AnálisisPS4

DOOM VFR – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible en: PC.

Bienvenido al infierno. ¿Lo echabas de menos? Ahora podrás vivirlo más intensamente, en primera persona y en realidad virtual.

Un comienzo trágico

Controlaremos al doctor Peters, un científico que forma parte del programa BFG. Para el doctor Peters es un día más en la oficina, pues el comienzo, apacible y en calma, nos sitúa dentro de un ascensor, algo completamente normal y rutinario en la vida de una persona, hasta que escuchamos una voz que nos habla y nos da unas noticias nada agradables: “Presencia demoníaca detectada”. Vale, es hora de preocuparse, algo no va bien. “Presencia demoníaca en niveles mínimamente seguros”. No es que algo no vaya bien, es que parece que, al comienzo del juego, ya nos vamos a encontrar con la peor de las situaciones, y esto es así: la puerta se abre, vemos un demonio que se acerca corriendo hacia nosotros y, un instante después, la pantalla se queda en negra.

Y sí, ahí acaba la cosa; pero un final siempre da paso a un comienzo. Al despertar, compruebas que sí, estás muerto, pero por suerte tu consciencia ha sido transferida al sistema informático de seguridad, pudiendo transferirla a un chasis de combate para movernos libremente por el lugar.

La historia es completamente nueva, es decir, no es un remake del original ni es la misma historia del último DOOM lanzado el año pasado, sino que la historia del doctor Peters ha sido creada exclusivamente para VR.

Los controles son secillos y el movimiento no marea

Después de haber probado varios juegos para VR, la mayor pega que tenía era el mareo por el movimiento de la cámara. DOOM ha conseguido que, en este aspecto, acabe muy contenta.

La cámara se puede controlar de dos maneras: bien moviendo la cabeza o bien utilizando el joystick derecho, el cual te permitirá girar unos 30º, evitando así gran parte del mareo que se produce por girar la cámara directamente, sin pequeños “parpadeos” o por corte, como en este caso.

El movimiento también tiene dos posibilidades: o bien por medio de teletransportes (marcar una ubicación con una luz verde, o roja si no puedes acceder al lugar al que quieres ir, y desplazarte a dicha ubicación) como sucedía con la experiencia VR de Tomb Raider, o bien por medio de un sprint, como lo han llamado en el juego. Utilizando la cruceta, nos moveremos en la dirección indicada, aunque a mí en lo personal fue la opción que más me mareó.

A diferencia de otros FPS, aquí no tendremos un botón con el que apuntar, sino que tendrás un pequeño indicador en tu pantalla que te permitirá saber dónde estás apuntando en todo momento, teniendo únicamente que ajustar la posición moviendo la cabeza y pulsar el botón de disparar sin preocuparte por nada más.

Aunque DOOM es un juego frenético, en el que disparar sin parar es la clave, siempre es bueno ahorrarse un puñado de balas. Esto se puede conseguir cuando, quedándole poca vida a un demonio, te teletransportas a su posición, volviéndose la luz de desplazamiento de color azul y pudiendo matarle así con una embestida.

Cabe señalar que, al ser uno de los primeros consejos que te dan en el juego el que nunca te quedes quieto, y que si quieres vivir vas a tener que cumplirlo a rajatabla, el juego puede terminar mareando un poco con tanto movimiento de cámara. Yo en lo personal recomiendo no jugar más de una hora seguida, aunque también depende de si la persona aguanta esto mejor o peor.

Además, en la parte superior de la pantalla tendrás en todo momento una línea haciendo la función de minimapa en la que no solo encontraremos la dirección en la que se encuentra nuestro objetivo, sino también la ubicación de la cámara para así saber en todo momento si estamos mirando al televisor o si, al movernos tanto, hemos acabado en la otra punta de la habitación mirando al lado contrario.

Duración que deja un poco que desear

Durante nuestra aventura nos encontraremos unas máquinas que nos permitirán mejorar tanto nuestro equipo como nuestras armas. Para el equipo tendremos las siguientes mejoras:

Integridad del chasis: aumenta de forma permanente la capacidad máxima de la armadura y la salud.

Dilatación del tiempo: Aumenta la duración del movimiento a cámara lenta durante el teletransporte.

Munición: aumenta de forma permanente la capacidad de la munición y el % de los objetos.

En cuanto a las armas, tendrás diferentes mejoras dependiendo del arma seleccionada, como dar potencia a las balas o disparar tres balas en lugar de una.

Si quieres que tus posibilidades de supervivencia sean mayores, recuerda visitar estas máquinas con frecuencia. Porque eso es otra, la dificultad. Tendremos tres niveles entre los que elegir:

No quiero morir: dificultad para principiantes como yo que, anteriormente, nunca habíamos jugado a un DOOM y no manejamos muy bien la dinámica del juego, controles y demás.

Hacedme daño: dificultad para la gente que ya tiene experiencia con DOOM.

Ultraviolencia: si te gusta ir a saco y no te importa morir cientos de veces hasta que consigues tu objetivo, esta es la tuya.

La duración del juego está en torno a las cuatro o cinco horas aproximadamente. En comparación a cualquiera de los juegos que salen hoy en día, puede pecar de ser demasiado corto, y siendo tan inmersivo como es, puede que incluso llegues a ventilártelo en una tarde si te descuidas un poco.

Por último, mencionar que el juego puede jugarse tanto con el Dualshock 4 como utilizando 2 mandos move o incluso con el mando pistola de PlayStation VR: Aim Controller. Yo he jugado utilizando tanto el Dualshock 4 como los mandos move y he de decir que con ambos la experiencia ha sido buena, los controles se manejaban con facilidad y si además haces uso de cascos no podía ser más inmersiva.

En conclusión

A pesar de no tener los gráficos con los que pueden contar juegos como Uncharted 4, Final Fantasy XV o Assassin’s Creed Origins, DOOM da un paso más allá en los juegos VR, ofreciéndonos una experiencia de lo más sangrienta y frenética, haciendo honor a su nombre y llevándonos una vez más a una aventura cargada de violencia y demonios.

Con juegos así da gusto haberse gastado el dinero en las VR. Para alguien que no ha jugado antes a una entrega de DOOM, debo decir que lo he disfrutado como una enana y no me faltan ganas para poder jugar a cualquiera de las entregas anteriores.

Etiquetas

Cristina Navarro

Estudiante de realización que se vicia en sus ratos libres. Amante de las buenas historias por encima de cualquier cosa. Naughty Dog como forma de vida.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X