AnálisisPS4

Odin Sphere: Leifthrasir – Análisis PS4

Odin Sphere: Leifthrasir es la última maravilla que ha hecho el estudio Vanillaware, si no te son muy conocidos te contaré que son los creadores de Muramasa: The Demon BladeDragon’s Crown, ¿Ya te suenan un poco más? Este Odin Sphere: Leifthrasir es una revisión del título original que apareció en PlayStation 2 por el año 2007, llegando a pasar un poco desapercibido por el auge de la actual generación de consolas nuevas, donde nuestras PlayStation 2 ya daban sus últimos coletazos de vida.

Vanillaware ha hecho un trabajo magnífico con esta revisión, han adaptado todo el apartado gráfico con un lavado visual que lo puede hacer pasar por un juego actual y también han insertado mejoras en su jugabilidad, siendo este uno de sus mejores trabajos.

Como si se tratara de un cuento, nuestra aventura empieza con un niña pequeña en su biblioteca, comenzando a leer un libro en su sofá favorito acompañada de su fiel gato. Es la manera en la que nos narran la historia del primer personaje que controlamos en esta épica aventura: Gwendolyn. La historia se irá complicando, dándonos a conocer a los personajes que podremos controlar más adelante en sus correspondientes capítulos, acabando con un desenlace abierto. Tendremos que jugar la trama de cada personaje para ir montando el rompecabezas que nos presenta, el cual termina con un apoteósico capítulo final donde algunas elecciones nos darán la opción de ver el «final bueno» o el «final malo».

Gwendolyn se enfrentará a toda clase de enemigos, como por ejemplo estos malvados osos del bosque.

Cada uno de los personajes que controlaremos es totalmente distinto a los otros; desde su personalidad a su forma de jugar. Esto hará que tengamos que pensar distintas estrategias y no siempre nos valga pelear de la misma forma con todos los jefes.

Gwendolin es una valerosa valquiria cuyo nombre es temido y respetado en el campo de batalla, a pesar de que su hermana Griselda destacaba aún más en las artes guerreras. Tiene un carácter tímido y reservado a causa de haber crecido a la sombra de su hermana, pero no duda en enfrentarse a quien haga falta si es necesario.

Cornelius se despierta y descubre que se encuentra en una tierra desconocida y que ha sido transformado en puka. El amor que siente por Velvet, una princesa extranjera, le impulsa a emprender el camino de regreso a casa a pesar de que teme que esta deje de amarle cuando descubra que se ha transformado. Es un joven de carácter serio que posee un gran sentido de la justicia, pero su juventud lo lleva a veces a comportarse de forma ingenua e idealista.

Mercedes tiene un carácter tímido, aunque de vez en cuando actúa de manera temeraria para demostrar sus habilidades a su madre. Tras convertirse en reina, madura rápidamente y se emplea a fondo para llegar a ser una gran líder.

Oswaldo, conocido como el Paladín de las Sombras, es un cruel y temido guerrero humano al servicio de Ringford que derrotó a un gran dragón. Fue abandonado de pequeño y adoptado por Melvin, el sobrino de la reina hada Elfaria. Vive únicamente para servir a su padre adoptivo sin que le importen las consecuencias, careciendo de estima por su propia vida debido a que siempre ha sido tratado como un esclavo.

Velvet es la princesa superviviente del reino de Valentia, que fue devastado por una fuerza misteriosa. Huyó al bosque de Elrit para ocultar su identidad y pasó a ser conocida por la bruja del bosque. Se dedica a recopilar las profecías que anuncian el fin del mundo. A pesar de su carácter tranquilo y sereno, trata desesperadamente de encontrar la forma de impedir el Apocalipsis. Detesta a Odín, su padre, ya que sus acciones provocaron la muerte de su madre.

Si bien Odin Sphere: Leifthrasir es uno de esos juegos que consiguen que entrar fácilmente por los ojos, cuando te pones a los mandos te das cuenta que detrás hay un bien pensado sistema de habilidades, combos, subidas de niveles y gestión de inventario; que como consiga ser de tu agrado acabarás pegado al mando durante al menos 35 horas, como a mí.  Además, podrás exprimir más esta aventura con facilidad si pretendes conseguir el 100% del juego.

Cada historia de Odin Sphere tiene unas pautas, primero se nos presentará al personaje con varias secuencias de diálogo; también tendremos unos cuantos NPC’s con los que interactuar y algunos mercaderes para aprovisionarnos antes de lanzarnos a la batalla. Una vez entremos en el nivel, su jugabilidad es completamente 2D y solo dispondrá de un único plano. El mapa estará dividido en pequeñas salas donde tendremos que vencer a un número determinado de enemigos, concediéndonos al final de cada batalla un rango según lo bien que lo hayamos hecho; así como un cofre con dinero, comestibles y equipamiento. En este sentido el juego te recompensa por jugar bien y sacar buenas puntuaciones, así nuestro loot en los cofres será mejor.

Los mapas de las mazmorras suelen ser bastante complejos con varios caminos y salas con sub-jefes que nos lo pondrán difícil. También encontraremos áreas de descanso donde poder relajarnos un poco y plantar nuestras semillas. Sí, habéis leído bien, ya que una de las mecánicas principales del juego es que la comida nos hace subir de experiencia y aumentar nuestra vida, así que más de una vez os entrará hambre mientras veis a vuestro personaje ponerse a zampar de lo lindo. En estas áreas de descanso también encontraremos a mercaderes que nos venderán: el mapa de la mazmorra, más semillas para plantar, equipo para mejorar las estadísticas de nuestro personajes y pócimas mágicas. También nos encontraremos con una amable cocinera nos hará jugosos platos con los ingredientes adecuados; estos nos darán muchísima experiencia y vida. A la larga este sistema para subir más experiencia se puede hacer un poco pesado, ya que corta un poco el ritmo de exploración y combate, pero tampoco es algo muy acusado. Debo recordar que aunque sus bases jugables sean más parecidas a un beat’m up, el corazón de este juego es el de ser un rpg.

Tendremos un interesante sistema de alquimia, donde con pequeños matraces que nos irán soltando los enemigos o que encontraremos en cofres los combinaremos con casi cualquier objeto de nuestro inventario; así crearemos desde pócimas curativas hasta antídotos para curarnos del veneno, o incluso pócimas que nos servirán como una gran fuente de daño en nuestros combates.

Todo esto quedaría en aguas borrajas si no estuviera apoyado con un gran sistema de habilidades para mejorar nuestro personaje. Hay dos tipos de movimientos que se pueden aprender: el primero son las Habilidades, que se aprenden empleando los puntos de Prisma Phozon obtenidos al subir de nivel. El otro tipo son las Habilidades de Psypher, que se aprenden a lo largo de la aventura. Las Habilidades de Psypher pueden ser mejoradas usando los Phozon contenidos en la propia Psypher, mejorando también con ello la fuerza ofensiva de base del personaje.

Dependiendo del tipo, las Habilidades de Psypher aprendidas pueden consumir el medidor de vigor o bien el medidor PP. El medidor vigor se recarga automáticamente conforme pasa el tiempo sin usar ninguna habilidad que lo requiera, mientras que el medidor PP se recarga mediante la absorción de Phozones.

Las habilidades que consigamos se podrán asignar a unas combinaciones de botones predeterminadas; esto da total libertad a cómo queremos enfocar nuestro personaje y qué habilidades son las que vamos a usar en combate. En esta nueva versión se han añadido diversas cosas: un movimiento evasivo, combos más elaborados y extensos, desplazamientos aéreos, bloqueos y una mayor diferenciación entre las habilidades de los personajes. Por supuesto, no podían faltar tampoco las nuevas criaturas.

En su clásica versión de PlayStation 2, el Indicador de Poder descendía conforme atacábamos a los enemigos, llegando el personaje a quedar incapacitado en el caso de que el nivel del medidor llegará a cero. En este modo se debía combatir teniendo siempre en cuenta el estado del indicador, alternando entre períodos de ataque y de descanso. Tendremos un modo clásico en el menú principal por si tenemos curiosidad de probar como era la jugabilidad original.

Oswaldo puede convertirse en berserker lo que aumentará su velocidad y daño.

En Odin Sphere no hay nada puesto al azar en el escenario, visualmente brilla con tal intensidad que es difícil despegar los ojos de la pantalla. Desde el uso de color, el cual casa perfectamente con el mundo de fantasía que pretende recrear. Cualquier imagen estática que vemos es una pequeña obra de arte, dejando patente el buen gusto de sus creadores hasta el más mínimo detalle. Las animaciones de los personajes se mueven de forma precisa, diría que hasta estilizada, y no desentonan nunca con los fondos. Todo esto lo convierte es uno de los juegos 2D más bonitos que he visto nunca.

Musicalmente, el compositor Hitoshi Sakimoto conocido por sus trabajos en Vagrant Story, Final Fantasy Tactics o Final Fantasy XII pone la nota de color y roza la excelencia en la banda sonora compuesta para el juego. Con una gran variedad de temas que acompañarán perfectamente tanto los momentos más dramáticos como los más alegres. Es un placer escuchar cualquier tema; sin duda es una banda sonora con una calidad incuestionable.

Odin Sphere: Leifthrasir es una aventura muy especial, ya que la mejora que supone esta nueva versión de aquel juego de PlayStation 2 hacen que estemos que estemos ante un juego casi nuevo. El lavado visual es impresionante, además se mueve a 60 frames por segundo sin ningún tipo de ralentización. Es un título único, con un componente RPG muy adictivo que se puede resumir en subidas de niveles, mejoras de habilidades, sistema de comestibles, la alquimia con la creación de pócimas y su gestión de inventario. Cada uno de sus cinco personajes aporta la suficiente variedad para que no te aburras en ningún momento pese a la repetición de escenarios o de algunos jefes.

Odin Sphere: Leifthrasir

Puntuación Final - 9

9

Recomendado

Es único; y una de las mejores obras de Vanillaware. Un juego sobresaliente que recomiendo encarecidamente.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X