AnálisisPC

Cryptark – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Bienvenido a los años 80, donde están de moda los videojuegos de marcianitos, explosiones y ráfagas de disparos interminables.

Alientrap nos lleva de vuelta a esos tiempos donde los videojuegos del espacio marcaban tendencia y eran las recreativas favoritas de los usuarios. Con Cryptark reviviremos aquellos días en los que nuestro único objetivo era matar marcianitos hasta que no quedase ni uno.

Cuatro modos de juego

Cryptark cuenta con cuatro modos de juego que te mantendrán entretenidos durante horas.

El primero, el modo campaña, nos narrará la historia de cómo el gobierno quiere contratar a nuestra empresa para hacerse con unas naves alienígenas hasta que tomemos Cryptark, la nave gigante que da nombre al juego.

La campaña se compone de seis niveles que tendremos que ir superando mientras nos dan a elegir entre cuatro escenarios distintos. Cada escenario será una nave enemiga que tendremos que destruir, o más bien, a la inteligencia que la controla. Cada nave vendrá marcada con un número, el cual indicará su dificultad, con la que recibiremos más o menos recompensas. Estas vendrán en forma de dinero: cada vez que terminemos una pantalla nos darán la cantidad de dinero establecida, sumándole algunos extras por cumplir ciertos objetivos, como reunir un número de llaves o no activar ninguna alarma. Empezaremos la partida con 500.000$ y cada vez que perdamos se nos restarán 100.000$. El final de la partida llegará cuando nos quedemos a 0$. Este dinero podrá ser gastado en comprar botiquines o munición antes de iniciar cada pantalla, los cuales nos vendrán realmente bien, pues hay muchos alienígenas que quieren matarnos y las balas nunca son suficientes.

El segundo modo es llamado Rogue. Se asemeja a un modo supervivencia, en el que, después de elegir nuestra vestimenta y armas, la partida no parará hasta que muramos. Sin opción de comprar botiquines o recargar munición, la partida se volverá increíblemente difícil a medida que avancen las pantallas, volviéndose una completa locura y un gran reto para el jugador que se avecine a probar este modo de juego.

El tercero es el modo campaña cooperativa. Este modo es exactamente igual que la campaña con el añadido de que, si posees un mando extra que utilizar, podrás vivir la experiencia acompañado de un segundo jugador.

Por último, tenemos el cuarto modo, Cryptark Excavation. Únicamente se desbloqueará una vez se hayan completado la campaña y el modo Rogue. Será una batalla final contra un nuevo enemigo para hacerte con un artefacto. Eso sí, la dificultad será mucho mayor.

Armas, objetos y artefactos

Los recién mencionados artefactos se encuentran en el modo campaña o cumpliendo ciertos objetivos que podrás ver en el apartado “artefactos” del menú principal. Durante la campaña aparecerán junto a algunas naves el cartel “artefacto”, el cual nos indicará que, si decidimos seleccionar ese escenario y lo pasamos con éxito, nos haremos con un artefacto. Estos tienen más utilidad que hacerte con todos como si de Pokémon se trataran. En la pantalla de selección de traje al iniciar una partida tendremos la opción de intercambiar los artefactos recogidos por nuevas vestimentas.

En cuanto a armas, podremos asignarlas a los distintos botones que se nos permiten, pudiendo así equiparnos con varias en cada partida. Dispondremos de una gran variedad, contando con un escudo, ataque cuerpo a cuerpo, perfecto para enemigos aislados y para ahorrarnos algunas balas, metralletas, escopetas, bombas… Todas ellas serán seleccionables al inicio de cada partida.

En cuanto a los objetos, una vez dentro de la nave tendremos que encontrar distintos objetos que destruir o conseguir. Por ejemplo, para atravesar puertas cerradas, que siempre nos servirán de atajo para cruzar la nave a una velocidad mayor, tendremos que encontrar llaves que se encuentran dispersas por todo el mapa.

También tendremos ciertas protecciones que nos impedirán acabar con el gran cerebro de la nave desde un primer momento, como un sistema de alarmas (que de no ser desactivado nos atacarán hordas de enemigos sin cesar cada vez que esta nos detecte) o un sistema de escudos, que protegerá al cerebro y nos será imposible infligirle daño a menos que acabemos con dicho escudo primero.

Para encontrar todos estos objetos y ayudas esparcidos por la nave contaremos con un clásico minimapa (ampliable a mapa completo en cualquier momento) que nos ayudará a ubicarnos en la nave enemiga, contando además con la ventaja de poder marcar ciertos lugares, creando así una ruta que nos facilitará el trayecto hacia nuestro objetivo.

Buena jugabilidad y una gran ambientación

Por último y no menos importante, cabe destacar la jugabilidad. Yo he podido disfrutar de este juego en PC y puedo decir que los controles con teclado y ratón se me han hecho muy sencillos, rápidos y cómodos. Es cierto que en algunas ocasiones era incapaz de saber a dónde estaba apuntando y gastaba una gran cantidad de balas en darle al aire, pero en apenas unos segundos era capaz de volver a meterme en la partida.

En cuanto a la ambientación, el juego me ha recordado muchísimo a los clásicos marcianitos con los que todos disfrutamos en nuestra niñez, pero con sus respectivas mejoras y adaptado a esta generación. La música, si te dicen que es de la época, te lo crees sin ningún tipo de problema. La sencillez del juego es capaz de atraparte en un segundo y conseguir que disfrutes de horas y horas de diversión.

Aunque, como siempre, ha habido cosas que no han terminado de gustarme.

Lo primero, que el juego venga completamente en inglés. No necesitas saber mucho del idioma para poder comprender la historia, pero si quieres entenderlo todo, puede llegar a ser bastante complicado.

Segundo, aunque cada vez que entras en una nave y el escenario que aparece es totalmente aleatorio, esto no hace que deje de ser repetitivo. Aunque no haya dos partidas iguales, el objetivo siempre va a ser el mismo: entrar en una nave, acabar con sus defensas, y lanzarte a por el cerebro que controla dicha nave mientras por el camino matas a cientos de alienígenas. La experiencia me ha parecido muy entretenida, pero al cabo de un rato repetitiva.

En conclusión

Cryptark es un juego que deben probar sí osí los más nostálgicos. Los que crecimos con los juegos de marcianitos sabemos apreciar este tipo de joyas que para ciertos jugadores pueden pasar desapercibidas.

Si quieres ver el análisis en vídeo, puedes hacerlo a continuación.

Etiquetas

Cristina Navarro

Estudiante de realización que se vicia en sus ratos libres. Amante de las buenas historias por encima de cualquier cosa. Naughty Dog como forma de vida.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X