inservible debido me temo a que no hay suficiente gente jugando. He probado en todas las franjas horarias que me ha sido posible y no creo que sea por mi conexión a internet, porque juego a bastantes juegos online durante la semana sin percances. Es muy difícil para mí tener que escribir estas últimas líneas de un juego que me ha divertido tanto.

En una entrevista que se hizo al director del estudio afirmaba que durante el año y medio de desarrollo que tuvo el proyecto sí se plantearon incluir opciones offline, pero eso hubiera implicado hacer una IA que manejara de forma competente 45 personajes totalmente diferentes entre sí, y eso era algo muy difícil y costoso para un equipo de cinco personas que salió adelante gracias a la iniciativa Playstation Talents. Hacer un modo online que funcione sin problemas es algo también muy difícil y costoso, y si querían que su juego tuviera alguna clase de proyección entre los usuarios a la hora del boca a boca tenían que apostarlo todo en que el online funcionara como un tiro y seguramente así sea, pero ya nunca lo sabremos porque el juego ha nacido muerto. Damos por hecho que un juego «de ahora» debe tener tanto historia como online y misiones diarias y que nos haga el desayuno, pero no somos conscientes de todo lo que cuesta a nivel de recursos, sobre todo para un estudio pequeño.

En Steam se lanzó en mayo y la entrevista se realizó en junio; en ella tanto el entrevistador como el director hablaban del juego casi como un fracaso. Aunque dolorosa, os recomiendo leer esa entrevista para entender mejor qué ha pasado, pues es muy interesante si os interesa cómo funciona este mundo. También hubo fallos a nivel de publicidad y por supuesto el juego no es perfecto: las letras del códice son muy pequeñas; al querer dar tanta importancia a los escenarios la cámara se aleja mucho, haciendo que los personajes se vean demasiado pequeños; no hay un sistema de progresión que te anime a seguir luchando; haría falta una mayor cantidad de escenarios y familias con actualizaciones periódicas… y añadido a todo lo anteriormente descrito hace que me sea complicado recomendar comprar este juego a un precio de 14,99 €. Quizás salga a cuenta si lo compráis entre varios amigos que quedéis a menudo en una casa a jugar, quizás si se hubiera regalado en el Plus hubiera tenido ese empujón inicial de viralidad que necesitaba, pero eso solo son conjeturas y aquí hemos venido a hablar de certezas. Es un juego tremendamente divertido, a la altura de dos bestias como Towerfall o Duck Game en mi opinión y puede dar muchas horas de diversión a un grupo de amigos.

Es una pena que el juego no haga más esfuerzos para que nos interesemos por el códice, que es una maravilla.

Si te metes en el códice puedes ver la creatividad y el cariño que derrocha el estudio por su obra (algunos personajes tienen hasta el grupo sanguíneo en su ficha), pero es difícil que el juego te atrape a ese nivel sin un modo campaña o un modo offline decente en el que probar a los personajes y encariñarte con ellos lo suficiente como para querer leerlo. En una actualización se podrían meter sus fichas en las pantallas de carga (que son pocas y rápidas) porque es una pena que todo ese trabajo se pierda.

Aún con todo lo bueno que tiene el juego, en la práctica se reduce a tres modos deathmatch que solo se pueden jugar en local y a un códice con fichas de los personajes; hay un juego online funcional (supongo), pero no hay una comunidad con la que probarlo. Ahora cada uno debe valorar como puede aprovechar lo que ofrece este, por otro lado, maravilloso e infravalorado juego. Desde luego los chicos de Kaia Studios tienen mi agradecimiento porque me han dado a mí y a mis amigos (y seguirán dando) horas de diversión con su ópera prima. En una entrevista más reciente que realizaron para Hobby Consolas prometían seguir apoyando el juego gracias al feedback recibido de la versión de PC: tenían pensado añadir desafíos para jugar en solitario y parches para mantener el equilibrio entre los personajes, entre otras cosas. Estaré pendiente para actualizar este análisis si añaden nuevas opciones o si consigo encontrar comunidad online en PS4.

ACT: al añadirlo a los juegos de PS Plus de enero de 2018 he podido probar su modo online. De hecho, ha encontrado gente muy rápido y con unos tiempos de carga relativamente cortos. Lamentablemente, el 90% de las partidas no llegaban a producirse puesto que había un error que cerraba la sala antes de empezarlas; de las que he podido jugar la mitad tenían lag e iban a tirones. Me falta aún mucho por jugar, dado que esta situación para el juego es relativamente nueva y aún están a tiempo de corregirlo con parches para dar mayor estabilidad a sus partidas. Seguiremos informando.

Dynasty Feud

Puntuación Final - 7

7

Dynasty Feud es un juego con muy buenas ideas y tremendamente divertido de jugar...pero de momento sólo puedo recomendarlo si puedes sacarle partido en modo local, puesto que en su faceta online le falta mucho por demostrar.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X