AnálisisPS4

Until Dawn – Análisis PS4

Versión analizada: PlayStation 4.

Con motivo de ser uno de los títulos que SONY ha brindado este mes a los jugadores de Playstation 4, en Navi Games hemos pensado que sería una buena idea traeros un análisis de Until Dawn para que aquellos que no lo hayáis jugado, o no lo conozcáis aún, paséis unas noches de verano dignas de cualquier película slasher. El juego que fuera lanzado en 2015 por Supermassive Games todavía luce como recién salido de fábrica, con una historia interesante y un apartado gráfico increíble, que permiten que el tributo que este título ofrece a películas como Sé lo que hicisteis el último verano, Scream, o Viernes 13 (entre otras) sea más que digno. Sin embargo, Until Dawn va un paso más allá al incluir una característica muy particular que todo amante del mencionado género del cine apreciará en sumo grado, y esa es la toma de decisiones ¿Quién no se ha quejado durante una película de miedo por las malas decisiones que toman los protagonistas? Clásicos como “no te separes del grupo”, “coge un arma” o “no vayas por ahí”, son algunas de las decisiones que nosotros, como jugadores, podremos tomar durante el desarrollo del juego, pudiendo ser cada una de ellas la diferencia entre la vida y la muerte de nuestro personaje. Se acabó ser espectador ¡se tú ahora el protagonista de la historia de miedo!

Un homenaje al terror de los 90

La sinopsis es la que sigue:

Un grupo de jóvenes amigos deciden reunirse en una mansión en mitad de la montaña para celebrar el aniversario de un trágico suceso con la esperanza de recuperar los lazos perdidos, pasar página y poder seguir con sus vidas. Lo que no se imaginan es que la noche estará plagada de momentos de intriga, tensión y de sus más profundos terrores, que les pondrán a prueba tanto grupal como individualmente… Su única esperanza de sobrevivir y escapar con vida de la montaña reside en tomar las decisiones adecuadas y llegar vivos al amanecer…

Alguno pensará que es bastante simple, pero como hemos dicho, se trata de un homenaje al cine slasher, de modo que el argumento reúne todos los posibles elementos para un videojuego de tributo. Además, el que la historia se construya en base a las decisiones que cada jugador lleva a cabo durante la partida hace que la historia inicial carezca de importancia, y que lo que realmente importe sea la que cada uno va construyendo. Con todo, la historia tiene una línea principal bastante sólida que, si bien presenta un par de giros inesperados a partir de la mitad del juego, consigue mantenerte atento a todo cuanto ocurre, y expectante por lo que aún está por venir.

El juego consistirá en una suma de constantes decisiones que decidirán las acciones de nuestros personajes

La cuestión del «yo» y la toma de decisiones

Otro gran pilar en el que se apoya este título son sus personajes. Para empezar está el reparto de actores y actrices seleccionados para interpretarlos, entre los que encontramos varias caras conocidas como la de Rami Malek (Mr. Robot, Need for Speed…), Hayden Panettiere (Héroes, Scream 4…), o Peter Stormare (Prison Break, Constantine…) junto a otros quizás no tan conocidos, pero que sin duda encajarían en una versión cinematográfica (más todavía, quiero decir) de Until Dawn si este se hubiera llevado al cine. Durante el desarrollo del juego iremos alternando entre unos personajes y otros -de un total de 9- cada cierto tiempo, de modo que ninguno de ellos tenga espacios en blanco en su trama ni un mayor o menor peso en la historia general (la decisión de un solo personaje puede afectar a todos los demás, ojo a esto), y sin duda este es uno de los aspectos más entretenidos del juego. La primera vez que nos pongamos en la piel de un personaje se nos mostrarán tres o cuatro rasgos generales que definen su personalidad, los cuales serán muy importantes a la hora de tomar decisiones porque ¿quién las tomará, el personaje o tú? ¿respetarás que un personaje actúe acorde con su personalidad, aún cuando esta vaya contra la tuya? De nuevo la toma de decisiones hace que esto sea realmente un videojuego y no una película, porque si algo caracteriza a las películas slasher es que sus personajes están construídos sobre estereotipos (el deportista fuerte y bruto, la cheerleader orgullosa e ingenua, el chico con gafas informático y tímido, etc.) que limitan su forma de afrontar cada situación. En Until Dawn los personajes podrán tomar decisiones que les permitan explorar sus otras facetas, de manera que cada decisión escogida cambiará sus valores iniciales y afectará en sus relaciones con el resto del grupo, lo que puede afectar a que estos le ayuden o no llegado el momento, según el tipo de relación que haya formado con ellos.

Las decisiones que tomemos durante el juego afectarán a los rasgos de nuestro personaje y a su relación con el resto del grupo, pudiendo consultarlos en esta pantalla.

Las limitaciones de las mecánicas

Y ahora vayamos al apartado más importante para muchos, la jugabilidad y la experiencia que se tiene mientras se juega a Until Dawn. Lo cierto es que al estar tan apoyado en la toma de decisiones (que se deciden inclinando el joystick hacia un lado u otro) el juego no puede presentar un despliegue técnico exagerado en lo que a los controles se refiere. La mayor parte del tiempo la pasaremos caminando hacia delante, camino del siguiente jump scare, sin (casi) ningún tipo de interacción con el escenario, lo cual es una pena, porque el juego tiene un apartado gráfico sumamente detallado que facilita mucho la inmersión del jugador, y también porque a este tipo de juegos les vendría muy bien tomar el ejemplo de otros que aprovecharon sus escenarios, como un elemento más para desglosar y explicar la trama que subyace bajo la principal (Fallout 3, Half Life 2, Bloodborne, Deus Ex: Mankind Divided…). El juego intenta cubrir este “efecto pasillo” colocando coleccionables en prácticamente cada pantalla, de modo que tengamos una motivación para recorrerlos y explorarlos lo máximo posible, ya que algunos nos pueden aportar información muy valiosa (pero no solo a nosotros como jugadores, sino a los propios personajes del juego) que afectará a la toma de decisiones que hagamos y que pueden conseguirnos un final u otro. Es una táctica un poco rebuscada por parte del equipo, ya que puede conseguir que nos salgamos de la ambientación en lo que encontramos o no el coleccionable en cuestión.

Los totems son algunos de los coleccionables que nos encontraremos durante la partida y que nos darán pistas o ayudarán a entender la mejor forma de escapar de la montaña.

Cámara…¡y acción!

Siguiendo con la experiencia de juego que aporta Until Dawn hay que decir que uno de sus puntos fuertes es la cámara, que si bien es verdad que es la principal causante de que haya tan poca interactividad con el escenario (ya que es fija) es también una herramienta que los directores, tanto de cine como de videojuegos, utilizan para controlar la tensión en todo momento, y en Until Dawn esta está sumamente cuidada. En varias ocasiones la cámara nos hará pensar no que estamos siguiendo a nuestros protagonistas, sino que les acechamos, y esos son un absoluto deleite para todos aquellos que alguna vez han querido ponerse en la piel del perseguidor. Por último, la banda sonora corre a cargo de Jason Graves, autor también de la banda sonora de Dead Space, lo cual es una garantía para cualquier juego de terror que se precie.

No es oro todo lo que reluce

Pero no todo pueden ser comentarios positivos. Until Dawn tiene varios momentos ásperos que vuelven el juego un poco cuesta arriba, como la ya mencionada estructura lineal que presenta durante la mayor parte del mismo, que en ocasiones da la impresión de que el juego avanza demasiado lento entre cada punto de la trama. Y hablando de velocidad, la mecánica del botón L1 de hacer que nuestro personaje vaya más rápido se siente totalmente innecesaria cuando ves que la diferencia entre andar normal y andar pulsando L1 es mínima. Este detalle que al principio puede parecer de los más nimio es realmente una disonancia entre las mecánicas del juego y la historia que este nos está contando, ya que habrá numerosas ocasiones en que la reacción más natural de nuestro personaje sería correr cual Usain Bolt por su vida, pero en lugar de eso «anda un pelín más rápido» (…)

Conclusiones

En resumen, Until Dawn es un juego que sin duda os recomendamos, sobre todo ahora que tenéis la oportunidad de descargarlo gratis con el Plus de PS4 (o si no, siempre es una buena opción para alquiler) ya que estamos convencidos que es un titulo que podréis disfrutar tanto en solitario como acompañados de amigos, con los que tomar juntos las decisiones de los personajes y compartir algún que otro susto. Además, el título puede pasarse en el entorno de unas 8 horas, por lo que uno se puede montar incluso una noche temática y ver cómo termina la historia para cuando despunte el alba.

Etiquetas

Jorge Serrano Cañero

Yo he visto cosas que tu ni creerías... He vencido a hordas de zombies en el Viva Piñata. He ganado la Copa Champiñón a lomos un chocobo. He completado la trilogía de The Witcher a base de Flipendos. Y he recorrido Shadow Moses con un traje de luces por una apuesta... Todo para que al final mi princesa estuviera en otro castillo ¯_(ツ)_/¯

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X