AnálisisPC

Phantom Trigger – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible: Switch

Es un día como otro cualquiera para Stan. Se ha despertado al lado de su mujer y se dispone a desayunar cuando se desmaya y cae gravemente enfermo. Acto seguido se despierta una persona llamada El Forastero en una barca rumbo a una tierra en ruinas donde le esperan aliados y enemigos de todos los tamaños. Así son los primeros minutos de Phantom Trigger, obra del estudio Bread Team y publicado por tinyBuild.

En el transcurso del juego controlaremos a Stan y a El Forastero, el primero mientras se recupera de su enfermedad, y el segundo mientras combate en distintas mazmorras con sus respectivos jefes y puzles que superar. Poco a poco iremos conociendo los detalles de la historia y cómo los dos personajes y sus mundos están estrechamente relacionados entre sí.

La parte de acción del título se desarrolla en vista cenital con un píxel art muy pulido y conseguido, con unos escenarios con muchos detalles y numerosos enemigos a los que enfrentarnos. La creación de las cinco mazmorras que componen el juego se realiza de forma procedural por lo que no serán iguales en las sucesivas partidas. También nos encontraremos con puzles que resolver bastante sencillos, la mayoría centrados en repetir una serie de patrones en el orden correcto.

Combate con demonios de neón

El pilar principal del juego es el sistema de combate que, pese a cumplir la mayoría de ocasiones, le haría falta pulirlo un poco. El Forastero contará con tres armas: la espada de hielo, los puños de fuego y el látigo. Usaremos cada una con un botón del mando, la primera es ágil y no inflige mucho daño mientras que los puños son lentos y devastadores, el látigo no inflige casi ningún daño y sirve para atraer enemigos o lanzarles objetos.

Conforme se vaya utilizando cada arma estas subirán de nivel y se desbloquearán nuevos combos. Para realizar estos combos, además de los tres botones de arma, hay que añadirle el botón de esquivar, con el que nos teletransportaremos hacia una dirección. Combinando estos cuatro botones dejaremos rastros de hielo o fuego, lanzaremos púas de hielo que vuelven a nosotros, bombas que ralentizan o bloques que caen del cielo. El inconveniente de este sistema es que en ocasiones los controles no responden todo lo rápido que deberían y te dejan vendido ante los ataques de los enemigos y le resta bastante velocidad y satisfacción al combate.

Uno de los aspectos que más me ha gustado han sido los combates contra los jefes. Generalmente con unos buenos diseños y unas mecánicas diferentes para cada pelea que hacen que termines cada mazmorra con un buen sabor de boca, pues a veces pueden resultar monótonas. Esta monotonía no viene dada por que sean excesivamente largas, sino que no hay una gran variedad de enemigos y nos encontraremos luchando contra televisores y masas amorfas con bultos o pinchos constantemente.

Además de las mazmorras, El Forastero regentará la zona inicial del juego donde habrá distintos personajes con los que hablar e interactuar. Algunos te pedirán objetos que hayas encontrado por las mazmorras y otros hasta te pedirán que traiciones a otros personajes. Estas relaciones, pese a ser simples, influyen en el devenir de la aventura y en los distintos finales de la historia, cuatro concretamente.

Tú eres tu propio enemigo

Intercalando la exploración tendremos momentos en la vida de Stan, cómo le afecta la enfermedad, su tratamiento y las sesiones con su psicóloga. Estas partes se basan principalmente en conversaciones y hay poca interactividad, se centran más en desarrollar la historia y la relación entre los dos protagonistas. El intercalar estas dos historias de esta manera creo que es un gran acierto y siempre te pica a seguir jugando un poco más para saber qué será lo siguiente que le pase a Stan.

En todo momento hay uso de una gran paleta de colores, lo que junto al buen trabajo detrás del píxel art, hace que artísticamente sea del todo atrayente. Pese a no tener el sistema de combate más pulido del universo, siempre quieres acabar de subir de nivel el arma para ver qué nuevo combo puedes desbloquear, lo que te mantiene interesado. Mención especial a la traducción al castellano que es bastante terrible con diálogos sin traducir. Además, cuenta con un modo cooperativo para disfrutar de la aventura con otra persona, lo que añade unas cuantas horas más de acción a la propuesta.

Si sumamos todo lo que ofrece el título estamos ante una propuesta de acción notable que no se deja arrastrar por sus pequeños fallos y aguanta el tipo durante sus cinco o seis horas de juego si no quieres ver el resto de finales. Los amantes de los hack ‘n’ slash o los brawlers creo que encontrarán en Phantom Trigger un buen producto para pasar unas horas llenas de acción, demonios y neones de colores. Con un grupo más grande de desarrollo y presupuesto estoy seguro que desde Bread Team nos darán unos juegos de acción de lo más sobresalientes en el futuro.

Phantom Trigger

Puntuación Final - 6.5

6.5

A pesar de sus carencias jugables, Phantom Trigger es un juego de acción disfrutable con un apartado gráfico y artístico notable además de una interesante historia.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel González

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X