AnálisisPC

Solstice Chronicles: MIA – Análisis PC

Marines espaciales y balas por todos lados, el resto es secundario

Versión analizada: PC. También disponible en: PS4

Vamos a ser claros, nos encanta la violencia en los videojuegos. Cogemos un arma, un saco entero de munición y apretamos el gatillo hasta que el dedo se nos tense mientras los casquillos entierran nuestros pies.

Esto es básicamente Solstice Chronicles: MIA, una vorágines de balas, sangre, explosiones y marines espaciales mermando la población extraterrestre por cada paso que dan. El título, gestado en el Crowdfunding por el estudio Ironward, nos presenta una vista isométrica con un claro enfoque a la acción táctica, donde manejaremos a un marine espacial y a su dron Saffron.

El último hombre en pie

Somos el último marine espacial en una instalación de Marte, separado de nuestros enemigos por un parapeto y rodeados de munición y armas, así que solo nos queda intentar sobrevivir hasta nuestro rescate, y para ello tendremos que hacer lo que mejor se nos da: matar a todo lo que veamos. Cuando todo parece ir bien y la horda enemiga parece mermada, una bestia hace aparición y nos derriba, arrastrándonos a un recóndito lugar de una Marte invadida por criaturas extraterrestres.

Así empieza este Solstice Chronicles: MIA, con toda una declaración de intenciones que nos invita en sus primeros compases a enfrentarnos a una auténtica horda de enemigos a los que destrozar a base de balas, fuego y espadas de energía.

En Solstice Chronicles: MIA tomamos el control de un marine espacial, el cual podremos personalizar en cuanto a clase y habilidades. Todas ellas, excepto el TERMINATOR, podrán escogerse desde un principio.

La Campaña, uno de los modos disponibles junto al modo Survival, no es el gran aliciente de esta obra ni mucho menos. Bien es cierto que el juego deja claro que no pretende contarnos ninguna historia profunda ni crearnos grandes dilemas morales, y esto no tiene por que ser malo, hay grandes juegos que se rehúsan a contar una historia… Pero en Solstice Chronicles: MIA no han sabido enfocarlo de la manera correcta.

La última entrega de DOOM nos enseñó que un juego «sin historia» puede tener un hilo narrativo interesante, o con personalidad propia, pero en este caso será una mera excusa sin gracia para que disparemos a todo lo que se mueva sin ningún miramiento.

Por desgracia, la composición de la campaña tampoco es la más acertada, y es una pena, porque a nivel jugable Solstice Chronicles: MIA es un juego muy bueno, todo funciona a la perfección e invita a divertirte, con la inclusión de un cooperativo local que nos granjeará buenos momentos con un amigo, pero eso no evitará que sintamos una sensación de aburrimiento en su corta campaña, que ronda las 5h.

Durante sus cortos episodios haremos lo mismo una y otra vez. Tendremos ciertos objetivos para continuar, y por el camino nos encontraremos enemigos, luego una horda, enemigos de nuevo, y una horda para acabar. Y esta mecánica se repite más de lo esperado, haciéndose un tanto soporífera al final.

Al final todo se resume en disparar una, y otra, y otra, y otra vez. El problema es que aunque jugablemente es genial, sus jugabilidad es demasiado clásica y consigue cansar al jugador enseguida.

Durante la campaña tendremos ciertas cinemáticas que servirán como transición de la acción o del cambio de capítulo, loables a nivel técnico para un equipo tan reducido, pero sin demasiada chicha. Además de esto, los grandes protagonistas serán el marine y Saffron, su dron, que compartirán algunos comentarios cómicos para hacer más liviana la campaña, pero por desgracia no la consiguen. Es, por desgracia, un modo que me ha hecho sentir que funciona más como lastre que como punto de interés para la obra.

Bajo un mar de balas

A pesar de la experiencia agria de su modo Campaña, Solstice Chronicles: MIA cuenta con una jugabilidad genial, aunque no inventa nada nuevo, pero ese toque táctico acompaña realmente bien a la acción. La vista isométrica de este Twin Stick nos permite presenciar con todo lujo de detalles el caos que se forma a nuestro alrededor con cada disparo, explosión o llamarada que acaba con nuestros enemigos.

Hay un buen elenco de armas, que van desde pistolas, escopetas, ametralladoras o fusiles, hasta cañones de plasma o lanzallamas. El problema es que todas las armas comparten la misma munición, lo que nos complicará la vida en las hordas más duraderas y nos obligará a buscar munición de sobra, o usar las habilidades de Saffron, el dron que nos acompaña y que tiene algunas habilidades para apoyarnos.

Saffron es parte indispensable de la acción, y no solo un recurso narrativo. Dependiendo de sus acciones crecerá la Barra de Amenaza, una mecánica interesante y que añade el componente táctico al juego.

El dron Saffron cuenta con una serie de habilidades para apoyarnos, como buscar objetos, una explosión, escudo… Todas ellas afectarán de forma directa a la Barra de Amenaza

Las habilidades del dron tendrán un tiempo de refresco, y cada una de ellas aumentará o bajará los niveles de amenaza. Por ejemplo, si decidimos mandarle a buscarnos munición, armas o botiquines, el nivel de amenaza crecerá, lo que hará que los enemigos sean más agresivos y numerosos, lo que nos complicará la vida cuando estemos rodeados y los cargadores vayan mermando. Otras, como el Taunt, desviarán la atención hacia él y nos permitirá bajar la amenaza, así que añade un componente táctico.

También hay que hablar de la progresión del personaje, que al inicio de cada capítulo podremos canjear los puntos de habilidades que poseamos. Este añadido nos permite desbloquear nuevas habilidades o potenciarlas, aunque no le he encontrado un gran sentido que encaje con la obra. Solstice Chronicles: MIA es un juego al que no parece quedarle bien el traje del rol, pudiendo haber apostado por otro tipo de progresión en el personaje, pero al menos desde mi humilde punto de vista no me he sentido atraído por la progresión del personaje ni he notado que sea un elemento fundamental.

Dicho árbol no marca ninguna diferencia palpable en nuestro personaje, no hay grandes posibilidades de personalización, por lo que, aunque es un añadido que no molesta, si que deja una sensación de ser una pieza que no termina de encajar dentro del puzle.

El árbol de habilidades no termina de ser un añadido que encaje con el conjunto, su componente rolero no marca ningún tipo de diferencia en nuestro personaje, más allá de potenciar sus habilidades.

Aún así Solstice Chronicles: MIA ofrece un buen apartado jugable, donde podremos equiparnos con las armas que desbloqueemos al principio del capítulo y las diferentes skills, como granadas, bengalas para despistar a los enemigos o las habilidades de clase, que desbloquearemos en el árbol de habilidades.

Además, aunque el juego no es desafiante en exceso, sí habrá tramo que podrían complicarnos la existencia por la aglomeración de enemigos y su agresividad, por lo que siempre debemos estar en movimiento y hacer uso de las armas más poderosas ante estos caso y, por supuesto, cuidar que nuestro Nivel de Amenaza se mantenga en un límite controlado.

Donde más brilla es en su cooperativo local, sin ser posible jugarlo online, ya que ahí se disparará toda la adrenalina y será una auténtica orgía de balas, sangre y fuego. Se agradece este añadido, que permitirá que, en PC, la versión analizada, un jugador controle el teclado y el ratón y otro un mando.

Diseño loable, pero con carencias

Ironward ha hecho un trabajo encomiable para tratarse de un grupo de tan solo 7 personas, con un diseño industrial de Marte y unos efectos de luz bastante buenos, como la proyección de las rejas sobre el suelo ante la linterna de nuestro personaje; pero la cosa cambia en las cinemáticas, que mantienen un nivel más descuidado.

Las cinemáticas no tienen gran protagonismo, y por desgracia, no tienen buen nivel técnico. Los movimientos parecen algo bruscos y apenas sirven como transición entre los niveles.

Además, hay pequeños fallos de texturas que, aunque no son de mayor importancia, empañan el apartado técnico. Aunque donde sí he podido encontrar graves carencias es en su apartado sonoro, el cual me ha sorprendido -para mal- que no cuente con prácticamente ningún tipo de Banda Sonora.

Un juego tan frenético como este pide a gritos un sonido que invite al movimiento, que acelere el pulso y nos mantenga en corazón a mil por hora, pero acude en todo momento a sonidos ambientales, lo que todo muy plano y soporífero. Sí, está bien escuchar el sonido de las balas, el rugido de las bestias y las pisadas, pero esto es una norma en el juego y hace de los tramos en los que no tenemos combates algo silencioso y aburrido.

El resto de sonidos funcionan bien, el doblaje es correcto, y la ambientación, sin ser la mejor, consigue su propósito.

Conclusiones

Solstice Chronicles: MIA es un título divertido, enfocado en la acción y que nos permite junto a un amigo repartir balazos a diestro y siniestro. Correcto en lo jugable, pero con una terrible falta de personalidad propia, este shooter táctico de Twin Sticks se acaba sintiendo como un juego que podría haber dado mucho, pero que se quedó al principio del camino.

Si buscas un juego multijugador con el que disparar a diestro y siniestro, con un buen gameplay, te encontrarás cómodo. Pero si buscas uno de esos juegos que se sientan único, con propia personalidad y con ideas interesantes, por desgracia no es la mejor opción.

Solstice Chronicles: MIA

Puntuación Final - 6

6

Un juego de acción que por desgracia no llega a despuntar en ningún momento. Entretenido para echar el rato en una tarde en la que nos apetezca disparar a algo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X