AnálisisPC

Riskers – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Cuando se lanzó el primer Grand Theft Auto en 1998 era inimaginable que la saga vendiera más de 200 millones de unidades, y supuso el comienzo de toda una generación de juegos de mundo abierto.

Riskers combina la vista cenital del Grand Theft Auto original con la diversión de Hotline Miami y las cinemáticas en forma de cómic de Max Payne. No es el juego de acción más original del mundo, pero hace un buen trabajo al combinar las cosas que a la gente le gusta de estas franquicias.

Otra historia de mafiosos

Riskers es el primer título de Steam de los desarrolladores ShotX Studio y en él nos pondremos en la piel de Rick Paradis, un ex convicto que intenta cambiar su vida, trabajando con su hermano, John, como basurero en Stillton City. Un día, mientras hace su ronda, Rick encuentra un maletín lleno de dinero y no duda en quedárselo. Dos días más tarde llega a casa y encuentra la puerta abierta: John está muerto, el maletín ha desaparecido y un grupo de matones armados le están esperando.

El juego podría decirse que está dividido en dos partes: la exploración del mundo abierto y las misiones en el interior de los edificios. Ambos modos cuentan con gráficos retro con una vista cenital.

Mientras nos encontremos en la calle (mundo abierto) podremos optar por seguir la historia principal o pasar el rato haciendo misiones secundarias que nos irán mandando, como robar un coche o matar a alguien. También podremos entretenernos participando en carreras de coches o haciendo masacres en medio de la calle.

En cuanto a las misiones en interiores, nos recordarán enormemente a Hotline Miami. Comenzarás cada misión sin armas, únicamente con tu bate de béisbol. A medida que vayas avanzando por las diferentes habitaciones matando a los distintos enemigos, podrás hacerte con sus armas y aumentar así tu arsenal, contando con diferentes opciones para matar a todos tus objetivos. Podrás llevar múltiples armas (una vez vuelvas al mundo abierto después de cada misión te llevarás las armas contigo, pero en la siguiente empezarás de cero independientemente de las armas que tuvieras), cambiando libremente entre ellas si surge la necesidad. Cada arma tiene sus propias características, como ser sigiloso (cuerpo a cuerpo y un bate de béisbol), más daño (escopeta), mayor alcance (rifle de francotirador)…

En cuanto a la IA, solo podrá detectarte en un campo de visión muy limitado y escuchará los disparos a una distancia muy reducida. Puedes caminar detrás de un enemigo y no pasará nada, pues ni tan siquiera sabrá que estás ahí. Este aspecto es bastante mejorable, aunque de vez en cuando viene bien estar a un palmo de tu enemigo y que este no te detecte. Pero cuidado, porque esto no nos hará mucho más fáciles las cosas. Los enemigos siguen un patrón de movimiento, pero caminan tan rápido que tendrás que serlo más que ellos para poder matarlos antes de que te descubran.

Algunas de las misiones te llevarán entre 15 o 20 minutos, sin contar con ningún tipo de punto de control. Teniendo en cuenta que es el tipo de juego en el que un enemigo puede salir de la nada y matarte con un solo disparo se echan bastante en falta. Una cosa es tener que repetir un nivel de tres minutos como en el caso de Hotline Miami, pero deja de ser divertido cuando mueres de la manera más tonta posible después de 20 minutos de duro trabajo. Al final te terminarás hartando de la pantalla y dejando el juego apartado durante días hasta que vuelvas a tener ganas de volver a intentarlo.

Gráficos retro y música en su línea

En la pantalla se nos mostrará una vista cenital del juego y el estilo gráfico recuerda al Grand Theft Auto original, aunque está mucho más conseguido gracias a los casi veinte años de diferencia que hay entre un juego y otro.

La ciudad se ve muy cuadrada y uniforme. Todas las calles son prácticamente iguales y la monotonía de los edificios solo la rompen dos parques llenos de árboles. Nada más. A pesar de ser un mundo abierto, el mapa es bastante pequeño y puede recorrerse en unos pocos minutos. Además, si en algún momento llegas a los límites de este, te toparás con una pared invisible que no te dejará avanzar.

La música podría pasar perfectamente por un juego retro de los noventa. Se consigue adaptar perfectamente a la temática que representa utilizando canciones muy parecidas pero cada cual tiene su toque distintivo. Al final se volverán muy pegadizas y serán unas buenas acompañantes durante todo el juego.

Al igual que la música, algo muy conseguido dentro del juego son los efectos de sonido. Puede que al principio choque un poco que las pisadas de nuestro personaje suenen tanto, y creo que esto es un fallo que se podría mejorar, pero tiene una amplia gama de sonidos, contando con los motores de los coches, el claxon, las diferentes armas al ser disparadas, los pájaros al sobrevolar la ciudad…

Eso sí, no esperes escuchar voces, diálogos o simples gritos de tus enemigos o los tuyos propios al morir, pues aquí solo contarás con bocadillos de diálogo que nos mostrarán lo que dicen los distintos personajes en cada momento. Alguno de ellos incluso nos regalará algún que otro comentario gracioso.

En conclusión

En nuestras cabezas, la idea de fusionar el Grand Theft Auto original con Hotline Miami suena como una de esas cosas que no pueden salir mal, pero tampoco es perfecto. Riskers es un thriller de crímenes con una historia que no nos marcará, que cuenta con una ciudad aburrida y monótona llena de misiones que duran demasiado tiempo.

Pudiendo resultar divertido, fresco y novedoso al principio, con el transcurso de las misiones se nos hará pesado, monótono y muy frustrante, echando de menos en más de una ocasión los puntos de control que tanto nos han ayudado en muchas ocasiones.

Riskers no es un mal juego, pero tampoco es el gran juego que podría haber llegado a ser.

Etiquetas

Cristina Navarro

Estudiante de realización que se vicia en sus ratos libres. Amante de las buenas historias por encima de cualquier cosa. Naughty Dog como forma de vida.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X