Artículos

Asistimos al PlayStation VR Resort

Este viernes tuvimos la suerte de asistir al Resort PlayStation VR, un espacio habilitado para probar diversas experiencias de Realidad Virtual.

El recibimiento ya te metía de lleno en la experiencia: unos asientos de avión montados al aire libre -azafata incluída-, que nos explicó brevemente las distintas experiencias que se podrían probar una vez entrásemos: visitar el antiguo Egipto, las profundidades del mar, saludar a los pingüinos en el polo norte e incluso ir a toda velocidad en nuestro coche con Gran Turismo.

Además, justo antes de embarcar en nuestro vuelo, se nos dio una pulsera que sería nuestro pase a las distintas experiencias. En ella estaban los números 1, 2 y 3, que eran las tres experiencias a probar, un #, con el que si subías a las redes una foto con el hastag escrito en la pulsera (#ResortPSVR) tendrías la opción de probar una cuarta experiencia, y por último un vaso que podrías canjear por una refrescante bebida en el chiringuito que podías encontrar en medio de la estancia. Una experiencia muy completa y satisfactoria.

A las 12:10 entramos por fin al tan ansiado Resort que nos llevaba esperando desde hacía un rato. La primera experiencia que probamos (eligiendo muy cuidadosamente, pues solo podíamos probar 4 como máximo de un total de 15) fue Ancient Amuletor, un juego en el que viajas al antiguo Egipto con el fin de derrotar momias que intentan invadirte. Fue mi acompañante quien probó dicha experiencia y salió muy contento.

Una vez terminada la partida, la cual duró 10 minutos aproximadamente, nos dirigimos a probar Farpoint, el juego al que más ganas le tenía de todo el Resort, y con la suerte de que no había nada de cola para probarlo. Sin embargo, no toda la suerte es buena. Una vez me dieron la pistola (muy ligera y fácil de usar, por cierto) y el chico del puesto estaba limpiando las VR, se fue la luz en todo el Resort. Y no solo eso, sino que toda la zona se había quedado a oscuras, no habiendo ni tan siquiera semáforos en las calles.

Total, que teniendo que trabajar por la tarde y esperando más de 20 minutos a que esto se arreglara, cogimos nuestra bebida gratis y nos fuimos a casa, yo sin haber probado ni un solo juego y mi acompañante saltando de alegría porque lo poco que había probado le había encantado y ya estaba pensando en hacerse con unas VR.

Sin embargo, y aunque la jornada fue algo decepcionante, decidí repetir al día siguiente y probar suerte el sábado, esperando que no se repitieran los acontecimientos del día anterior.

El día empezaba mal, pues llegué con 5 minutos de retraso al lugar, pero me recibieron diciéndome que me estaban esperando y que entrase corriendo, un gesto increíble teniendo en cuenta que ese día el evento era para gente de a pie y no para prensa acreditada, como había pasado el día anterior.

Con el mismo e inmersivo recibimiento de nuestra azafata del día anterior, dimos por comenzada una nueva jornada de VR y entramos al Resort una vez más, esta vez de cabeza al Farpoint para no quedarnos sin probarlo.

A continuación comentaré los tres juegos que pude probar, mi experiencia con ellos (que no tiene por que ser la misma para todo el mundo, claro) y mi opinión del evento una vez habiéndolo podido disfrutar plenamente:

El primer juego que probé, como ya he dicho, fue Farpoint. Un shooter en primera persona (nunca mejor dicho) en el que el objetivo de la demo era matar a una araña gigantesca, con la dificultad añadida de que otras arañas no tan grandes trataban de hacerte imposible tu misión.

La experiencia me pareció muy inmersiva, hasta tal punto que me temblaban las piernas por el hecho de ir andando en el juego y no moverlas en el “mundo real”. Los controles se me hicieron algo complicados: la cámara no se movía girándote tú mismo con las VR, sino que tenías dos joysticks en la pistola: uno para mover al personaje y otro para mover la cámara. De hecho, algo que me lió en varias ocasiones fue que, con darle un toque para atrás con el joystick de la cámara, esta giraba 180 grados y casi todas las veces me mataron por esto. La pistola tenía balas infinitas, pero en el momento en el que se recalentaba tenías que esperar unos segundos para poder volver a utilizarla. Eso sí, los misiles y granadas que podías lanzar eran limitados, aunque contabas con cajas de munición repartidas por el escenario.

El juego me pareció entretenido, aunque algo complicado. Los controles no estaban mal, pero mejoraría algunas cosas, como el hecho de que no puedas controlar la cámara con las VR, que puede resultar algo lioso, y además terminé el juego algo mareada, no sé si porque el movimiento de la cámara era demasiado brusco, o porque el hecho de mover al personaje y la cámara al mismo tiempo fue demasiado. El juego muy bien, la experiencia no tanto.

El segundo juego que probamos fue Mindtaker, una experiencia de terror de la que salí realmente contenta.

El propio Jon Cortázar (fundador y CEO de la compañía española Relevo Videogames) fue quien nos guió por el juego, diciéndonos los pasos a seguir para poder acabarlo lo más rápido posible. Es un juego de miedo en primera persona en el que tu objetivo será salir de la casa en la que te encuentras, aunque las cosas no serán tan fáciles como parecen. Jon nos contó que la demo solo enseñaba una pequeña parte del juego, pues en realidad era mucho más extenso de lo que habían podido mostrar. Por ejemplo, un pequeño y adorable gato que aparece rondando por la demo tiene en realidad más protagonismo del que aparenta: tiene una especie de aura protectora en la que te encontrarás a salvo mientras estés cerca de él, pero una vez te alejes, ya sea para hacer puzles o para buscar la llave de la siguiente puerta, tendrás que alejarte y será entonces cuando te encuentres en peligro de verdad.

Una experiencia realmente buena, con unos controles sencillos, una rotación de 45 grados (nos explicó que se había hecho así para evitar mareos, y realmente lo consigue) y un par de sustos al final que te dejan muy buen sabor de boca a las puertas de la versión final, la cual según nos comentó, está tanteando marzo de 2018 para salir al mercado.

Por último, y habiendo dado por perdido Gran Turismo por la extensa cola que había para probarlo, decidimos irnos al único juego que no tenía espera: Ancient Amuletor, el mismo que mi acompañante probó el día anterior y le había dejado tan buenas sensaciones. Y después de probarlo, pude entender por qué.

Ancient Amuletor te traslada a cuatro épocas históricas: el antiguo Egipto, Roma, la época de los Samuráis y la de los Vikingos. En la demo solo podíamos probar dos, y como el día anterior habíamos elegido Egipto, hoy tocaba Roma.

Hay dos pantallas para elegir, y una vez seleccionada, toca aventurarte con la dificultad: fácil, medio o difícil. Además, cuentas con cuatro personajes distintos: un guerrero con un martillo gigante, un mago con un libro de hechizos, una arquera y una pistolera con doble pistola al más puro estilo Lara Croft.

Una vez iniciada la partida, el juego consiste, como bien he dicho antes, en ir matando hordas de enemigos que intentan invadir tu ciudad.  Hay cuatro tipos de enemigos: esqueletos gigantes, magos, soldados romanos (en caso de que elijas este escenario, claro) y un hombre gigante que necesitará más de un disparo para ser derrotado. Para facilitar la experiencia, podremos cambiar de ubicación pulsando un solo botón, transportándote así a diferentes puntos del escenario para tener un mejor ángulo de disparo a los distintos enemigos. Tras completar seis oleadas, la pantalla habrá terminado y habrás conseguido la victoria.

La experiencia me pareció genial, muy divertida. Me hubiera gustado probar los diferentes mapas y personajes, pero habiendo elegido Roma y la pistolera, me pareció muy intuitivo, sencillo y divertido.

En resumen, los tres juegos que probé me parecieron muy buenos y los recomendaría de cabeza, a excepción de Farpoint, que definitivamente no está hecho para todo el mundo o, en su defecto, debería al menos jugarse sentado.

Un par de apuntes que me gustaría recalcar: el primero, que la ambientación del lugar, el trato de la gente, la presentación y los juegos fueron increíbles. Así definitivamente da gusto ir a eventos de este tipo. A pesar de las cosas malas e inoportunas que ocurrieron, la experiencia fue muy buena.

Muchas gracias a PlayStation por la oportunidad de probar de nuevo las VR, que, en mi opinión y habiendo probado también HTC VIVE y Oculus Rift, me parecen las mejores gafas de Realidad Virtual que hay actualmente en el mercado. Tanto es así, que incluso ya tengo unas en mi poder. Ahora hay que sacarles provecho.

Etiquetas

Cristina Navarro

Estudiante de realización que se vicia en sus ratos libres. Amante de las buenas historias por encima de cualquier cosa. Naughty Dog como forma de vida.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X