AnálisisPC

The Long Dark – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: Xbox One y PS4.

Hinterland Studio, después de varios años de desarrollo, por fin nos traen la versión definitiva de The Long Dark. Este juego no será el típico de supervivencia y aquí tendremos que superar verdaderas hazañas si queremos sobrevivir a la larga noche. ¿Estáis preparados?

Una historia en capítulos

The Long Dark tiene un modo principal con una historia dividida en cinco capítulos. De momento solo están disponibles los dos primeros, siendo los tres restantes una continuación que será lanzada en los próximos meses. En el modo historia controlaremos a Will Mackenzie, un piloto que será buscado en una noche de tormenta para ir a un lugar remoto por una urgencia a petición de una misteriosa mujer. No sabemos nada, pero poco a poco lograremos ir sacando un atisbo de información gracias a las conversaciones, algo que hace muy bien este juego. Pero no todo podía salir bien, por lo que la tormenta geotérmica hará que nuestros controles sobre el helicóptero fallen y caigamos en un páramos desierto y helado. A partir de ahí nos tocará sobrevivir y averiguar qué pasó con la mujer y la historia del pueblo.

Cualquier habitante puede ser un aliado, solo tendremos que tener cuidado.

A lo largo de nuestra aventura nos toparemos con varias personas, siendo la primera de ellas Madre Gris, una simpática anciana que aunque sea ciega puede ver mucho. De ella sacaremos muchísima información, pero todo tiene un precio. Tendremos que hacer algunas misiones de recadero, pero con la seguridad de que a la vuelta tendremos información jugosa o acceso a nuevos items que nos servirán en nuestro viaje. Todo se mide en nivel de confianza, por lo que si por ejemplo robas en su casa este nivel bajará y tendremos menos cosas para continuar nuestra historia.

Un menú bastante completo

Con el menú podremos comprobar nuestro estado.

El menú es una de esas cosas que tienes que consultar a menudo, pero tampoco hay que pasarse, porque este no para la acción del juego y podríamos morir de hipotermia en el exterior, así que tenemos que ser rápidos. Es bastante intuitivo, por lo que si vemos algo en rojo tenemos que estar alerta. En el juego tendremos que vigilar diversos estados a los que tendremos que hacer frente:

  • Nivel de calor: Este comenzará disminuir en cuanto salgamos al exterior, por lo que es mejor estar bien abrigados, pudiendo tener varias capas de ropa (con la curiosidad de que si encontramos unos pantalones congelados en la nieve es mejor no equiparlos). Esta podremos remendarla, pero necesitaremos un kit de costura. El nivel de calor también aumente con las hogueras, un elemento que podremos colocar en cualquier lugar interior siempre que no sea demasiado pequeño. Alimentar bien ese fuego puede salvarnos la vida durante la noche.
  • Sueño: Nuestro nivel de cansancio aumenta según las actividades que realicemos. Mi consejo es hacer todas las actividades por la mañana y descansar bien durante la noche, ya que también es donde hay más peligros y hace más frío.
  • Sed: Algo muy importante para poder sobrevivir. Si no tenemos ningún refresco a mano, siempre podemos derretir un poco nieve, que es gratis, pero tendremos que hervirla para poder purificarla, con el consecuente gasto de energía de nuestra preciada hoguera.
  • Hambre: A veces costará mantener este indicar lleno y alimentarse a base de barritas energéticas no es siempre la mejor opción. Tendremos que cazar para sobrevivir, ya sea teniendo la suerte de encontrar algún cadáver de ciervo o esperar algunos días para encontrar muerto al lobo que herimos en una pelea, aunque también podremos dar caza a los conejos de la zona.
Tendremos que mirar a los ojos a este pobre conejillo antes de tomar la decisión de dejarlo libre o…. sobrevivir.
  • Heridas: Es posible que tengamos una caída y nos lastimemos el tobillo, que suframos de hipotermia, que nos ataque un lobo o nos rasguemos la ropa. Tendremos que estar muy pendientes de todas estas cosas, puesto que una hemorragia mal curada podría ser fatal y sucumbiríamos a la larga noche.
  • Calorías: Toda acción tiene un coste de energía y, por consecuente, de calorías. Correr, cortar troncos o fabricar tienen un coste y deberemos vigilarlo para no agotarnos y comenzar a perder salud.
  • Factores atmosféricos: No solo hace frío ahí fuera, las tormentas harán que los animales estén más agresivos e incluso con una fuerte ventisca será imposible mantener una antorcha encendida.
Los lobos serán una gran amenaza y a veces huir de ellos es la mejor opción.

Además de la historia principal, disponemos de dos modos de juego por si queremos probar nuestras fuerzas o disfrutar la espera hasta el siguiente capítulo. Pero ambos son modos que es mejor jugar una vez hayamos concluído al menos el primer capítulo para hacernos con las herramientas básicas.

Modo desafío

Este modo contiene partidas más cortas, con metas fijas a conseguir. En total son cinco desafíos distintos, aunque uno de ellos sea una segunda parte.  Aquí podremos o bien reunir víveres, sobrevivir en lugares específicos o incluso del ataque de un oso. Son campañas hechas para durar entre 1 y 3 horas, aunque está claro que podría alargarse más si eres más minucioso al pasear por el mapa o quieres conseguir todos los items.

Tendremos un mapa orientativo, aunque una vez fuera será fácil perdernos.

Modo supervivencia

Pudiendo elegir entre varias dificultades distintas, desde una normal hasta una prácticamente infernal -yo sobreviví 1 minuto y 46 segundos-. Este modo no tiene límites y podremos hacer lo que queramos, aunque tiene una serie de coleccionables y pequeños trofeos para que la aventura no sea tan monótona. Es, sin duda, donde nos encontraremos con los verdaderos desafíos, donde calentaremos nuestra mente para gestionar los recursos y hacer frente a las adversidades. Según elijamos el grado de dificultad los animales no nos atacarán o seremos su presa número uno, así como variará la cantidad de recursos que podamos encontrar, las herramientas que podamos usar de primeras; siendo por ejemplo en el modo más difícil donde no tendremos siquiera para hacer fuego y tengamos que buscarnos las habichuelas.

Apartado gráfico y sonoro

Visualmente a veces puede parecer tosco. Si bien es cierto que nuestros personajes tienen un estilo de dibujo que parece sucio y algunos polígonos no están demasiado pulidos, The Long Dark te deja paisajes espectaculares y todo está bastante bien cuidado. Los efectos del clima, así como el sonido ambiental te mete de lleno en el juego, y la banda sonora, aunque no destaca demasiado, sabe cuándo comienza un punto álgido y cuando debe ser tranquila, estando siempre de alguna manera presente.

Los paisajes nocturnos dejarán unas estampas preciosas.

Conclusiones

The Long Dark debería estar en tu biblioteca si eres de los que aman los desafíos extremos. Con una historia que, aunque por sea por capítulos, te enganchará por su misterio y sus personajes, aunque siempre podremos optar por otros modos de juego si queremos un mayor reto. Si bien no es un portento gráfico de triple A, este juego tiene una presencia que lo hace único y especial, dejándote con las ganas de descubrir cada lugar de mapa.

Aunque viene con subtítulos en castellano, este a veces puede fallar, dejándote líneas sin traducir o directamente sin aparecer -aunque esto pasó solo una vez.

Etiquetas

Cristina J. Lerena

Filóloga a ratos libres y jugadora casi a tiempo completo. Me gustan los juegos de rol, las aventuras gráficas, los mundos abiertos y las alitas fritas.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X