AnálisisPC

Sudden Strike 4 – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PlayStation 4.

Todos sabemos que la Segunda Guerra Mundial ha sido uno de los sucesos más terribles de la historia de la humanidad, sino es que el más, pero dejando de lado lo siniestro de los sucesos también hay que reconocer que ha servido para inspirar y/o ambientar muchas obras en la industria del entretenimiento audiovisual. En el terreno de los videojuegos lo típico, y lo fácil, es crear un shooter que tenga lugar en pleno conflicto y ponernos a vivir en primera persona aquellas grandes batallas históricas, sin embargo también se han dado incursiones en otros géneros, algunos más populares y algunos más de nicho. Así nos topamos con el género de la estrategia en tiempo real (RTS), una clase de juegos que siempre han sido más propios del PC y que se suelen meter en el terreno de la historia al representar los grandes conflictos bélicos que han tenido lugar en cada época. Evidentemente, la Segunda Guerra Mundial ha servido de contexto en numerosos títulos de este estilo y hoy vamos a darle un vistazo a Sudden Strike 4, la nueva entrega de la franquicia que nos pone al frente de los ejércitos involucrados con el firme objetivo de guiarlos hasta la victoria.

Liderando al batallón

Sudden Strike 4 es un proyecto desarrollado por Kite Games y distribuido por Kalypso Media y Meridiem Games. El juego es un RTS en toda regla, con los esquemas propios del género que nos hará vivir cada uno de los momentos más memorables de la Segunda Guerra Mundial a lo largo de cerca de 20 misiones divididas en tres campañas; podemos tomar partido por los alemanes, por los soviéticos o por los aliados. Previo al inicio de cada fase tendremos que elegir a un comandante para la misma, que a su vez cuentan con tres clases diferentes: infantería, apoyo y blindado. Según el que escojamos contaremos con distintas habilidades. Dichas características se irán desbloqueando con las estrellas que vamos obteniendo como fruto del éxito en nuestras misiones. De la misma forma, antes de iniciar la batalla estará a nuestra disposición la lista de los objetivos principales a cumplir, así como una lista adicional de objetivos que no es obligatorio cumplir, pero el juego trata de incentivar el cumplimiento de los mismos.

Conquistando el campo de batalla

En el tema de la jugabilidad nos topamos con que el juego se desarrolla con una vista isométrica y además tiene la profundidad jugable propia de la estrategia; por lo mismo, es necesario afrontar el inicio de las campañas teniendo claras todas las mecánicas básicas, y para eso tendría que estar el tutorial, y aunque cuenta con uno, este no es tan detallado como debería y nos afrontamos a los escenarios con ciertas dudas sobre algunas de las acciones. Si bien es cierto que durante las misiones hay unos mensajes de ayuda, resulta molesto estar constantemente pendiente de ellos debido a la falta de información que se siente en el tutorial. Dichos mensajes deberían ser una ayuda y no un tutorial sobre la marcha y lamentablemente así se siente. Eso sí, una vez dominadas las posibilidades del juego nos encontramos con una representación sólida de las batallas con mucha espectacularidad y con una fidelidad en los acontecimientos sorprendente. La lucha tiene lugar en diversos entornos y el enemigo tiene disponibles tantos o más recursos que nosotros, con lo cual habrá que poner a trabajar el factor táctico de cada uno para poder conseguir el triunfo; aunque por momentos la inteligencia artificial puede entorpecer un poco la experiencia. Podemos toparnos con que nuestros aliados no tengan idea de qué hacer y estén ahí a la deriva o que los contrincantes se olviden de dónde están y crean que andan en un día de campo, y eso hace más accesible el salir victorioso. También es cierto que por momentos las escaramuzas se vuelven aún más caóticas debido a que el oponente nos ataca con todo lo que tiene. Son ciertos altibajos en el tema de la inteligencia artificial que no arruinan el juego, pero pueden sacarnos algún disgusto inesperado.

El espectáculo de la guerra

Sudden Strike 4 es probablemente la mejor representación de la WWII que puedo recordar en el mundo del videojuego. Cada entorno se ve espectacular y las batallas son un deleite visual con muchas cosas sucediendo en pantalla. Las escaramuzas se vuelven un caos que es impactante de ver. Tiroteos por aquí, explosiones por allá, tanques, apoyo aéreo y los demás componentes de la guerra están recreados de forma idónea. De la misma forma se consigue con el tema sonoro, este juego nos da una aproximación muy cercana a lo que es el sonido causado por los enfrentamientos en el campo batalla. En cuestiones puramente técnicas no es especialmente memorable y en momentos nos topamos con algún problema con las texturas o la niebla, pero son detalles menores que no opacan el espectáculo visual puesto frente a nosotros. En cuanto a la música de los menús, pues se siente bastante genérica, pero encaja correctamente en el contexto del título. En el apartado visual y sonoro es un juego destacable que cumple con creces el cometido de enriquecer la experiencia.

Conclusiones

Sudden Strike 4 es un buen juego de estrategia y, aunque es un nicho que quizás no sea el más popular a nivel comercial, tiene una sólida comunidad detrás y en esta ocasión nos han dado un título que, pese a sus problemas, cumple perfectamente con las expectativas generadas. A lo largo de tres diferentes campañas nos iremos topando cada vez más y más con los muchos niveles de profundidad que se ofrecen y la enorme cantidad de posibilidades para liderar a nuestro ejército. Adicionalmente se ofrece un modo multijugador para extender un poco más la duración, pero de momento se encuentra escaso de contenido y no es que hayan muchas alternativas para jugar, quizás en el futuro se añadan cosas mediante actualizaciones. Aún así, hay que recalcar que esto es un añadido, dado que el modo para un jugador es la apuesta principal del estudio y en ese sentido nos entregan una experiencia que merece la pena jugar para todos aquellos que sean seguidores del género. Nos hará sentir como si fuésemos el comandante en jefe de los ejércitos durante las grandes batallas del conflicto y pondrá a trabajar nuestra mente para idear la estrategia perfecta para cumplir los objetivos establecidos. Es momento de liderar al pelotón, marchar hacia la guerra y conquistar la victoria.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X