AnálisisPS4

Everybody’s Golf – Análisis PS4

Versión analizada: PS4.

Everybody’s Golf, conocida en Norteamérica como Hot Shots Golf, es una franquicia que ha acompañado a la marca PlayStation desde los tiempos de la primera PlayStation. Seis años después de su última aparición en la moribunda PlayStation Vita, vuelve a una consola de sobremesa de Sony para hacer acto de presencia en la actual generación. Lo hace de la mano de, como no, Clap Hanz, compañía japonesa al cargo de la saga desde el año 2000.

Dentro de los títulos deportivos, el golf no goza del nivel de popularidad del fútbol o el baloncesto, pero no por ello deja de atender a un nicho de mercado relativamente amplio. Es más, históricamente la saga suele gozar de buena salud comercial, y prueba de ello es que esta última entrega ha conseguido vender más de 100.000 copias en su primera semana en Japón.

Golf para todos los públicos

La propuesta de Everybody’s Golf, implícita ya en su título, es acercar el género a nuevos jugadores a la vez que plantea un reto y nuevas experiencias a los ya veteranos de la saga. He de decir que, a pesar de mi desconocimiento sobre los títulos de este corte, el proceso de aprendizaje ha sido rápido y progresivo, llegando a controlar -que no dominar- todas las posibilidades jugables que ofrece a las pocas horas.

El juego comienza con nuestra llegada a Golf Island, el escenario que hará las veces de menú interactivo y el lugar desde donde podremos acceder a los diferentes modos de juego. Deberemos crear nuestro propio personaje, personalizable de mil y una formas con un sorprendentemente completo editor, en el que podremos ajustar desde la altura o color de ojos de nuestro personaje hasta su voz y peinado.

En Golf Island, además de acceder a los modos de juego y charlar con los NPC’s, podremos disfrutar de minijuegos como la pesca.

En Golf Island el jugador podrá interactuar con otros NPC’s, acceder a la tienda o simplemente dar un paseo por el recinto, el cual podremos explorar con total libertad e incluso pasar el rato con algún minijuego. El juego está estructurado en dos grandes partes: el modo offline y el online.

Precio reducido, contenido ampliado

El primero se corresponde con el ‘Modo Carrera’ de la mayoría de juegos deportivos. Empezaremos la aventura como un jugador de golf novato y mediante la participación en torneos y duelos conseguiremos experiencia con la que subir de nivel y mejorar nuestras habilidades, desbloqueando nuevas vestimentas, palos o bolas. En este aspecto el juego toma algunos elementos de RPG, ligados a la progresión del personaje. Podremos mejorar la fuerza, el control, el golpe espiral y el backspin de cada uno de los palos.

Los torneos se llevan a cabo en diferentes campos de golf que podremos explorar a nuestras anchas al igual que hacíamos en Golf Island, ¡hasta podremos utilizar un carrito!
En estos eventos competiremos contra algo más de una decena de personajes durante los nueve hoyos que, por lo general, conforman cada torneo. El juego cuenta además con un multijugador local, pudiendo crear torneos locales para jugar con nuestros amigos.

Si realizas un buen golpe o una buena ronda con un palo determinado, la habilidad con dicho palo aumentará. Y creedme, hacer un Birdie o un Eagle no es nada fácil.

En el completo modo online, además de acceder a una amplía oferta de funciones sociales, podremos competir contra el resto de usuarios en duelos, partidas por equipos o picarnos con las puntuaciones en diferentes clasificaciones. Todo funciona correctamente y una vez te haces con las mecánicas y has exprimido el modo individual, esta será la modalidad que ocupará tu tiempo en Everybody’s Golf.

Cabe destacar que su precio de lanzamiento es de 34,95 €, sorprendente si valoramos todo el contenido que ofrece y más aún si hacemos el ajuste calidad/precio.

Fácil de aprender, difícil de dominar

Jugablemente, y pese a lo sencillo que pueda parecer a primera vista, es un juego profundo y complejo, a medio camino entre un título arcade y uno de simulación. La mecánica principal es bien sencilla, deberemos de pulsar el botón de golpeo en el momento justo. Esta pulsación constará de varios toques, determinando con cada uno la fuerza, distancia y precisión con la que efectuar el golpeo. A esto hay que sumarle condiciones como la dirección y fuerza del viento, el tipo de terreno sobre el que se golpea o la inclinación de éste.

Para intentar predecir la trayectoria de la bola disponemos de una cámara que podemos manejar casi con total libertad con la finalidad de observar los posibles obstáculos o la naturaleza del terreno sobre el que caerá la bola. También se ha añadido alguna variación de los hoyos con el fin de hacerlo más accesible a los nuevos usuarios, como un tornado que atraerá ligeramente la bola y hoyos más grandes.

Que no os engañe su aspecto ‘infantilón’, Everybody’s Golf es un profundo juego de golf, ¡sólo hay que ver la interfaz!

Visualmente es un título agradable, con una estética muy japonesa y un estilo cartoon muy simpático. Algunas texturas son un poco cutres, los escenarios podrían estar más detallados y los dientes de sierra están a la orden del día, pero esto es algo que para nada empaña la experiencia.

Las melodías acompañan el tono amigable del título que, por cierto, está doblado al español. Una pena que los personajes solo pronuncien alguna que otra expresión y no los diálogos completos.

La vuelta de un clásico que nunca falla

Estos elementos convierten a Everybody’s Golf en un título al que es muy fácil volver de vez en cuando pero al que, debido a lo limitado (en parte por su naturaleza) de las mecánicas, se me ha hecho complicado dedicarle largas sesiones de juego. Con esto no quiero decir que no puedas echarle 100 horas al título, ya que contenido para ello tiene de sobra, lo que quiero decir es que es un juego que se presta más a sesiones cortas de 30 o 60 minutos.

Con todo, estamos ante un genial juego deportivo que, bajo su aspecto desenfadado y divertido, esconde una jugabilidad profunda, acercándose incluso al género de la simulación. Si buscáis un juego deportivo diferente, largo y adictivo, Everybody’s Golf llega con contenido para dar y tomar, tanto en su apartado online como en el offline, y todo a un precio reducido.

Etiquetas

Álvaro Novoa

Todo empezó en el Campo de los Bob-ombs. Me gusta escribir sobre videojuegos, casi tanto como jugarlos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X