AnálisisPC

Absolver – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PS4.

La primera vez que vi un tráiler sobre Absolver encontré algo especial en él, era una de esas cosas que no suele ver uno mucho en otros juegos, esa originalidad e intento de hacer algo nuevo, llamativo y fresco. Al final, y por azares del destino, fui yo el elegido para analizar este título, y me tocó ver si aquel tráiler tenía razón.

Para ponernos en situación, Absolver es una obra de Sloclap, distribuida por Devolver Digital y que está catalogada como un juego de acción cuerpo a cuerpo online, con un enfoque directo en las artes marciales y en combates de 1vs1, donde podremos personalizar por completo nuestro estilo de combate, haciendo que cada jugador tenga una forma única de atacar.

La senda del Absolver

Más allá de su clara orientación al combate y al online, Absolver cuenta con un hilo argumental que, por desgracia, está completamente descuidado y no añade ningún interés, y es una pena, porque el mundo a su alrededor crea una curiosidad constante en el jugador, buscas respuestas, quieres saber qué ha ocurrido en aquel lugar en ruinas en el que todos y cada uno de sus habitantes sean hostiles luchadores, almas perdidas que abandonaron su senda.

La primera parada será la creación del personaje, sencilla y sin demasiadas opciones más allá de la tonalidad de piel, unos cuantos peinados y poco más, pero entonces llegamos a lo verdaderamente importante: la elección de nuestro estilo de combate.

La elección de nuestro estilo de combate marcará nuestras mecánicas, por ejemplo, Windfall basa sus mecánicas en la esquiva y la agilidad.

Nuestro estilo de combate sentará las bases de nuestro personaje, y hay tres: Windfall, Forsaken y Khalt, cada uno de ellos basa su estilo en un atributo, además de darnos una habilidad activa. Una vez hemos creado a nuestra Promesa, toca ponerse en marcha.

En Absolver encarnamos una Promesa, un joven entrenado para convertirse en Absolver y potenciar por completo sus habilidades de lucha. Somos elegidos para ir a Adal donde, tras ponernos nuestra máscara, viajaremos para ir a por Los Marcados, los enemigos de una aventura que no dura más allá de 5 a 6 horas y que, por desgracia, no ofrece ningún tipo de interés. Y es una pena, porque el mundo de Absolver produce una curiosidad absoluta, Adal es un lugar destruido, los cimientos de lo que antes era una gran ciudad y que, además, podremos recorrer a nuestras anchas desde el primer minuto.

El problema es que en Sloclap parecen no querer detenerse en este punto, creando una historia demasiado ambigua en la que no todo parece quedar claro. Hay pocos NPCS, pero se centran más en explicarnos las mecánicas que en contarnos algo de interés, y los enfrentamientos contra bosses se limitan a diálogos que no muestran exactamente a quién nos estamos enfrentando y por qué. Aún así, con estos fallos, Absolver logra salir a la palestra manteniendo el tipo con un mundo totalmente conectado, donde viviremos nuestras propias aventuras en solitario, o junto a otros jugadores.

Su mundo abierto está habitado por todo tipo de jugadores: hostiles, colaborativos, los que quieren ponerse a prueba y los más desesperados en busca de ayuda.

Un mundo conectado

Cuando comenzamos nuestra búsqueda de Los Marcados, también comenzamos a toparnos con otros usuarios que, como nosotros, han emprendido la búsqueda de convertirse en Absolver. El problema radica en que no todos tienen por qué tener nuestras mismas intenciones, y este es el encanto de la obra de Sloclap, en que nos toparemos con algunos que nos echarán una mano, otros que aprovecharán el momento para atacarnos, o los más honorables que nos reten a un duelo.

Como en Dark Souls, no tendremos ningún chat con el que comunicarnos, dependiendo de una serie de gestos que, bien usados, dejarán claras nuestras intenciones. Ir acompañado, en la gran mayoría de ocasiones, es la mejor opción para hacer frente a todos los enemigos que nos encontremos, que ya os aviso que son duros, muy duros, en especial Los Marcados y los bosses, los cuales se diferencian en una breve cinemática de introducción.

El juego tiene un claro énfasis en el 1vs1, aunque en multitud de ocasiones tendremos que lidiar con un grupo de enemigos que nos complicarán la vida; es por eso que la compañía nunca viene mal, aunque debemos tener en cuenta que aunque formemos grupo con alguien, él recibirá nuestros golpes.

Tenemos un modo duelo con otros jugadores en los que combatiremos en tres rondas para ganar prestigio, y así, conseguir mejores objetos o desbloquear un arte marcial nueva.

En el mundo nos encontraremos monumentos en los que podemos recuperar vitalidad, o buscar compañía para nuestro viaje, pero además, podremos enfrentarnos con otros jugadores en duelos de 1vs1 para medir nuestras fuerzas. Una opción completamente recomendable para entrenar nuestras habilidades, y además, para conseguir recompensas que, de otra forma, no podríamos al seguir la historia. Además, una vez acabemos con el juego casi nos veremos obligados a enfrentarnos a otros jugadores para ganar prestigio, de esta forma podremos volver a luchar contra los bosses, solo que esta vez serán bastante más fuertes.

El gran fallo de su mundo abierto radica en lo poco intuitivo que es, siendo bastante limitado en cuanto a exploración y obligándonos a dar vueltas innecesarias en busca de Los Marcados. Solo podremos ver dos mapas en dos zonas concretas que nos indicará los objetivos restantes, y tampoco es que nos facilite la tarea. Si no fuese por esta conexión con otros jugadores, el mapa estaría carente de vida, con un par de NPCs para hablarnos de ciertas mecánicas y una banda de enemigos tras otra con los que combatir. Una pena, porque el estilo artístico y el diseño es fantástico, quieres conocer su mundo y perderte en él, pero todo se vuelve una búsqueda repetitiva y sin demasiada gracia.

También hay que añadir el terrible lag que arrastra el servidor, siempre presente, pero en algunos combates se vuelve terriblemente molesto y, en ocasiones, causante de que caigamos en batalla. Actualmente se trabaja para corregir esto, pero a día de hoy sigue presente y empaña las grandes intenciones de la obra.

 Piensa primero, golpea después

Lo diré sin rodeos, Absolver tiene uno de los sistemas de combate más completos y dinámicos que he visto en mucho tiempo. La coreografía es excepcional, su personalización es absoluta, de hecho, no hay dos personas iguales, lo que dificulta cómo encarar a nuestro enemigo, nunca sabes cuál será el siguiente golpe, si merece la pena esquivarlo o intentar pararlo. Es, sin lugar a dudas, el gran aliciente del juego y el que consigues que te olvides de todos sus fallos por su excelente calidad.

El combate es tenso, no puedes dar nada por sentado, en cuestión de segundos las tornas pueden cambiar, y no puedes permitirte aporrear los botones sin ningún tipo de criterio. Una mala personalización en nuestro combo puede costarnos el combate.

Tenemos una secuencia de ataques principales y una alternativa. Cada último golpe acaba en una postura, por lo que debemos escoger cuidadosamente qué postura será la siguiente después de cada combinación para prolongar el combo con el máximo de ataques posibles.

Cada ataque tiene una cantidad de daño y un atributo especial. Podemos optar por ataques fuertes o rápidos, de ello dependerá la build de nuestro personaje. Además, algunos ataques tendrán características especiales, como romper la defensa, una esquiva baja o alta, o repeler/contraatacar, lo que admite a cualquier tipo de jugador. Adaptamos el sistema a nuestras preferencias, consiguiendo combos cada vez más largos a medida que subamos de nivel.

Además, nuestro abanico de golpes crecerá según nos enfrentemos a nuestros enemigos. Cada enfrentamiento no solo nos proporcionará nuevos niveles, si no que nos irá enseñando poco a poco nuevos golpes de nuestros enemigos, ya sean NPCs o jugadores. Para ello debemos parar y esquivar sus golpes, rellenando un medidor que desbloqueará el nuevo ataque una vez venzamos en el combate. Y digo vencer porque no hay otra optativa, si huimos del combate perderemos el porcentaje del medidor que hayamos logrado en ese combate, y si nos matan, también. En Absolver solo aprenden los vencedores, lo que hará que nos esforcemos en cada enfrentamiento.

Es algo parecido, volviendo al tañido ejemplo, a Dark Souls, pero con una personalidad propia, consiguiendo esa tensión en el combate que, además, se potencia con la característica de que no poseemos ningún objeto para curarnos. Solo una habilidad, de las dos que podemos equiparnos, nos ofrece la posibilidad de curarnos. Esta habilidad nos curará un leve porcentaje de vitalidad, y mientras no nos golpeen, nuestros ataques nos curarán hasta pasado un tiempo o recibir un golpe. La otra forma de recuperar vitalidad es vencer a un enemigo, regenerando un gran trozo de nuestra barra de vida.

En Absolver predomina la ley del más fuerte. No te curarás si no vences a tu enemigo, o si este te golpea, no aprenderás si huyes o mueres. Cada combate es tenso, duro y táctico con dos posibilidades… o tú o él.

Pero lo que más cuenta en Absolver es nuestra experiencia personal, cómo proceder en pleno combate. Tenemos una barra de resistencia que se vaciará al golpear, esquivar o defender, así que debemos cuidarla como si fuese oro en paño, guardarnos siempre un as en la manga para no quedarnos sin ella y que las tornas cambien. El juego nos premia en este caso con esquivas exitosas, y tenemos dos tipos: una de larga distancia y una esquiva corta que nos permite seguir en pleno combate cara a cara.

Cada una dependerá de la circunstancia, pero sin duda, siempre que tengamos la habilidad deberemos usar segunda esquiva, asignada al stick derecho -y digo stick porque el juego te recomienda encarecidamente usar mando- la cual nos permitirá esquivar en todas las direcciones, evitando ataques desplazándonos a un lado, o saltando y agachándonos si el golpe es aéreo o bajo.  Esta esquiva nos permite encontrar el hueco y momento perfecto para contraatacar, y además, nos recompensa con una subida de resistencia, lo cual fomenta realizarla para seguir en pie.

Como comenté antes, poseemos ciertas habilidades y un arma equipable asignados a la cruceta del mando. Izquierda y derecha quedan reservadas para habilidades activas, mientras que la cruceta superior es para el arma, ya sea una espada o guantelete de combate. Todas estas habilidades solo podrán usarse cuando carguemos los fragmentos, pequeños cristales que veremos a la espalda de nuestro personaje y que se rellenarán mientras combatimos. Tenemos un buen número de habilidades para realizar, pudiendo equipar aquellas que mejor se adapten a nuestra forma de juego. Pasará lo mismo con el arma, que poseerá su propia lista de movimientos -también personalizables- y que nos dará una clara ventaja.

Las armas son letales y realmente dañinas. Una opción a tener en cuenta para ganar una clara ventaja en el combate, y que además, podemos personalizar para poseer nuestro estilo único.

Progresión y personalización

Además de la personalización de nuestro estilo de combate, podremos progresar tanto nuestras estadísticas físicas como el equipamiento, como si de un RPG se tratase.

Dependiendo de nuestro estilo de combate, y el elenco de golpes que usemos, necesitaremos subir una serie de características, dependiendo de si optamos por la fuerza y el daño, o la velocidad. En cualquier momento podremos pulsar el botón de pausa y acceder a la Meditación, donde podremos canjear los puntos de habilidad. Como ya os dije, todo esto dependerá de la forma de juego del jugador, al igual que el equipo que llevemos.

Podemos llevar diferentes piezas de equipo: máscaras, hombreras, coderas, guantes, cinturones, ropa superior, ropa interior, pantalones y botas, cuanto mayor sea el peso, más lentos nuestros ataques y menor daño realizaremos; a cambio, nuestra defensa será mucho mayor. Hay muchas prendas que encontrar en el camino o recoger de ciertos enemigos, aunque las mejores recompensas las encontraremos en los combates online contra otros jugadores, por lo que será una parada obligatoria para potenciar a nuestro personaje.

La progresión queda patente a medida que potenciamos a nuestro personaje, con una total libertad para enfocarlo en realizar habilidades, en la agilidad o el daño.

Aunque esto no evitará que nos encontremos con personajes mucho más potenciados que nosotros, con bastantes más batallas a su espalda que nos complicarán la vida. Y es que, más allá de los atributos, lo que realmente cuenta en Absolver es su aprendizaje a base de golpes. A medida que combatas la propia experiencia que adquieras tú como jugador te será más útil que cualquier punto de experiencia, dándole la posibilidad de afrontar batallas duras.

Además, uno de los grandes añadidos es la posibilidad de crear nuestra propia arte marcial y tener alumnos a los que enseñarle nuestros movimientos, como también buscar nuestro propio maestro para aprender.

Preciosista y minimalista

Absolver hace uso del Unreal Engine 4, pero invierte su potencial en un buen diseño artístico y deja de lado el apartado gráfico. No es que falle en ese sentido, de hecho, personalmente lo considero todo un acierto. El estilo gráfico es muy personal, con un diseño colorido, llamativo y de texturas gruesas.

Cuenta con lugares preciosos, y a pesar de que su mundo es limitado, gusta perderse por sus callejuelas abandonadas, sus torres derruidas y bosques. Incluso la ropa y aspecto de los personajes resultas geniales, porque en Sloclap saben que los gráficos caducan, pero un estilo artístico original siempre perdura y se convierte en la seña de identidad.

Absolver es bello, minimalista y colorido. Un título que consigue entrar por los ojos por un mimo en la recreación de sus lugares.

En cuanto a la Banda Sonora, corre a cargo de Austin Wintory, encargado de obras emblemáticas como Journey o Assassin’s Creed: Syndicate. En este caso la música sigue con ese estilo minimalista del título, sin intentar destacar, hasta que se hace escuchar. De estilo pausado, bello y místico, como el propio título. No me atrevería a decir que es algo sobresaliente, porque no llega al punto de que una vez cierres el juego recuerdes sus obras, pero sí que consigue ambientar a la perfección ese mundo incógnito que es Absolver.

https://www.youtube.com/watch?v=2VTAmW9BOaQ

Al final, tenemos un título que derrocha personalidad propia y que, incluso sin ser una obra maestra, es algo único y fresco, que ha sabido hacerse un hueco y crear algo identificativo en un mundo en el que solemos encontrarnos con demasiados puntos en común.

Conclusiones

Absolver es un título único, con un excelente gameplay y un mundo curioso, conectado y lleno de rivalidad, cooperación y traición.  Un viaje corto, sí, pero lleno de tensión en el que cada golpe, derrota y victoria son una enseñanza más en el camino hasta convertirnos en un Absolver.

Por desgracia son muchos los fallos que le lastran, desde un mundo vacío, una historia desaprovechada y un lag constante que molesta excesivamente. Una pena que el resultado final sea de luces y sombras, porque si estos fallos no existiesen estaríamos ante un título robusto que podría dar mucho de sí.

Absolver

Puntuación Final - 7.5

7.5

Su fantástico combate cuerpo a cuerpo se ve lastrado por un lag constante y por un mundo que no acaba de aprovecharse del todo bien. Aún así, Absolver es un juego notable y divertido.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X