AnálisisPS4

Iron Crypticle – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible en: Xbox One & PC.

El género de la acción arcade está en un estupendo estado de forma, y en los últimos años hemos disfrutado de auténticas joyas como The Binding of Isaac o Nuclear Throne, que han revitalizado un género algo apartado en la última década. Esto se debe en gran parte al auge de las tendencias retro en el mundo de los videojuegos, que emergen en forma de videojuegos que, de alguna forma u otra, homenajean a aquellos títulos que tantas horas de diversión ofrecieron en las recreativas.

Con esta premisa nos acercamos al título a analizar, Iron Crypticle, desarrollado por el pequeño estudio Tikipod Ltd. Estamos ante una apuesta mucho más discreta y modesta que los dos juegos mencionados con anterioridad. Los propios desarrolladores se confiesan grandes fans de los juegos arcade de finales de los 80, y han comentado que varias de sus principales influencias son clásicos como Smash TV, Bubble Bobble o Ghosts’n Goblins.

Planteamiento simple y estructura efectiva

El irrelevante e inexistente argumento no es más que una excusa para ponernos a los mandos. Somos uno de los cuatro caballeros que custodian las reliquias de un tópico reino. Estas reliquias son misteriosamente robadas y, como no, nuestra misión será recuperarlas.

La estructura del juego también es muy conservadora; deberemos de superar diferentes niveles formados por numerosas salas, cada una con diferentes diseños y enemigos. Nuestro objetivo será llegar avanzar en una misma partida por las diferentes estancias hasta llegar a la sala del jefe final de cada uno de los niveles, ya que al derrotarlo conseguiremos la reliquia correspondiente. Así podremos elegir el camino a seguir, abriéndose un amplio abanico de opciones de exploración.

Las salas pueden ser de varios tipos y ambientaciones. Hay salas que simplemente son arenas de combate, mientras que en otras podremos acceder a niveles de bonus o tiendas donde comprar ítems y power-ups.  Cabe mencionar que estas salas de bonus son niveles de plataformas en scroll lateral muy sencillos, pero que sirven para dar un poco de variedad al desarrollo del título.

Probablemente con esta captura ya sabréis como funciona el juego, un clásico y frenético arcade de acción.

Adictivo, frenético y muy clásico

Respecto a lo jugable, estamos ante un título muy conservador, con mecánicas efectivas pero ya muy rodadas en los arcade de acción. Nuestro personaje deberá hacer frente a una gran cantidad de enemigos disparando diferentes proyectiles, desde hachas hasta shurikens o lanzas. Las primeras serán nuestro ataque básico, mientras que el resto se recogerán a modo de habilidades en el escenario. Junto a estas, también nos encontraremos con los típicos potenciadores de tiempo, salud o daño. Los movimientos de nuestro personaje se limitan a disparar, caminar, un dash y un movimiento especial que permite terminar con varios enemigos en un radio determinado.

Como buen arcade, en los escenarios también encontraremos ciertos objetos, generalmente comida, que nos proporcionarán una puntuación más alta en nuestra partida.

El diseño de los escenarios y las rutinas de ataque de los enemigos tampoco son nada del otro mundo pero, de nuevo, funcionan correctamente. Los jefes finales pueden parecer algo más interesantes en este aspecto, pero tampoco esperéis un derroche de originalidad y creatividad.

Los breves niveles plataformeros son muy simples, pero aportan frescura a la fórmula.

Eso sí, este Iron Crypticle es realmente difícil. Como cabría esperar de un juego del género, cada partida es única y morir supone volver a empezar desde cero.
Nuestra recomendación es que juguéis con colegas, ya que el título cuenta con un multijugador cooperativo local a cuatro jugadores. Además de amenizar mucho más el desafío que supone avanzar sin morir, al juego le sienta estupendamente esta modalidad, siendo mucho más disfrutable que jugarlo de forma individual.

En este aspecto es indudable las reminiscencias de juego de recreativa del título, ya que es muy fácil picarte para superar puntuaciones, explorar las salas o vencer al jefe final del último nivel.
Al poco de avanzar tendremos acceso a un nuevo modo de juego, que consiste en un típico survival en el que sobrevivir a oleadas de enemigos. No deja de ser un entretenido modo que alarga ligeramente la vida del juego.

Completar Iron Crypticle es todo un desafío, por lo que la ayuda de tres amigos os vendrá de lujo.

Una conservadora apuesta por la acción clásica de recreativas

Iron Crypticle peca de ser demasiado parecido -e inferior- a los referentes del género en la actualidad. No por ello deja de ser divertido ya que, sobretodo en compañía, este título os puede proporcionar unas cuantas horas de diversión y desafío. También se echa en falta una mayor inspiración en el diseño -artístico y estructural- de escenarios y enemigos, y en general el juego peca de arriesgar lo justo y necesario. Cumpliendo su cometido, se limita a seguir de forma rezagada la línea trazada por los clásicos de antaño y los éxitos de hoy en día.

Etiquetas

Álvaro Novoa

Todo empezó en el Campo de los Bob-ombs. Me gusta escribir sobre videojuegos, casi tanto como jugarlos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X